Psicofarmacología

​Tipos de psicofármacos: usos y efectos secundarios

Repasamos las clases de psicofármacos, sus usos, composición y posibles riesgos.

​Tipos de psicofármacos: usos y efectos secundarios
Oscar Castillero Mimenza Oscar Castillero Mimenza Psicólogo

Como todos sabemos, el uso de sustancias con propiedades que contribuyen a mejorar los síntomas de una enfermedad o trastorno es un elemento clave en medicina, usándose para devolver al organismo a su estado de equilibrio natural.

En el caso de los trastornos psicológicos, la presencia de muy diversas problemáticas ha generado la investigación de múltiples opciones de tratamiento, entre ellas la farmacológica.

¿Qué clases de psicofármacos existen y para qué se utilizan?

El hecho de que existan una gran cantidad de síntomas y trastornos diferentes ha provocado que exista una amplia variedad de fármacos para tratarlos, divididos en diferentes tipos de psicofármacos. Ninguna de estas categorías es, de por sí, mejor que el resto, y su utilidad dependerá de cada caso. Sin embargo, los psicólogos clínicos y los psiquiatras los deben conocer todos para ofrecer el mejor tratamiento posible a sus pacientes.

Procedamos a ver a continuación los diferentes tipos de psicofármacos que existen en la realidad.

1. Neurolépticos/antipsicóticos

Empleados principalmente como método de control de las crisis psicóticas, este grupo de psicofármacos eran antiguamente denominados tranquilizantes mayores debido al nivel de sedación que sus primeras versiones provocaban. Existen diferentes grupos dentro de este conglomerado, ejerciendo efecto principalmente en la transmisión de dopamina en distantes regiones cerebrales. 

Dentro de los neurolépticos podemos encontrar:

1.1. Antipsicóticos clásicos/típicos

El mecanismo de acción de estas sustancias se basa en el bloqueo de los receptores de dopamina (concretamente los receptores D2) de la vía mesolímbica, bloqueo que provoca un cese de los síntomas positivos de la esquizofreniatrastornos psicóticos (alucinaciones, delirios, etc.).

Sin embargo, la actuación de este tipo de medicamentos no se da únicamente en el circuito mesolímbico, sino que afecta al resto de vías dopaminérgicas, pudiendo provocar efectos secundarios en diferentes facetas como el movimiento (por ejemplo temblores, discinesias tardías, inquietud o baja espontaneidad) o la reproducción (emisión de leche por los pechos independientemente del sexo o amenorrea entre otros).

Además, estos medicamentos tienen muy pocos efectos en los síntomas negativos (falta de lógica, lenguaje pobre, lentitud motora y mental), siendo su efecto prácticamente inexistente en este sentido. Dentro de este grupo se pueden encontrar la clorpromacina, el haloperidol o la pimozida, entre otros.

1.2. Antipsicóticos atípicos

Con el objetivo de producir una mejoría también en los síntomas de tipo negativo y reducir los efectos secundarios debidos a la afectación de otras vías se sintetizaron los antipsicóticos atípicos. Este tipo de neuroléptico actúa bloqueando la dopamina y la serotonina, logrando con el bloqueo de la segunda eliminar los efectos secundarios del bloqueo de la primera.

Asimismo, dado el mayor número de receptores de serotonina en la corteza y el hecho de que ésta actúa como inhibidora de la dopamina, la inhibición de la dopamina provoca un aumento de la actuación de la dopamina en las zonas mesocorticales, cosa que provoca la mejoría de los síntomas negativos. A pesar de todo, si pueden presentar algunos efectos secundarios como hipotensión, taquicardia, mareos o sedación. En el caso de la clozapina existe además el riesgo de agranulocitosis, alteración en el recuento de glóbulos rojos y blancos que puede llegar a ser mortal si no se controla.

Dentro de este grupo encontramos la clozapina, la risperidona, la olanzapina, la quetiapina, la sulpirida y la ziprasidona. Dado que pertenecen a diferentes familias, pueden tener mayor o menor efecto en determinadas alteraciones, funcionando no solo para trastornos psicóticos sino para otros como trastornos por ticsautismoTOCtrastornos del estado del ánimo.

2. Ansiolíticos e Hipnótico-sedantes

La presencia de problemas de ansiedad es un fenómeno frecuente en la sociedad actual, siendo el tipo de trastornos más frecuentes. Con el fin de combatirla se han generado los ansiolíticos. 

Este tipo de psicofármaco actúa ejerciendo un efecto depresor sobre el sistema nervioso, provocando un descenso en el nivel de actividad de la persona. Generalmente actúan sobre la hormona GABA, potenciando su acción inhibitoria. Algunos tipos de psicofármacos incluidos en esta clasificación son empleados como sedantes, para facilitar el sueño, mientras que otros son empleados para lograr simplemente una relajación física y mental.

