Michael Handel es Doctor en Economía –especializado en Sociología, Psicología y Motivación– con estudios complementarios en Ciencias de la Nutrición. Su consultora Dr. Handel Consulting asesora desde hace 30 años a los directivos y sus equipos de exitosas empresas internacionales. Actualmente reside entre Stuttgart (Alemania) y Alicante (España).

La felicidad es la clave de la salud, el éxito y una larga vida. La felicidad es el mejor doctor y consejero. —Michael Handel

Entrevista a Michael Handel, autor de "Los elixires mágicos"

Con su nueva propuesta editorial, "Los elixires mágicos", de Ediciones Urano, Handel aúna sus conocimientos en distintas disciplinas científicas para hablarnos sobre el bienestar y la felicidad.

Bertrand Regader: ¿Qué aporta a las personas un libro sobre felicidad?

Michael Handel: Mucho. La felicidad puede obrar verdaderos milagros. Quien es feliz tiene un sistema inmunológico más fuerte, enferma con menos frecuencia y sana más rápido. Las personas felices tienen un aura más positiva, están más satisfechas y atraen el éxito. La felicidad ralentiza el proceso de envejecimiento, tiene efectos positivos sobre nuestro peso y nos mantiene mentalmente en forma. Por lo tanto, ¿hay algo mejor que un libro capaz de hacernos más felices?

B. R.: Los elixires mágicos fue publicado en España en marzo por la prestigiosa Editorial Urano, y está teniendo mucho éxito. ¿A qué cree que se debe este interés que ha suscitado entre los lectores?

M. H.: Tal vez se deba simplemente a que es un libro escrito para todo aquel que quiera disfrutar de la vida y, según afirman mis lectores, hace feliz a la gente ya durante la lectura. Uno de mis lectores me dijo que: “este libro es como comer chocolate. Se derrite placenteramente en la boca, y da ganas de más. Más felicidad, más salud, gozar más de la vida”. Esto tiene un efecto contagioso, y se está corriendo la voz rápidamente.

B. R.: Pero, ¿puede todo el mundo ser feliz?

M. H.: Por supuesto que sí. Porque nuestro cuerpo posee la increíble capacidad de encontrar el equilibrio y la felicidad por sí mismo, si tenemos una actitud positiva ante la vida y nos alimentamos adecuadamente. Y precisamente esto es lo que distingue este libro del resto de los libros de autoayuda tradicionales: la combinación de sabidurías de la vida y consejos nutricionales de Los elixies mágicos es un fórmula infalible, fácil de poner en práctica, nada teórica y con mucho sentido común.

Ciencia y filosofía en busca de la felicidad

B. R.: ¿A quién se dirige este libro?

M. H.: A todo aquel que quiera ser feliz, sin estrés ni presión, que desee encontrar por fin una solución para sus problemas de salud y que quiera sentirse realmente bien. A todo el que no quiera amargarse la vida y busque consejos que realmente funcionen. Con este libro, todo el mundo puede aprender el arte de vivir. Y de pronto sucederán cosas que antes parecían imposibles.

B. R.: Usted es asesor de empresas. ¿Cómo se le ocurrió escribir un libro sobre felicidad y salud?

M. H.: La respuesta es muy simple. La felicidad es la señal de que vamos por el camino correcto, tanto en la vida privada, como profesional. En todos mis proyectos como consultor siempre he visto que se puede alcanzar mucho más con personas felices que con personas estresadasllenas de ansiedad. Con gente que es feliz literalmente se pueden "mover montañas". Durante más de 30 años he investigado en todo el mundo los secretos de la gente que es especialmente feliz y goza de una excelente salud. Escribí este libro para que todos mis lectores, y no solo mis clientes, puedan beneficiarse de los conocimientos que he adquirido.

B. R.: ¿En qué consiste el arte de ser feliz?

M. H.: Por un lado consiste en disfrutar de las cosas buenas de la vida cotidiana y descubrir constantemente nuevas sensaciones y actividades y, por otro lado, aceptar los desafíos, dificultades y crisis de la vida, y tomárnoslo como una invitación para nuestro crecimiento personal. La felicidad depende también de qué hacemos para nuestro bienestar personal y cómo solucionamos nuestras enfermedades. Y la felicidad se puede incluso comer. Es increíble todo lo que la naturaleza nos ofrece para ser más felices a través de la alimentación.

B. R.: Entonces, ¿la felicidad nace en la mente y en el estómago?

M. H.: Así es. Nuestra actitud ante la vida y nuestra alimentación son los factores decisivos para alcanzar la felicidad. Y, en cuanto a nuestra salud, no estamos a merced de los genes. Solo alrededor del 30% de nuestro futuro está determinado genéticamente. El resto lo tenemos en nuestras propias manos.

B. R.: ¿Y describe en este libro cómo conseguirlo?

M. H.: Sí. El libro está dividido en tres amenas partes que muestran el camino y proporcionan ejemplos y sorprendentes ideas que cada uno de nosotros puede poner en práctica. La primera parte trata sobre la felicidad. Aquí aprendemos lo que realmente nos hace felices, y cómo podemos aumentar nuestra sensación de felicidad a través de la comida. Uno de los factores más importantes para ser felices es la salud. Así que, la segunda parte está dedicada a temas como la obesidad, los trastornos del sueño, el dolor de cabeza y de espalda, los problemas estomacales e intestinales, la depresión, las enfermedades cardiovasculares y hasta el cáncer. Muchas de estas enfermedades pueden prevenirse con medidas sencillas, aliviarlas significativamente o incluso curarlas. La tercera parte trata sobre el bienestar, el optimismo, y sus enemigos: el estrés y la ansiedad; sobre cómo mantenernos activos y hacernos mayores permaneciendo jóvenes. Y todo ello sin química. Cada capítulo tiene una parte dedicada a la mente y otra al estómago, es decir, a la alimentación. Y al final de cada tema hay un breve y claro resumen para encontrar la información rápidamente siempre que se necesite, de modo que el libro se convierte en un buen amigo que nos acompaña en las distintas etapas de nuestra vida.

B. R.: ¿Y a usted, como autor del libro, le resultó más fácil encontrar su propia felicidad tras escribirlo?

M. H.: Sin lugar a dudas. El leer y reflexionar sobre la felicidad, y el observar a otras personas, realmente me proporcionó felicidad también a mí. Todos y cada uno de nosotros somos responsables de nuestra propia felicidad y podemos decidir si le damos una oportunidad a nuestro bienestar o no. Yo soy una persona feliz y además (o quizás precisamente por ello) estoy sano. Pero sé lo rápido que eso puede cambiar. Si eso ocurriera, cogería mi propio libro y seguro que encontraría la receta de la felicidad adecuada.