La teoría del doble vínculo de Gregory Bateson se enmarca en el modelo sistémico, un marco conceptual se focaliza en la interrelación y la interdependencia entre los miembros de un sistema, como puede ser una familia, más que en las características de los componentes en sí mismos.

Esta teoría se desarrolló con el objetivo de explicar las causas psicológicas de la esquizofrenia, que Bateson asociaba con patrones de comunicación familiar inadecuados. 

Si bien la hipótesis del doble vínculo ha quedado obsoleta en este sentido, fue determinante para la evolución de la terapia sistémica.

Biografía de Gregory Bateson

Gregory Bateson (1904-1980) fue un antropólogo inglés que realizó importantes aportaciones a campos tan variados como la lingüística, la epistemología y las ciencias cibernéticas. Esto se debió a su focalización en la teoría de sistemas, un marco científico multidisciplinar.

Su primera esposa fue Margaret Mead, la célebre antropóloga que contribuyó a la revolución sexual de la década de 1960 mediante el estudio de los roles de género en las tribus indígenas del Pacífico y del Sudeste Asiático.

Bateson perteneció a la Escuela de Palo Alto durante su etapa inicial. Él y sus colaboradores, principalmente Donald Jackson, Jay Haley y John Weakland, fueron pioneros en el desarrollo de las terapias familiares y sistémicas.

Además de la teoría del doble vínculo, Bateson estudió la evolución de los organismos, el concepto de homeostasis aplicado a la psicología y a la antropología y la metodología científica, entre otros temas.

La teoría del doble vínculo

Los dobles vínculos son dilemas comunicativos debidos a la contradicción entre dos o más mensajes. Esto lleva a que, responda como responda el receptor, siempre estará cometiendo un error; resumidamente, se le transmite que tiene que hacer algo pero también que no puede hacerlo.

En el doble vínculo los mensajes suelen estar codificados en niveles de abstracción distintos; así, se produce una incongruencia entre el nivel digital o de contenido y el analógico o de relación. El ejemplo típico es el de una madre que dice “Te quiero” a su hija o hijo, pero cuyo lenguaje corporal transmite rechazo.

Esto significa que se llevan a cabo dos peticiones u órdenes simultáneas, pero es imposible cumplir una de ellas sin desobedecer la otra. Según Bateson, muchas personas en posiciones de autoridad utilizan los dobles vínculos como herramienta para controlar a otras.

Si se dan de forma continua, como sucede en algunas familias, estas paradojas llevan a la persona en posición de subordinación a sentir angustia con respecto a la relación e inseguridad sobre su propia perspectiva de la realidad.

Bateson describió cinco características principales que definen el doble vínculo. Para que éste se produzca deben cumplirse estas condiciones en un contexto comunicativo dado.

1. Interacción entre dos personas

Los dobles vínculos se producen en intercambios verbales entre dos personas. Uno de los individuos debe sentir respeto por el otro, que suele definirse como una figura de autoridad. 

Aunque normalmente se habla del doble vínculo en relación a los padres o cuidadores principales de un niño, también puede producirse en profesores, por ejemplo.

2. Experiencia recurrente

El doble vínculo no debe entenderse como una situación puntual sino más bien como una experiencia recurrente para el individuo. Para que esto suceda, la mayor parte de veces es suficiente con que uno de los padres utilice los dobles vínculos de forma habitual.

3. Mandato negativo primario

En el nivel digital o de contenido del mensaje tiene un lugar un mandato negativo primario; esto significa que el emisor hace referencia a un castigo que sucederá si el sujeto lleva (o no) a cabo una conducta determinada. En el contexto familiar este castigo suele implicar la privación de afecto o bien una expresión de odio y desprecio.

4. Mandato negativo secundario

El mandato negativo secundario se produce en el nivel analógico o relacional de la comunicación. Consiste en una orden abstracta, posiblemente no verbal, que se contradice con el mandato negativo primario.

5. Mandato negativo terciario

En ocasiones aparece también una tercera petición que impide que el receptor pueda escapar del dilema. El mandato negativo terciario implica que el sujeto no puede metacomunicarse, es decir, hablar sobre la incongruencia entre los mandatos primario y secundario o los niveles de contenido y de relación.

Las causas de la esquizofrenia

Bateson desarrolló la teoría del doble vínculo para explicar las causas psicológicas de la esquizofrenia. Opinaba que en su época el diagnóstico de este trastorno se realizaba con una frecuencia excesiva y pretendió delimitar los patrones específicos por los que se desarrollaba.

Según este autor, las alteraciones del pensamiento y del lenguaje que caracterizan a la esquizofrenia se deben a la adaptación de la persona a un contexto familiar en el que se producen interacciones incongruentes. En tales casos se internaliza la lógica contradictoria del doble vínculo, llevando al individuo a escapar de la realidad a través del delirio.

Aunque la teoría de Bateson fue muy influyente lo cierto es que nunca ha sido confirmada por las investigaciones. En la actualidad se cree que el doble vínculo puede ser considerado como un tipo de estresor de los muchos que pueden provocar la aparición de síntomas psicóticos en personas biológicamente predispuestas.

Su aportación a la salud mental

Las teorías vigentes sobre la etiología de la esquizofrenia proponen una combinación de factores genéticos y ambientales. Los síntomas psicóticos tienen una alta heredabilidad, pero es necesario también un componente ambiental (como el abuso de sustancias o el estrés familiar) para que aparezca la esquizofrenia.

A pesar de su falta de solidez como hipótesis sobre el desarrollo de la esquizofrenia, la teoría del doble vínculo de Bateson puso sobre la mesa la relevancia de los patrones comunicativos y familiares en la salud mental. Asimismo fue una de las primeras explicaciones psicopatológicas que se basaron en la Teoría general de sistemas.