Dentro de este grupo podemos encontrar los siguientes subtipos:

2.1. Barbitúricos

Este grupo de psicofármacos fueron los más populares hasta el descubrimiento de las benzodiacepinas a la hora de tratar la ansiedad. Sin embargo, el riesgo de estos medicamentos es que presentan una elevada capacidad de provocar dependencia, no siendo infrecuente la intoxicación por sobredosis e incluso la muerte. Asimismo a largo plazo podrían provocar daños neurológicos.

2.2. Benzodiacepinas

El descubrimiento de este tipo de psicofármacos ayudó en gran medida al tratamiento de los trastornos de la ansiedad, presentando una serie de beneficios que los han hecho en la actualidad los psicofármacos más comercializados para la ansiedad. Concretamente, además de un efecto inmediato presentan menos riesgo para la salud que los barbitúricos, produciendo menos efectos secundarios, siendo menos adictivos y provocando una sedación menor.

Además de por su efecto ansiolítico las benzodiacepinas son utilizadas como sedantes e incluso como anticonvulsivos. Sin embargo en tratamientos largos pueden generar dependencia así como abstinencia tras el cese de su consumo, de modo que se han de seguir las prescripciones médicas con rigor y pautar correctamente su toma y retirada.

Se trata de un tipo de sustancia que favorece la función inhibitoria del GABA, siendo agonistas indirectas de este neurotransmisor. Si bien se distribuyen de forma inespecífica por todo el cerebro, la corteza y el sistema límbico es donde presentan mayor actuación.

Dentro de las benzodiacepinas existen también diversas tipologías, atendiendo a si poseen acción larga (precisan de más tiempo para hacer efecto pero tiene una duración mucho mayor a la del resto), intermedia o corta (acción inmediata y de corta duración, ideal para crisis de pánico), es decir dependiendo de la vida media de la sustancia en el organismo.

Algunos ejemplos de benzodiacepinas son los conocidos triazolam. alprazolam, lorazepam, clonacepam o bromazepam (más conocido por su nombre comercial, Lexatin).

2.3. Hipnótico-sedantes de acción corta.

Zaleplom, Zolpidem y Zopiclona son los nombres de tres fármacos que, al igual que las benzodiacepinas, actúan como agonistas del GABA. La principal diferencia con las benzodiacepinas es que mientras estas actúan sobre todos los receptores GABA, los hipnóticos sólo actúan sobre los receptores vinculados al sueño, no afectando a cognición, memoria ni función muscular.

2.4. Buspirona

Este psicofármaco es empleado especialmente en casos de trastorno de ansiedad generalizada. Su mecanismo de acción se centra en la serotonina, siendo agonista de ésta. De este modo es uno de los pocos ansiolíticos que no tienen relación con los receptores GABA. No provoca ni dependencia ni abstinencia. Sin embargo, presenta la desventaja de que el efecto de esta sustancia puede tardar más de una semana en hacer efecto.

3. Antidepresivos

Después de los trastornos de ansiedad, los trastornos del estado del ánimo son algunos de los más prevalentes en la población general, especialmente en el caso de las depresiones. Para tratar este problema disponemos de esta clase de psicofármacos, que plantean diferentes alternativas:

3.1. Inhibidores de la enzima MonoAmino Oxidasa (IMAOS)

Los primeros antidepresivos en ser descubiertos, este tipo de psicofármacos fue hallado accidentalmente mientras se buscaba un remedio contra la tuberculosis. Su funcionamiento se basa en la inhibición de la enzima monoamino oxidasa, la cual se encarga normalmente de eliminar el exceso de monoaminas (concretamente la serotonina, la dopamina y la noradrenalina).

Esta tipología de antidepresivo tiende a no usarse como tratamiento de elección, reservándose para casos que no respondan a otros fármacos. El motivo de esto es que presentan un riesgo elevado de crisis hipertensiva, siendo necesario un control exhaustivo de su administración y habiéndose de controlar que no se consuman determinados alimentos que contengan tiramina o sean ricos en proteínas (como chocolate, pescado seco, queso, café, cerveza…). Asimismo presenta otros efectos secundarios como posible anorgasmia o aumento de peso.

Dentro de las IMAOS se pueden encontrar Irreversibles y no Selectivos (su función es destruir por completo la enzima MAO) y Reversibles y Selectivos que únicamente inhiben la función de la MAO sin destruirla, con lo que si hay un exceso real de monoaminas la enzima podría funcionar. Ejemplos de IMAO serían la Isocarboxacida y la Moclobemida.

3.2. Tricíclicos y tetracíclicos

Encontrados mientras se investigaba la creación de neurolépticos, este tipo de psicofármaco fue hasta el descubrimiento de los ISRS los más utilizados para el tratamiento de la depresión. Su nombre proviene de su estructura en forma de anillos. Su actuación se basa en inhibir la recaptación tanto de serotonina como de noradrenalina, con lo que éstas hormonas permanecen durante más tiempo en el espacio sináptico teniendo un efecto más largo. Los efectos de estos fármacos empiezan a notarse tras dos o tres semanas.

