Pixabay

Los problemas de insomnio son motivo de consulta frecuente en las consultas psicológicas y médicas. Sin embargo, en algunos casos parte de estos problemas pueden ser combatidos con lo que se conoce como ruido blanco. Usar este recurso en la habitación en la que se va a dormir, favorece la posibilidad de permanecer en un estado de relajación.

Ruido blanco: una solución para el sueño

Muchas personas tienen serios problemas para conciliar el sueño. Se acuestan en la cama, se ponen nerviosos, van a por un vaso de agua, vuelven a intentarlo… y las horas van pasando y siguen sin pegar ojo. Al día siguiente, se sienten agotadas y no dan pie con bola.

Por suerte, hay algunas estrategias relativamente sencillas para dormir mejor. El ruido blanco es uno de los sistemas preferidos entre muchas personas que tienen problemas para conciliar el sueño. ¿Qué es exactamente el ruido blanco? Se trata de un ruido constante que impide que otros sonidos y ruidos invadan nuestra percepción auditiva.

Aplicado este ruido blanco a la hora de dormir, nos ayuda a tranquilizarnos y a envolvernos en una apaciguadora y cálida sensación.

Descubriendo las bondades del ruido blanco

Pero, ¿qué es exactamente el ruido blanco? Este sonido integra todo el espectro de frecuencias sonoras existentes, de forma armónica y sin que haya frecuencias que destaquen por encima de otras. Como resultado, obtenemos un ruido calmante que es la mezcla perfecta de todos los sonidos que existen.

¿Cómo suena el ruido blanco?

Es difícil describir un sonido, pero la mayoría de personas coinciden en que el ruido blanco es muy parecido al de un televisor sin sintonizar. Cuando en un televisor cualquiera no tenemos ningún canal sintonizado, es posible que veamos que en la pantalla se ven colores blancos, grises y negros con un efecto parecido al de la lluvia, o a la nieve. También podremos escuchar un ruido muy parecido al ruido blanco, un murmullo permanente que suena sin cesar.

Podemos escuchar (y ver) un ejemplo en este vídeo de YouTube: 

El ruido blanco también se puede escuchar en otros electrodomésticos cuando están en funcionamiento, aunque en este caso no estaríamos hablando de un ruido tan armónico como el ruido blanco puro.

Los beneficios del ruido blanco para nuestra salud

No es algo que la ciencia haya estudiado en profundidad, pero muchas personas cantan las excelencias del ruido blanco. Parece que este ruido tiene una gran capacidad para calmar y tranquilizar a los seres humanos que están expuestos a él, especialmente los bebés. Muchas personas utilizan una fuente de ruido blanco para relajarse cuando se acuestan por la noche, porque dicen que oír solamente este murmullo les ayuda a conciliar el sueño.

El ruido blanco camufla el resto de sonidos y ruidos con los que convivimos día a día. Ruidos de los vecinos, de los coches que pasan por la calle, del camión de la basura, de los electrodomésticos… La contaminación acústica es un problema sobre todo en las grandes ciudades, un problema que empeora la calidad del sueño de muchas personas.

El ruido blanco tiene esta capacidad para tranquilizar a quien lo oye, puesto que es un sonido constante, parecido al de la lluvia y el viento, que no tiene grandes sobresaltos y por tanto nos ayuda a calmarnos.

Además, gracias a este recurso, esos elementos del entorno que producen sonidos de manera constante pero relativamente inesperada quedan enmascarados, por lo que no molestan. Dicho de otro modo, el ruido blanco previene los sobresaltos y evita que la atención quede focalizada en un elemento externo concreto, algo que puede hacer que aparezca un estado de ansiedad que perjudica la conciliación del sueño.

Ruido blanco y acúfenos (tinnitus)

Los acúfenos (también conocidos como tinnutus) son un fenómeno auditivo que sufren muchas personas. Siempre oyen un pitido en sus oídos (o incluso en “su cabeza”) sin que exista una fuente externa que emita este sonido. Esta molestia al escuchar algo que no existe de forma constante puede causar otros síntomas, como ansiedad e insomnio.

Las personas que padecen acúfenos se benefician claramente del ruido blanco. Cuando se van a dormir, hay mucho silencio ambiental y los tinnitus afloran, se escuchan de forma más fuerte. Esto puede provocar serios problemas para dormir. Con el ruido blanco, las personas con acúfenos enmascaran esa percepción, con lo cual pueden descansar mucho mejor.

Así pues, el ruido blanco hace que todo el entorno sonoro que rodea el lugar en el que se ve a dormir sea relajante y carente de estridencias, haciendo que la atención no se centre en algo concreto, y tampoco en el sonido propio del acúfeno.

Os dejamos con varios enlaces de audios de ruidos blancos para que los podáis probar:

Esperemos que toda esta información sobre el rudo blanco os pueda ayudar a descansar mucho mejor, y a evitar los problemas relacionados con el estrés y el insomnio. ¡Dulces sueños!