El cerebro humano es un órgano de tal complejidad que en su interior hay miles de sustancias químicas interactuando para que podamos experimentar las cosas y percibir la realidad tal y como lo hacemos. 

Nuestra conducta tiene bases biológicas que nos influyen decisivamente, y entre estos factores biológicos que hacen que seamos como somos están sustancias como la serotonina. Veamos qué es lo que hace de esta hormona algo tan especial, y cómo influye en nuestro cerebro.

Serotonina: ¿qué efectos tiene esta hormona en tu cuerpo y mente?

Algunas de estas sustancias sólo pueden ser encontradas en cierto tipo de células y tienen funciones muy concretas (tanto que muchas de ellas aún deben ser descubiertas), pero otras actúan tanto en el cerebro como fuera de este. Es el caso, por ejemplo, de la serotonina, también conocida como 5-HT.

La 5-HT está profundamente integrada en el funcionamiento del cuerpo humano y aprenderse de memoria todas sus funciones puede ser muy intrincado. Sin embargo, en este resumen puedes conocer  seis de los principales efectos que la serotonina tiene sobre el cuerpo humano.

1. Tiene un papel fundamental en la digestión

La serotonina es una sustancia que en la sangre se comporta como una hormona y que en el cerebro actúa como neurotransmisor. Es decir, que la serotonina es una de las unidades de comuiación que las neuronas captan y emiten para influir unas en otras, creando dinámicas de activación cerebral y efectos en cadena. Así, la serotonina favorece el cruce de información entre las neuronas y que, más allá del encéfalo, sirve a propósitos muy distintos. De hecho, las mayores concentraciones de serotonina no están en el cerebro sino en el tracto gastrointestinal

Es en los intestinos donde cobra importancia una de las funciones más relevantes de la serotonina: la regulación de la digestión. Niveles demasiado altos de serotonina están ligados a la aparición de diarreas, mientras que un déficit excesivo de esta sustancia puede ocasionar estreñimiento. Además, también influye sobre la aparición (o ausencia) del apetito.

2. Regula los estados de ánimo positivos y negativos

La serotonina puede ser encontrada en grandes cantidades por muchas partes del cuerpo, y por lo tanto un desajuste general en la producción de esta sustancia puede tener efectos drásticos sobre varios factores que afectan a nuestra manera de sentir y comportarnos

Concretamente, la serotonina ha estado asociada durante muchos años a los síntomas de la depresión, ya que las personas con un trastorno de este tipo acostumbran a tener bajas concentraciones de 5-HT en sangre. Sin embargo, no se sabe hasta qué punto es el déficit de serotonina lo que produce la depresión o viceversa.

3. Controla el nivel de temperatura corporal

Entre las funciones de mantenimiento básico de la integridad de nuestro cuerpo que asociamos a la serotonina se encuentra también la regulación térmica. Este es un equilibrio muy delicado, porque una diferencia de unos pocos grados de temperatura corporal puede suponer la muerte masiva de grandes grupos de tejidos celulares. 

Las neuronas, por ejemplo, son especialmente sensibles en este aspecto.

4. Influye sobre el deseo sexual

Se ha comprobado una correlación entre los niveles de serotonina y la libido sexual. Altos niveles de 5-HT se asocian a una falta de deseo sexual, mientras que bajos niveles promoverían la aparición de conductas orientadas a la satisfacción de esta necesidad.

Además, la serotonina parece tener también un efecto sobre la capacidad que tenemos los humanos de enamorarnos y sentir amor por otra persona. Lo puedes descubrir en este artículo:

"La química del amor: una droga muy potente"

5. Reduce los niveles de agresividad

La serotonina sirve también para estabilizar el estado emocional del ser humano ante situaciones de tensión. Concretamente, sirve para inhibir la agresividad y las conductas violentas que pueden derivarse de ella. Así pues, las personas más impulsivas y violentas tienden a tener menos niveles de serotonina actuando sobre puntos clave del cerebro que aquellas que son más pacíficas. 

Además, esta sustancia se lleva especialmente mal con la testosterona, una hormona que, al actuar sobre las neuronas haciendo que sean más insensibles a la serotonina, potencia el comportamiento agresivo.

6. Regula el ciclo del sueño

A lo largo del día, los niveles de serotonina suben y bajan describiendo las curvas que marca el ritmo circadiano, que es el horario que sigue nuestro cuerpo para saber cuándo toca dormir y cuándo no, y que por tanto regula nuestro sueño y nuestra vigilia. Así, los niveles de 5-HT tienden a llegar a su máximo en los momentos más soleados del día, mientras que durante el sueño profundo bajan a su mínimo. 

De este modo la producción de serotonina influye regulando nuestra capacidad para dormir, favoreciendo o dificultando la conciliación del sueño. Ocurre algo parecido con otra sustancia llamada melatonina.

Descubriendo el síndrome por exceso de serotonina

La serotonina se encuentra en todos los seres humanos sanos, pero su exceso puede desencadenar problemas. ¿Qué ocurre cuando nuestro cuerpo genera demasiada serotonina? No es una pregunta baladí, puesto que existe una patología asociada a este exceso de serotonina.

El excesivo consumo de fármacos contra la depresión (los llamados "antidepresivos"), que básicamente se encargan de estimular la producción de la hormona serotonina, puede tener un efecto negativo en nuestro organismo. Lo puedes descubrir leyendo este artículo, donde explicamos exactamente en qué consiste este síndrome y qué síntomas presenta:

"Síndrome serotoninérgico: causas, síntomas y tratamiento"