Pareja

¿Matrimonio o vida de solteros? 20 ventajas e inconvenientes

La soltería y el compromiso presentan una serie de pros y contras que conviene tener en cuenta.

¿Matrimonio o vida de solteros? 20 ventajas e inconvenientes
Oscar Castillero Mimenza Oscar Castillero Mimenza Psicólogo en Barcelona | Redactor especializado en Psicología Clínica

Tener pareja y formar una familia: este es el objetivo y/o deseo de un gran número de personas en el mundo. La idea de contraer matrimonio con una pareja estable es vista como algo normativo a nivel social, como si fuese una aspiración universal y compartida por todos los seres humanos. De hecho, el hecho de permanecer en soltería ha sido motivo de burla y escarnio durante muchos siglos.

Sin embargo, en la sociedad actual muchas personas abogan por mantenerse solteras, proclamando que no es necesario compartir tu vida con una pareja para ser feliz y que supone grandes beneficios y una vida más libre. Y con ello se llega al controvertido debate respecto a qué es mejor: ¿Matrimonio o vida de solteros? A continuación reflexionamos sobre algunos aspectos de esta interesante cuestión.

Una pregunta compleja

Resolver la pregunta que da nombre a este artículo no es sencillo. En primer lugar estamos hablando de algo muy subjetivo, pudiendo obtener respuestas diferentes según la persona a la que se lo preguntes. Esto se debe a que cada uno tiene valores, creencias y necesidades muy diferentes.

En segundo lugar hay que tener en cuenta que estar soltero o casado puede no depender de la voluntad de la persona: hay muchas personas que son solteras no porque quieran, sino porque no encuentran con quién dejar de serlo pese a desearlo con todas sus fuerzas, o porque a pesar de tener pareja no tienen los medios para convivir con esta. Asimismo, también es posible encontrar en diversas culturas casos de matrimonios en que sus contrayentes han sido forzados a convertirse en cónyuges, cosa que supone graves perjuicios para ellos.

Por último, respecto a si es mejor estar soltero o casado ¿por qué tiene que haber una opción que sea netamente mejor que la otra? Lo cierto es que ambas opciones tienen sus ventajas e inconvenientes, con lo que determinar qué es mejor depende en buena parte de los objetivos que cada persona se haya planteado como metas vitales. A continuación presentamos los aspectos positivos y negativos que presenta cada una de las opciones.

Argumentos a favor del matrimonio

A continuación presentamos algunas de las ideas que las estadísticas reflejan en la comparación entre casados y solteros. En el caso de los casados, encontramos que las estadísticas manifiestan una serie de ventajas respecto a los solteros.

Una vida más larga

Uno de los argumentos más ampliamente conocidos a favor del matrimonio en la controversia entre sí es mejor estar soltero o casado es que que por término medio las personas casadas tienden a vivir más años (alrededor de tres concretamente) que las solteras. 

Este dato se ha confirmado en diferentes investigaciones. Sin embargo hay que tener en cuenta que este efecto no tiene porqué ser una consecuencia del matrimonio en sí, pudiendo deberse a otras muchas razones e incluso es posible que no es que las personas estén más sanas porque se casen sino que quienes están más sanos tienden a casarse.

Estabilidad: poseen un marco de apoyo regular

Si bien familia de procedencia y amigos son un gran apoyo social, las personas casadas gozan de un punto de apoyo más que comparte gran parte de su vida con ellas. Siempre y cuando estemos hablando de una relación sana y bien avenida, tener pareja es un elemento protector del estrés. Aunque a su vez puede ser fuente de él, según la relación mantenida entre sus componentes.

En cualquier caso el matrimonio sirve asimismo para regularizar el tiempo y permite establecer rutinas predecibles que si bien pueden tornarse monótonas con el tiempo pueden servir de apoyo en momentos de tensión.

Mejor pronóstico ante enfermedades cardíacas

Especialmente en el caso de las mujeres, se ha detectado que en personas casadas existe mayor posibilidad de supervivencia ante problemas cardíacos, así como ante otro tipo de enfermedades graves.

Supone una fuente de estimulación cerebral

Con la edad, el ser humano tiende a reducir el contacto con otras personas ajenas a su círculo más cercano. En este contexto, la existencia de una pareja supone una estimulación cognitiva que actúa como factor protector ante enfermedades como el Alzheimer.

Mayor cantidad de recursos económicos totales

Ser dos en casa permite a nivel económico disponer de una mayor cantidad de capital, cosa que a su vez implica una mayor posibilidad de conseguir bienes o servicios deseados como por ejemplo el alquiler o la compra de una casa.

Derechos y privilegios sociales

Si bien la sociedad actual es dinámica y fluida, sigue estando configurada bajo el supuesto de que los ciudadanos van a tender a casarse. Existen pues una serie de beneficios sociales, culturales e incluso legales y económicos pensados para parejas casadas de lo que los solteros no pueden beneficiarse o a los que tienen más difícil acceso (ayudas, adopciones, etc.).

El matrimonio: elementos en contra

Sin embargo, en la comparación con los solteros también se ha establecido la presencia de una serie de desventajas del matrimonio.

Puede suponer fuente de estrés

Si bien como hemos dicho la pareja es un factor protector del estrés, según la situación en que la pareja se halle puede de hecho ser una fuente de éste. Relaciones conflictivas o problemas prolongados en el tiempo pueden llegar a agravar el estado de estrés, tensión y frustración de una persona. Todo depende de las dinámicas que se den en la relación.

El círculo social tiende a estrecharse

Si bien no ocurre en todos los casos y en la actualidad esta tendencia ha disminuido, tradicionalmente ha existido una cierta predisposición a que en las personas casadas las obligaciones y el tiempo dedicado a la pareja en el caso de los casados provoque un progresivo alejamiento respecto al círculo social habitual, restringiéndose la socialización al círculo más cercano y a las amistades en común. Por otro lado, la relación con éstos últimos tiende a ser algo más profunda.

