Al igual que el resto de animales, el ser humano es capaz de percibir y asimilar información tanto del espacio externo que le rodea como de su propio interior; captando, de forma consciente o inconsciente, las señales que el mismo cuerpo emite desde cualquier parte de este.

El sistema nervioso es el encargado de recibir y emitir dichas señales, gestionando y organizando las diversas labores y actividades del cuerpo. Este cometido ha hecho que se le considere la estructura más compleja de todas que trabajan en el cuerpo humano. Pero que sea complicada de entender no significa que no podamos comprender, al menos superficialmente, cómo es y cómo funciona. A continuación veremos cuáles son las partes del sistema nervioso y cuáles son sus cometidos.

¿Qué es el Sistema Nervioso y qué partes tiene?

El sistema nervioso posee la función de organizar, coordinar y gobernar las labores que el cuerpo humano lleva a cabo, constituyéndose como una especie de red interna que abarca todo el cuerpo. Para ello se sirve de una agrupación de órganos y estructuras cuya tarea fundamental es la de recoger y procesar los estímulos y señales, procedentes tanto del interior como del exterior, para así conseguir una adecuada interacción con todo lo que rodea a la persona.

Todo este conjunto está originado a partir de tejido nervioso de origen ectodérmico, esto significa que forma parte de todas aquellas partes del cuerpo que se formaron en primer lugar en el embrión.

Asimismo, este tejido nervioso está formado por unas células llamadas neuronas, las cuales son células especializadas en comunicarse mediante señales químicas y eléctricas que recorren todo el cuerpo humano hasta llegar al cerebro, el cual las procesa y envía una respuesta de vuela al resto del organismo.

Se ha constatado que el número de neuronas que forman el cerebro es de alrededor de 100.00 millones.

Existen varias formas de estudiar y dividir el sistema nervioso humano, este artículo se centrará en el punto de vista anatómico. Desde esta perspectiva esta compleja estructura se está formada por el sistema nervioso central (SNC), en cual comprende el encéfalo y la médula espinal; y el sistema nervioso periférico (SNP) el cual se compone de todos los nervios que parten del SNC y se extienden a lo largo del cuerpo.

El sistema nervioso central (SNC)

El sistema nervioso central posee una serie de particularidades propias. Algunas de estas son:

  • Sus órganos más importantes están sumamente protegidos del ambiente externo, concretamente por tres membranas llamadas meninges.
  • Las células funcionales del sistema nervioso central se agrupan formando dos organizaciones diferentes: la materia blanca y la materia gris.
  • El medio medio de transmisión de la información es a través de unos pequeños orificios situados en el encéfalo y en la médula, dentro de los cuales se encuentra el líquido cefalorraquídeo.

Como vimos anteriormente, el sistema nervioso central está formado por dos estructuras diferentes: el encéfalo y la médula espinal.

1. Encéfalo

El encéfalo es la estructura del sistema nervioso central que se encuentra dentro del cráneo. Este conjunto de órganos domina todos los aspectos corporales, incluidas todas las funciones tanto voluntarias como involuntarias que puede hacer una persona.

Desde el punto de vista anatómico el encéfalo incluye el cerebro, el cerebelo y el tallo cerebral, estando estos también formados por otras estructuras que se explican a continuación.

1.1. Cerebro

Es el órgano más conocido de todo este sistema y también el que posee un tamaño más considerable.

El cerebro está fraccionado en dos grandes hemisferios, el hemisferio izquierdo y el derecho, y en medio de los cuales se encuentra la cisura interhemisférica. Asimismo, estos dos hemisferios se comunican mediante un haz de fibras nerviosas llamadas cuerpo calloso.

El área exterior del cerebro es conocida como corteza cerebral, formada a partir de materia y gris, la cual toma la forma de unos pliegues llamados circunvoluciones. Bajo esta capa de materia gris se encuentra la materia blanca. Además. la sustancia gris también forma parte de otras estructuras como el tálamo, el núcleo caudado y el hipotálamo.

Entre muchas otras funciones, el cerebro es el encargado de procesar la información proveniente de los diferentes sentidos, así como de controlar el movimiento, la cognición, las emociones, la memoria y el aprendizaje.

1.2. Cerebelo

Situado en la parte inferior y posterior del encéfalo, el cerebelo es el encargado de de integrar los procesos sensoriales y motores del cuerpo humano.

Este está conectado a otras estructuras encefálicas y a la médula espinal mediante una infinidad de haces nerviosos, de forma que este consigue participar de toda las señales que la corteza envía al sistema locomotor.

Asimismo, estudios recientes han revelado que es posible que el cerebelo participe en otras funciones, incluidas las relativas al procesamiento cognitivo y del lenguaje, al aprendizaje, e incluso en el procesamiento de otros estímulos sensoriales como la música.

1.3. Tallo cerebral

También conocido como tronco encefálico o tronco cerebral, este se constituye como la mayor vía de comunicación entre el cerebro, la médula espinal y los nervios periféricos. Igualmente, este sistema formada por materia gris y blanca es capaz de controlar diversas tareas como la respiración o el ritmo cardíaco.

Las estructuras que forman parte del tronco encefálico son el mesencéfalo, la protuberancia anular y el bulbo raquídeo, también conocida como médula oblongada.

2. Médula espinal

La médula espinal tiene la fundamental misión de transportar los impulsos nerviosos desde el encéfalo hasta los los 31 pares de nervios del sistema nervioso periférico.

Existen dos vías principales por las cuales transcurre la información:

  • Vía aferente: en la que la información circula desde el tronco, el cuello y las cuatro extremidades hasta el cerebro.
  • Vía eferente: las señales viajan del cerebro al resto del cuerpo.

Asimismo, algunos de sus otros cometidos implican el mando de los movimientos vegetativos e inmediatos.

Sistema nervioso periférico

El sistema nervioso periférico es el responsable de transmitir las señales mediante los nervios espinales y raquídeos, los cuales se encuentran fuera del sistema nervioso central pero tienen el fin de conectarlo con el resto de estructuras y sistemas.

Si seguimos con la clasificación anatómica el SNP se compone de nervios craneales y espinales.

3. Nervios craneales

Los nervios craneales están compuestos por 12 pares de nervios, de ahí que también sean conocidos como pares craneales. Estos se originan en el cerebro y a la altura del tallo cerebral, repartiéndose por el cuerpo mediante unos orificios situados en la base del cráneo, en el cuello, el tórax y el abdomen.

Estos nervios nacen ubicados según la labor que vayan a desempeñar. Aquellos que son encargados de transmitir la información motora viajan por la vía eferente, y tienen su origen en el tallo encefálico.

Mientras que las fibras encargadas de las señales sensitivas y sensoriales, las cuales atraviesan la vía aferente, nacen fuera del tronco del encéfalo.

4. Nervios espinales

Los nervios espinales o nervios raquídeos, son 31 pares de nervios que se responsabilizan de transmitir señales sensoriales, como por ejemplo el tacto o el dolor, desde el tronco y las cuatros extremidades al sistema nervioso central. Además, median en la información de la postura, de la musculatura y de las articulaciones, llevando entonces la información desde el SCN hacia el resto del cuerpo.

Existe otra clasificación del sistema nervioso periférico según la función de cada una de sus vías; separando entre el sistema nervioso somático, responsable de intermediar entre el organismo interno y el medio externo; y el sistema nervioso autónomo o vegetativo, el cual media en las conexiones y comunicación interna del cuerpo.