La autoestima es un constructo que hace referencia a la valoración subjetiva que hacen las personas de ellas mismas. Se diferencia del autoconcepto en que se trata una dimensión emocional, no cognitiva. La baja autoestima se relaciona con la depresión y las conductas de riesgo, mientras que la autoestima alta suele conllevar un mayor bienestar psicológico.

La escala de autoestima de Rosenberg, una prueba breve y con buenas propiedades psicométricas, es el instrumento más usado para la evaluación de la autoestima en la práctica clínica y en la investigación científica.

Morris Rosenberg, el creador de la escala

El doctor Morris Rosenberg se doctoró en Sociología en la Universidad de Columbia en el año 1953. Después trabajó en la Universidad de Cornell y en el National Institute of Mental Health de los Estados Unidos.

En 1965 publicó el libro Society and the adolescent’s self-image (La sociedad y la autoestima del adolescente”), a través del cual presentó su escala de autoestima.

Fue profesor de Sociología en la Universidad de Maryland entre 1975 y 1992, el año de su muerte. Su trabajo sobre la autoestima y el autoconcepto le han sobrevivido y a día de hoy sigue siendo un importante referente en estos campos.

La escala de autoestima de Rosenberg

La escala de autoestima de Rosenberg consta de diez ítems; cada uno de ellos es una afirmación sobre la valía personal y la satisfacción con uno mismo. La mitad de las frases están formuladas de forma positiva, mientras que las otras cinco hacen referencia a opiniones negativas.

Cada ítem se puntúa del 0 al 3 en función del grado en que la persona que contesta se identifica con la afirmación que lo constituye. Así, el 0 se corresponde con estar muy en desacuerdo y el 3 con estar totalmente de acuerdo.

Los ítems que componen la escala de Rosenberg son los siguientes:

  • 1. Siento que soy una persona digna de aprecio, al menos tanto como los demás.
  • 2. Siento que tengo cualidades positivas.
  • 3. En general, me inclino a pensar que soy un/a fracasado/a.
  • 4. Soy capaz de hacer las cosas tan bien como la mayoría de los demás.
  • 5. Siento que no tengo mucho de lo que enorgullecerme.
  • 6. Adopto una actitud positiva hacia mí mismo/a.
  • 7. En conjunto, me siento satisfecho/a conmigo mismo/a.
  • 8. Me gustaría tener más respeto por mí mismo/a.
  • 9. A veces me siento ciertamente inútil.
  • 10. A veces pienso que no sirvo para nada.

Los ítems positivos (1, 2, 4, 6 y 7) se puntúan de 0 a 3, mientras que los ítems 3, 5, 8, 9 y 10 se valoran en sentido inverso. Una puntuación inferior a 15 indica una autoestima baja, situándose la autoestima normal entre los 15 y los 25 puntos. 30 es la mayor puntuación posible.

¿Para qué se utiliza?

La escala de autoestima de Rosenberg es el instrumento psicológico más utilizado para medir la autoestima. Esto se debe a que se administra con gran rapidez, al constar sólo de 10 ítems, y a que su fiabilidad y su validez son elevadas.

Los adolescentes eran el objetivo inicial de la escala de autoestima, si bien se ha generalizado al estudio de adultos. Se usa para valorar tanto poblaciones generales como clínicas, incluyendo personas con problemas de abuso de sustancias.

La escala de Rosenberg se ha validado en hombres y mujeres de todas las edades en un gran número de países y ha sido utilizada en estudios transculturales de más de 50 países.

Por otro lado, hay que tener en cuenta que conocer el nivel de autoestima de las personas es una manera de aproximarse a sus creencias más interiorizadas acerca de sí mismas. Las personas con algunos trastornos mentales o problemas sociales, anímicos y de asertividad tienden a presentar una baja autoestima, la cual hace más difícil que emprendan iniciativas ambiciosas para mejorar su situación.

Por ejemplo, una persona con baja autoestima tenderá a atribuir sus éxitos a la suerte o a laparticipación de personas o entidades externas, como por ejemplo la ayuda de algún familiar; esto hace que no experimenten estos "buenos momentos" como una recompensa a la que quieren volver a acceder en el futuro (o, por lo menos, en la misma medida en la que sería vista como una recompensa por parte de alguien con buena autoestima).

Hallazgos de la escala de Rosenberg

Estudios transculturales realizados con la escala de autoestima de Rosenberg han encontrado que las personas tendemos a autoevaluarnos de forma positiva, independientemente de la cultura a la que pertenezcamos.

No obstante, los componentes de la autoestima sí varían en función de la cultura. De este modo, las personas de sociedades más individualistas (como los Estados Unidos) tienden a sentirse más competentes pero a menos satisfechas con ellas mismas que las de culturas colectivistas, por ejemplo la de Japón.

La escala ha confirmado la relación de la autoestima con dos de los 5 grandes factores de personalidad: Extraversión y Neuroticismo. Las personas más extrovertidas y con menor nivel de neuroticismo (opuesto a la estabilidad emocional) tienden a tener una autoestima mayor. De hecho se hipotetiza que la autoestima puede proteger de los síntomas de ansiedad.

Propiedades psicométricas: fiabilidad y validez

La muestra original contenía 5024 participantes, todos ellos alumnos de educación secundaria de Nueva York; como hemos dicho, Rosenberg desarrolló la escala inicialmente para que fuera utilizada en adolescentes. Un gran número de estudios posteriores han confirmado la fiabilidad y la validez de la escala de autoestima de Rosenberg.

En psicometría el término “fiabilidad” hace referencia a la ausencia de errores en la medición, mientras que la validez define el grado en que el instrumento mide aquello que pretende medir.

La fiabilidad test-retest es de entre 0,82 y 0,88, y el coeficiente alfa de Cronbach, que mide la consistencia interna, se sitúa entre 0,76 y 0,88. La validez de criterio es de 0,55. Además la escala correlaciona de forma inversa con la ansiedad y depresión (-0,64 y -0,54, respectivamente). Estos valores confirman las buenas propiedades psicométricas de la escala de autoestima de Rosenberg.

Referencias bibliográficas:

  • Rosenberg Self-Esteem Scale. callhelpline.org.uk, The Betsi Cadwaladr University Health Board. Recuperado el 11 de marzo de 2017.
  • Rosenberg, M. (1965). Society and the adolescent self-image. Princeton, NJ: Princeton University Press.
  • Schmitt, D. P. & Allik, J. (2005). Simultaneous administration of the Rosenberg Self-Esteem Scale in 53 nations: Exploring the universal and culture-specific features of global self-esteem. Journal of Personality and Social Psychology, 89, 623-42.