Suelen hacer vida más sedentaria y menos saludable

Estadísticamente se ha comprobado que tener pareja estable suele correlacionar con una disminución del nivel de ejercicio físico realizado y del interés en mantener la figura (bajando con ello conductas saludables), así como en una tendencia a abandonarse.

Menor autonomía personal

El hecho de compartir tu vida con alguien hace que se tenga que tener en cuenta como los propios actos pueden afectar a la otra persona. En este sentido, los propios deseos y apetencias deben ser reflexionadas de cara a poder mantener un proyecto en común, lo que puede hacer que algunos sean retrasados o modificados.

Las ventajas de una vida de soltería

Por otro lado, la vida de un soltero también refleja una serie de ventajas respecto a las personas que han contraído matrimonio, unas ventajas que presentamos a continuación.

Mayor nivel de ejercicio físico y salud

Se ha demostrado que por término medio las personas solteras tienden a realizar un nivel mucho mayor de deporte, algo que aparte de mantener la forma física protege su salud. De hecho, los solteros registran un menor número de enfermedades cardiovasculares, si bien su índice de supervivencia es menor. Asimismo, se ha demostrado que por norma general tienden a tener ciclos de sueño más estables y regulares, durmiendo mejor que los casados.

Mayor nivel de autonomía

El soltero o soltera tiene más tiempo libre y mucha más posibilidad de elección, ya que no tiene que pararse a pensar en qué quiere otra persona como cuando mantienes una relación estable. Así el qué, cómo, cuándo y con quién hacer algo puede ser elegido con más facilidad, sin tener que negociar con nadie. Esto implica además que existe una mayor opción a perseguir objetivos personales individuales.

Independencia económica

Es posible que las personas casadas, al contar con el apoyo económico del otro, dispongan de una mayor cantidad de capital. Sin embargo, estar en pareja supone la inversión de gran parte del mismo en elementos comunes. Los solteros sin embargo son en este sentido más independientes, pudiendo distribuir su dinero como quieran sin tener que negociar en qué.

Viven una vida más heterogénea

Las personas casadas suelen vivir una vida más regularizada y estable, con un mayor número de rutinas fijas. Sin embargo, las personas solteras tienen más tiempo libre y pueden permitirse una mayor cantidad de experiencias diversas sin tener que planificarlas con demasiada antelación (más allá de lo que otras obligaciones les exijan). Pueden viajar, hacer deporte o dedicarse a sus hobbies sin tener que dar explicaciones a nadie.

Mayor capacidad de socialización

Si bien vivir en pareja no elimina la socialización, las personas solteras suelen estar más abiertas a establecer nuevas relaciones, conociendo a más personas y ampliando su círculo social. También resulta más sencillo mantener los lazos con amigos y conocidos, al no focalizar su atención en la pareja.

Facilita el ejercicio de la resiliencia

El hecho de no tener a alguien junto a ti en quien poder apoyarse en caso de necesidad puede ser demoledor. Sin embargo, fuerza a la persona a ejercer su capacidad de resiliencia de una manera mucho más potente que ante alguien con dicho apoyo.

Desventajas de estar soltero

Al igual que con los casados, estar soltero supone también una serie de desventajas que contamos a continuación.

Menor nivel de estabilidad y apoyo

Como hemos mencionado anteriormente, tener pareja ayuda a mantener una vida regular y relativamente estable, ayudando a focalizar los esfuerzos en puntos concretos. Las personas solteras tienden a tener un mayor nivel de libertad, pero no gozan de dicho entorno estable y relativamente seguro.

Tener pareja estable y/o estar casado supone tener contacto frecuente con alguien en quien, en principio, poder apoyarse en momentos de necesidad. Si bien familia y amistades también pueden ser un apoyo poderoso, las personas solteras no gozan de este refuerzo extra.

Más saludables, pero a la vez más conductas de riesgo

Si bien son más propensos a hacer deporte y en general se cuidan más, los solteros tienden a realizar más conductas de riesgo. El consumo de tabaco y de drogas es más frecuente, así como la realización de deportes de alto riesgo o la práctica de relaciones sexuales de riesgo.

Peor pronóstico en la recuperación de enfermedades graves

Se ha demostrado que la soltería, especialmente cuando es involuntaria, tiende a vincularse a una menor tasa supervivencia o de recuperación de trastornos graves como los cardiovasculares.

Socialmente son menos tenidos en cuenta

La sociedad está estructurada en torno al concepto de pareja y de familia. Las personas solteras se van a encontrar que gran parte de las instituciones ofrecen diferentes opciones y ventajas a las que no pueden acceder, o bien les resulta más complejo hacerlo.

Resultado final

La conclusión final de la cuestión que da origen a este artículo es que cada una de las opciones presenta ventajas e inconvenientes tanto a corto como largo plazo, dependiendo la respuesta de la pregunta de cada persona, su personalidad, sus valores y deseos y el tipo de relaciones que tenga a lo largo de su vida.

Asimismo los datos que hemos reflejado en el artículo son datos extraídos de diferentes estadísticas, indicándonos únicamente tendencias generales. No todos los casados ni todos los solteros viven su estado civil de la misma manera, con lo que los elementos citados no son ciertos en todos los casos.

Oscar Castillero Mimenza Oscar Castillero Mimenza Psicólogo en Barcelona | Redactor especializado en Psicología Clínica

Graduado en Psicología con mención en Psicología Clínica por la Universidad de Barcelona. Actualmente finalizando el Máster de Psicopedagogía por la misma, así como preparando el examen de acceso a las oposiciones P.I.R.