Las relaciones sexuales son altamente placenteras e influyen positivamente en las relaciones de pareja. Sin embargo, con el tiempo, muchas parejas pueden vivir momentos de monotonía y su satisfacción sexual puede descender, lo que provoca que el bienestar de la pareja también lo haga.

Es por eso que es bueno probar cosas nuevas en el terreno de las relaciones íntimas, y poner de nuestra parte para que nuestra pareja disfrute de su sexualidad.

Claves para mejorar la masturbación de un hombre

La masturbación puede ser muy placentera. No obstante, no saber cómo masturbar a un hombre puede generar situaciones de poco placer e incluso dolor.

Es por eso que a continuación os dejamos una lista de consejos para que, tanto si tienes pareja como si no, puedes saber cómo masturbar a un hombre correctamente.

1. Utiliza lubricante

Frecuentemente se asocia el uso del lubricante a la penetración anal, pero es ideal para la masturbación. Su efecto se nota a la hora evitar dolor y aumentar el placer, pues muchos de los productos que hay en el mercado aportan sensaciones extra, por ejemplo, de frío calor u olores estimulantes

Si quieres que tu pareja tenga una masturbación más placentera, utiliza lubricante y verás los resultados.

2. Comunícate

La comunicación es esencial en el campo de la pareja, y la intimidad sexual no es una excepción. Al comunicarnos apropiadamente con nuestro enamorado es posible conocer sus gustos sexuales, saber qué es lo que más le satisface y cómo podemos aumentar el placer que siente. Sin duda, hablar abiertamente sobre este tema mejora la confianza y, por tanto, la satisfacción relación.

3. Comienza suave y aumenta progresivamente

Igual que en la masturbación femenina, es bueno comenzar poco a poco e ir incrementando el ritmo de la masturbación. Por eso es necesario estimular las zonas cercanas al pene primero y después pasar al miembro sexual masculino. Una vez en éste, es mejor comenzar con movimientos lentos para pasar a movimientos más rápidos. Esto también es aplicable a la intensidad, por lo que se debe incrementar el tacto de manera progresiva.

4. Explora el cuerpo

Una buena manera de acercarse progresivamente al pene es explorar el cuerpo. Los mordiscos en el cuello, los besos con pasión o un buen masaje pueden incrementar las sensaciones placenteras para que cuando se estimule el pene, la sangre ya se haya movilizado por las zonas erógenas y el placer haya aumentado progresivamente.

5. 'Stop and go'

Una técnica que funciona muy bien y que está relacionada con la intensidad de la estimulación es la técnica stop and go, que significa que cuando tu pareja se esté acercando a la eyaculación y te avise, debes parar de masturbar. Después, progresivamente, puedes iniciar de nuevo el proceso y parar las veces que quieras. Cuantas más veces pares, mayor será la eyaculación.

6. Ponle a 100 antes de comenzar

Esta técnica funciona porque tu pareja se pone a 100 y luego le dejas con las ganas, lo que provoca un efecto de acumulación. Pero poner a tu pareja a cien es un proceso que no solo comienza cuando estáis delante del uno del otro, sino que puedes iniciar la masturbación antes de verle. Por ejemplo, llamándole al trabajo para decirle que has comprado un lubricante nuevo para masturbarle esta misma noche. También puedes hacer sexting hasta que os veáis, de manera que anticipe el encuentro y se excite incluso antes de que le pongas las manos a la obra.

7. Prueba diferentes juegos o técnicas

Para mejorar la experiencia sexual es posible probar diferentes juegos o técnicas que incrementen esta experiencia. Por ejemplo, puedes utilizar hielo alrededor del pene cuando estás masturbando a tu pareja.

Una técnica que es muy efectiva y que produce un gran placer es la siguiente. Tras masturbar a tu pareja con intensidad y cuando él te avise de que se está acercando a la eyaculación, deja de estimular con fuerza el miembro y sigue realizando el movimiento de abajo arriba con el pene pero simplemente rozándolo con la mano. Esto hará que tu pareja movilice más sangre hacia el pene en busca de tus manos (que nota pero no con suficiente intensidad) y provocará que eyacule con más fuerza y que sienta un orgasmo que le lleve al cielo.

8. No te olvides de los testículos

Normalmente asociamos la masturbación y el placer de este acto a la estimulación del pene, pero para aumentar la estimulación, es mucho mejor estimular otras partes del cuerpo. Los testículos, al estar muy cercanos al pene, son fáciles de estimular y son ideales para mejorar el orgasmo. Puedes comenzar estimulándolos antes de comenzar a tocar el pene (de manera anticipatoria), pero también puedes hacerlo mientras realizas movimientos de arriba abajo con el miembro sexual masculino. Usa los dedos, la lengua, mordisquea, lame e incluso utiliza una pluma en esta zona para incrementar el placer de tu pareja.

9. Estimula el perineo

La estimulación no debe ser solo en el pene o los testículos. Una zona que resulta muy estimulante para los hombres es el perineo. El perineo se encuentra entre el ano y los testículos y es posible estimularlo con la lengua, con hielo o con una pluma.

10. El placer anal (doble estimulación)

Ahora bien, todavía mejor es la estimulación anal, aunque existen ciertos prejuicios respecto a esta práctica. Para un hombre, la masturbación anal y del pene a la vez puede ser una de las mayores experiencias sexuales de las que puede disfrutar. Así que hay que tener una mente abierta en torno a esta práctica, porque los resultados son espectaculares.

11. Crea un ambiente propicio

El ambiente en el que se produce la masturbación juega un papel determinante a la hora de provocar un mayor placer. Por eso, es bueno cuidar al detalle donde lo llevamos a cabo. Por ejemplo, es posible poner música, una luz adecuada y unas velas en la habitación donde vamos a masturbar a nuestra pareja.

12. Busca otros lugares

Pero la masturbación no solo puede llevarse a cabo en la habitación, sino que puede realizarse en otros lugares. Por ejemplo, en la ducha, donde es posible jugar con el chorro de agua directamente sobre las zonas erógenas para acrecentar las sensaciones placenteras. Los más atrevidos pueden incluso llevar a cabo la masturbación en otros lugares, por ejemplo, en el mar o en una piscina.

13. Prueba posturas diferentes

Puede que la clásica manera de masturbar a un hombre parezca la más placentera, pero en realidad no es así. Existen posturas poco convencionales que pueden aumentar la excitación y, como consecuencia, el orgasmo. Por ejemplo, si tu pareja se coloca con las piernas cerradas y estimulas su pene, la resistencia que hace con el cuerpo (que tendería a relajarse y a separar los miembros inferiores en el momento de la eyaculación) provoca un orgasmo mucho más intenso fruto de la restricción de movilidad. Seguro que a tu pareja le encanta.