Sin embargo, al margen de su efecto sobre serotonina y noradrenalina también afectan otras hormonas, siendo antagonistas de la acetilcolina, la histamina y bloqueando algunos receptores de noradrenalina. Por ello pueden causar efectos antihistamínicos y anticolinérgicos (sequedad de boca, estreñimiento, visión borrosa…). También pueden causar muerte por sobredosis, con lo que se han de regular con especial precaución.

Algunos famosos antidepresivos tricíclicos son la imipramina (utilizada además de en depresión en trastornos de ansiedad y parasomnias) o la clomipramina (usada también como tratamiento en el TOC y la anorexia).

3.3. Inhibidores Específicos de la Recaptación de Serotonina (ISRS)

Los ISRS son un tipo de psicofármaco que se caracteriza por, como indica su nombre, inhibir la recaptación de la serotonina de manera específica. Es decir, impedir que la serotonina sea reabsorbida de manera que esté más disponible y se prolongue su presencia en el cerebro, sin afectar a otros neurotransmisores.

En este grupo de psicofármacos encontramos la fluoxetina (el conocido Prozac), la paroxetina, la sertralina, la fluvoxamina, el citalopram y el escitalopram.

Se trata del tipo de antidepresivo con mayor nivel de seguridad y menores efectos secundarios, siendo tratamiento de primera elección en muchos casos, y no únicamente ante la depresión mayor sino también en otros trastornos. Concretamente resultan tratamiento farmacológico de elección en el TOC, así como en trastornos de la alimentación (la fluoxetina es el más eficaz en casos de bulimia)

3.4. Inhibidores Selectivos de la Recaptación de Noradrenalina

Al igual que los ISRS, la actuación de este tipo de fármaco se basa en inhibir la recaptación de una hormona de manera que tenga una mayor presencia en las sinapsis neuronales, siendo en este caso la noradrenalina el neurotransmisor en cuestión. La reboxetina es el fármaco más relevante en este sentido.

3.5. Inhibidores Duales de la Recaptación de Serotonina y Noradrenalina

Actúa de igual forma que los tricíclicos, pero con la diferencia de que únicamente afectan a los neurotransmisores en los que se pretende actuar. Es decir, son específicos, con lo que se eliminan gran parte de los efectos secundarios. El ejemplo de fármaco de este tipo disponible en la actualidad es la venlafaxina.

4. Estabilizadores del ánimo/Eutimizantes

Otro de los principales trastornos del estado del ánimo es el trastorno bipolar. Con el fin de mantener un estado del ánimo equilibrado y estable, también se dispone de dos tipos básicos de psicofármaco:

4.1. Sales de litio

Si bien se propone que produce una alteración de la proteína G que modula la transmisión de mensajes en las sinapsis neuronales, el mecanismo de acción de este tipo de psicofármaco no es aún del todo conocido. A pesar del desconocimiento exacto del porqué, este medicamento ha demostrado una elevada eficacia en tratar episodios maníacos y mantener el ánimo estable.

Sin embargo, presenta la desventaja de que la diferencia entre la cantidad necesaria para producir un efecto eutimizante y la necesaria para la intoxicación es muy estrecha, siendo imprescindible el control mediante análisis del nivel de litio en sangre. Además puede producir algunos efectos secundarios tales como diarreas, acné, temblores, pérdida de cabello o pérdidas cognitivas, con lo puede haber una cierta resistencia al tratamiento.

4.2. Anticonvulsivos

Si bien estos medicamentos fueron elaborados con el fin de controlar las convulsiones en casos de epilepsia, los estudios han demostrado que también poseen una gran eficacia para tratar la bipolaridad.

Su funcionamiento se basa en favorecer la acción del GABA y reducir la del glutamato. Principalmente son utilizados el ácido valproico, la carbamazepina y el topiramato.

Referencias bibliográficas:

  • Álamo, C.; López-Muñoz, F. y Cuenca, E. (1998).: "Contribución de los antidepresivos y reguladores del humor al conocimiento de las bases neurobiológicas de los trastornos afectivos",PSIQUIATRIA.COM - Vol. 2, No. 3
  • Azanza, J.R. (2006), Guía práctica de Farmacología del Sistema Nervioso Central. Madrid: Ed. Creación y diseño.
  • Gómez, M. (2012). Psicobiología. Manual CEDE de Preparación PIR.12. CEDE: Madrid
  • Salazar, M.; Peralta, C.; Pastor, J. (2006). Manual de Psicofarmacología. Madrid, Editorial Médica Panamericana.
  • Stahl, S.M. (2002). Psicofarmacología Esencial. Bases neurocientíficas y aplicaciones clínicas. Barcelona: Ariel.
Oscar Castillero Mimenza Oscar Castillero Mimenza Psicólogo

Graduado en Psicología con mención en Psicología Clínica por la Universidad de Barcelona. Actualmente finalizando el Máster de Psicopedagogía por la misma, así como preparando el examen de acceso a las oposiciones P.I.R.