https://pixabay.com/es/tecnolog%C3%ADa-smartphone-tel%C3%A9fono-791332/

Las parejas que practican el “sexting”, es decir, que se envían imágenes sexualmente sugestivas o explícitas a través del teléfono móvil o las redes sociales, tienen mejor sexo y están más satisfechas en su relación de pareja, según afirma un estudio de la Universidad Drexler en Estados Unidos.

Un mal uso del “sexting” puede provocar problemas psicológicos

El “sexting” (término que procede de la contracción entre sex y texting, y que también recibe el nombre de sexteo en castellano) se ha hecho muy popular con el surgimiento de las redes sociales y los smartphones, y consiste en intercambiar imágenes o videos de uno mismo y de alto contenido erótico o sexual con alguien de confianza. Desde hace varios años, esta práctica se ha extendido entre los jóvenes y los adultos.

El sexting es considerado una práctica sexual arriesgada, ya que pueden existir ciertos riesgos asociados a su uso. Por ejemplo, el acceso de menores a contenidos inadecuados o la difusión del material entre los conocidos (sin consentimiento del autor de la imagen o el video). 

Algunos casos de sexting que terminaron mal

Como ha ocurrido en varias ocasiones, algunas imágenes privadas han acabado saliendo a la luz, con el menoscabo para la integridad moral y la reputación de la persona cuyas fotos comprometidas pasaron a ser de dominio público

En España, uno de los casos más sonados fue el de la concejal de Los Yébenes (provincia de Toledo) Olvido Hormigos. Un vídeo que Hormigos envió a una pareja sentimental y en que aparecía masturbándose, terminó saliendo a la luz pública, hecho que desató una auténtica tormenta mediática.

Estos casos han despertado también un cierto debate sobre los riesgos de enviar fotos eróticas a alguien, precisamente por el peligro de que esta tercera persona pueda hacer un mal uso de ellas. Además, no es infrecuente el ataque de especialistas en hacking, capaces de acceder a la información de los smartphones, pudiendo extraer todos los vídeos y fotografías almacenadas en la memoria del dispositivo. De hecho, hace pocos meses un buen puñado de celebrities de la talla de Jennifer Lawrence, Kim Kardasian o Selena Gómez reconocieron haber sido víctimas del robo de fotos íntimas.

La distribución de este tipo de material puede traer graves consecuencias legales y el desarrollo de problemas psicológicos cuando los jóvenes o adultos pierden el control sobre los contenidos y estos acaban llegando a destinatarios no deseados.

El “sexting” es una práctica de cortejo cada vez más habitual

Según un estudio llevado a cabo por investigadores de la Universidad de Michigan (EE UU), que utilizaron una muestra de 3.447 hombres y mujeres, con edades que oscilaban entre los 18 y los 24 años, el “sexting” no se trata de una conducta sexualmente arriesgada, sino que forma parte del cortejo, pues las redes sociales han proporcionado nuevas maneras de relación interpersonal. Aunque, eso sí, una de las plataformas más utilizadas para el sexting es la mensajería instantánea que ofrece WhatsApp.

“La aparición de la tecnología en la vida de las personas, provoca este tipo de prácticas sexuales”, argumenta José Arturo Bauermeister, director del Laboratorio de Sexualidad y Salud y coautor de este estudio estudio publicado en la revista Journal of Adolescent Health.

Las parejas que practican “sexting” están más satisfechas en su relación

El “sexting” no solamente está extendido entre los jóvenes, sino que los adultos disfrutan también de esta práctica. Según una investigación del Laboratorio de Psicología de la Salud de la Mujer de la Universidad Drexler, el uso del sexting entre los miembros de la pareja se asocia a una buena salud en la relación.

La investigación contó con 870 sujetos estadounidenses de 18 a 82 años y fue presentada en la 123ª Convención Anual de la Sociedad Americana de Psicología en Toronto. El 88% de los sujetos que participaron en el estudio reconoció haber practicado el “sexting” alguna vez en su vida, y el 82% en el último año. El 75% de los encuestados afirmó haberlo hecho dentro de una relación estable y el 43 en una relación más casual.

Por último, los investigadores hallaron una relación entre los niveles de satisfacción de pareja más altos y el uso más frecuente de esta práctica, es decir, que las parejas más satisfechas con su relación practican más “sexting”.