Sexología

​Necrofilia: características, causas y tratamiento

Todos los porqués de este trastorno sexual.

​Necrofilia: características, causas y tratamiento

Imagen: escuelaeuropeacriminologia.com

Juan Armando Corbin Juan Armando Corbin Psicólogo de las organizaciones

La necrofilia es uno de los trastornos sexuales que mayor rechazo causa en la sociedad, pues pocos individuos pueden entender que haya sujetos que se exciten sexualmente ante la presencia de cadáveres.

Pero, ¿qué es exactamente este trastorno? ¿cuáles son sus síntomas y su tratamiento? En el artículo de hoy responderemos a estas preguntas. Ahora bien, para entender qué es la necrofilia, antes explicaremos qué son las parafilias, una categoría en la que queda englobada la necrofilia.

La necrofilia, una de las parafilias más estudiadas

Los trastornos sexuales se dividen en tres grandes categorías: las parafilias, las disfunciones sexuales y los trastornos de identidad sexual. La palabra parafilia tiene su origen en la lengua griega. En griego, “para” significa junto a, y “filein” es sinónimo del verbo “amar”.

Las parafilias son trastornos mentales que se caracterizan por intensas y repetidas fantasías sexuales, impulsos sexuales hacia niños o personas que no lo consienten, o hacia objetos no humanos o situaciones como el sufrimiento o humillación propia. Por lo tanto, las parafilias como la necrofilia afectan negativamente a la calidad de vida de una o varias personas. Algunas de las más conocidas son: exhibicionismo, voyeurismo, fetichismo o paidofilia.

Puedes saber más sobre estas parafilias en nuestro artículo: " Los principales trastornos sexuales y psicosexuales"

Según el Manual Diagnóstico y Estadístico de los Trastornos Mentales (DSM), estas fantasías sexuales o impulsos sexuales ocurren durante un periodo significativo de tiempo (al menos 6 meses) e interfieren en el funcionamiento normal de la persona o en la satisfacción sexual de sus relaciones.

Características del comportamiento de la persona con parafilia

A pesar de que las parafilias suelen verse como comportamientos extraños y extremos, son más fáciles de entender si uno piensa en esos comportamientos que, en casos menos extremos, son bastante comunes. Por ejemplo, para una persona, el sexting puede provocar excitación. Ahora bien, cuando un individuo solamente se excita a través de sexting, entonce se consideraría una parafilia, porque tiene una forma de satisfacer sus deseos sexuales que repercute negativamente en su bienestar.

Artículo recomendado: "Sexting: la arriesgada práctica de enviarse fotos picantes a través del teléfono móvil"

De manera resumida, el comportamiento de las personas con parafilia se caracteriza por:

  • La parafilia es un trastorno del deseo sexual que dura al menos seis meses. Por lo tanto, ha de haberse mantenido en el tiempo.
  • Incluye un comportamiento anormal, excitación, fantasía o dolor.
  • Hay muchos tipos de parafilias en los cuales la persona que lo sufre tiene fantasías, deseos o incluso mantiene relaciones con objetos o personas sin su consentimiento.
  • La psicoterapia o los antiandrógenos son beneficiosos para que los pacientes controlen su comportamiento sexual anormal.

Necrofilia: un trastorno extraño

Dentro de las parafilias, la necrofilia es, junto a la pedofilia, una de las parafilias que mayor rechazo social causa. Pocos individuos pueden imaginarse a una persona teniendo relaciones íntimas con un muerto. Pero lo cierto es que, a pesar de su extrañeza, a lo largo de los años se han conocido casos como el de Carl Tanzler, que se ha hecho famoso por por su macabra historia: exhumó el cadáver de una ex-paciente suya para mantener relaciones íntimas con ella.

Las personas que presentan necrofilia se excitan ante los cadáveres, las fantasías con éstos o el hecho de poseer objetos de la persona que ya no está, con los que pueden realizar juegos de tipo íntimo. Esta patología lleva al necrófilo a un sentimiento de apatía con quienes los rodean, volcando su vida en este tipo de actos.

La presión social contra la necrofilia

Algunos pacientes con necrofilia han tenido una vida en común con la persona fallecida y, tras su muerte, desean seguir copulando con ésta. En otros casos, los necrófilos pueden tener relaciones sexuales con varias víctimas, como el caso de Kenneth Douglas, un necrófilo del condado Hamilton en Ohio, (Estados Unidos), que tuvo relaciones sexuales con más de 100 cadáveres de mujeres mientras trabajaba como auxiliar en una morgue de esa región. En este caso, el necrófilo fue capaz de dirigir su vida de manera que pudiera llevar a cabo estos actos, de modo que la censura social no le afectase.

Pero la necrofilia no solo trae consigo consecuencias sociales o personales, sino también legales, pues la profanación de tumbas y la retención de un cuerpos sin vida está penalizada en la mayoría de países. Por tanto, muchos necrófilos acaban detenidos y teniendo severos problemas con la justicia.

Tratamientos posibles

Para el tratamiento de la necrofilia pueden usarse distintas técnicas, generalmente de la  terapia cognitivo conductual. La psicoterapia (tanto individual como grupal) es el pilar fundamental en el tratamiento de estos pacientes y, además, suele formar parte de un tratamiento multimodal, que puede incluir el entrenamiento de habilidades sociales, la administración de fármacos y el tratamiento hormonal.

La administración de drogas antiandrógenas como la medroxyprogesterone acetate (en Estados Unidos) o cyproterone acetate (en Europa) es el tratamiento de elección para este trastorno. El tratamiento es a largo plazo, porque los patrones de excitación sexual desviados pueden re-ocurrir al poco tiempo tras la vuelta a la normalidad de los niveles de testosterona.

La administración de Inhibidores Selectivos de Recaptación de Serotonina (ISRS) como la fluoxetina o la fluvoxamina pueden ser útiles también.

Carl Tanzler: uno de los casos más famosos de Necrofilia

Uno de los casos más famosos de necrofilia es el el de Carl Tanzler, un hombre que, asombrosamente, fue capaz de exhumar el cadáver de Maria Elena Milagro de Hoyos la que consideraba la mujer de su vida, para continuar teniendo relaciones sexuales con ella.

Tanzler consiguió pegar los huesos de su difunta amada con perchas y cables, le puso ojos de cristal en las cuencas de sus ojos, y cambió la carne podrida de ésta por tela de seda tratada con cera y yeso blanco, pues el cuerpo estaba en considerable estado de putrefacción y así podía mantenerlo visible más tiempo.

Conoce más sobre este caso en nuestro artículo: ”El famoso y macabro caso de necrofilia de Carl Tanzler

Referencias bibliográficas:

  • Aggrawal, Anil (2008). Forensic and Medico-legal Aspects of Sexual Crimes and Unusual Sexual Practices. CRC Press. p. 296.
  • Masters, Brian (1985). Killing For Company. Arrow. ISBN 978-0099552611.
  • Aggrawal, Anil (2010). Necrophilia: Forensic and Medico-legal Aspects. CRC Press. pp. 6–7. The primary source is Histories, Book V, 92.
Juan Armando Corbin Juan Armando Corbin Psicólogo de las organizaciones

Licenciado en Psicología por la Universidad de Buenos Aires. Máster en Recursos humanos y experto en comunicación empresarial y coaching. Posgrado en Nutrición y Alimentación Sanitaria y Social por la UOC. Especialmente interesado en el bienestar y el deporte.