Pexels

La filosofía es algo difícil de definir, así que también es muy complicado clasificar los diferentes tipos de corrientes filosóficas que existen. Sin embargo, no es tarea imposible

A continuación puedes ver los principales tipos de filosofía y formas de pensamiento que han impulsado el trabajo de buena parte de las mentes pensantes más importantes de la humanidad. Aunque no sirven para describir totalmente la obra de los filósofos, ayuda a entender las ideas desde las que han partido y las finalidades que persiguieron.

Tipos de filosofía según su contenido

La filosofía puede ser clasificada según sus ramas, es decir, a partir de las cuestiones y problemas que se abordan desde ella. En este sentido, la clasificación queda así:

Filosofía moral

La filosofía moral se encarga de examinar el problema de qué es el bien y el mal y qué tipo de acciones son consideradas buenas y malas, y también se reflexiona sobre si existe un criterio único para determinar esto último. Se trata de un tipo de filosofía preocupada con la dirección que deben tener nuestras vidas, ya sea en un sentido general (sin tener en cuenta las características personales de cada uno) o más individual (diferenciando según diferentes tipos de individuos).

Por ejemplo, Aristóteles fue uno de los más destacados filósofos de la moral, y se oponía al relativismo moral de los sofistas porque él sí creía que el bien y el mal eran principios absolutos.

Ontología

La ontología es la rama de la filosofía que se encarga de dar respuesta a esta pregunta: ¿qué existe y de qué manera lo hace? Por ejemplo, Platón creía que el mundo material de lo que podemos ver, tocar y oír solo existe como una sombra de otro mundo situado por encima de este, el mundo de las ideas.

No se trata de una rama de la filosofía tan preocupada por la moral como por lo que, más allá del bien y del mal, existe y da forma a la realidad.

Epistemología

La epistemología es la parte de la filosofía que se encarga de examinar qué es lo que podemos llegar a conocer y de qué modo podemos conocerlo. Es una rama filosófica muy importante para la filosofía de la ciencia, que se encarga de controlar que las afirmaciones que se basan en la investigación científica estén fundamentadas, además de los métodos de investigación científica en sí.

Sin embargo, la filosofía de la ciencia no es lo mismo que la epistemología. De hecho, la primera se centra en los sistemas de conocimiento que aparecen a través de métodos científicos, mientras que la epistemología trata todos los procesos de extracción de conocimiento en general, sean científicos o no.

Tipos de filosofía según su descripción de la realidad

Diferentes clases de filósofos piensan en la realidad de manera distinta: algunos son monistas y otros son dualistas.

Filosofía dualista

En la filosofía dualista se considera que las ideas y la consciencia de la mente humana forma parte de una realidad independiente del mundo material. Es decir, que hay un plano espiritual que no depende del mundo físico. El filósofo René Descartes es un ejemplo de filósofo dualista, aunque él también reconocía una tercera sustancia fundamental: la de lo divino.

Filosofía monista

Los filósofos monistas creen que toda la realidad está compuesta por una sola sustancia. Thomas Hobbes, por ejemplo, plasmó esta idea a través de la afirmación de que el hombre es una máquina, dando a entender que incluso los procesos mentales son el fruto de la interacción entre componentes de lo material.

Sin embargo, el monismo no tiene por qué ser materialista y considerar que todo lo que existe es materia. Por ejemplo, George Berkeley era monista idealista, ya que consideraba que todo está formado por el componente divido del dios cristiano.

En cualquier caso, a la práctica el monismo ha estado ha estado históricamente muy relacionado con el mecanicismo y con el materialismo en general, ya que es una manera de arrinconar cuestiones que muchos pensadores creían demasiado abstractas y poco significativas por ser pura metafísica.

Tipos de filosofía según su énfasis en las ideas

Históricamente, ciertos filósofos han enfatizado la importancia de las ideas por encima de lo que influye el contexto material, mientras que otro han mostrado la tendencia contraria.

Filosofía idealista

Los filósofos idealistas creen que los cambios de lo que ocurre en la realidad aparecen en la mente de las personas, y que luego se extienden modificando el entorno material. Platón, por ejemplo, era un filósofo idealista, porque creía que las labores intelectuales aparecían en la mente "recordando" verdades absolutas que se encuentran en el mundo de las ideas.

Filosofía materialista

La filosofía materialista enfatiza el papel del contexto material y objetivo a la hora de explicar la aparición de nuevas maneras de pensar. Por ejemplo, Karl Marx afirmaba que las ideas son el fruto del contexto histórico en el que nacen y de la etapa de progreso tecnológico asociada a este, y B. F. Skinner acusaba a los idealistas de ser "creacionistas de la mente" al pensar que las ideas nacen de manera espontánea independientemente del contexto en el que viven los individuos.

Tipos de filosofía según su concepción del conocimiento

Históricamente, en este contexto han destacado dos bloques: los filósofos racionalistas y los filósofos empiristas.

Filosofía racionalista

Para los racionalistas, existen verdades a las que la mente humana accede independientemente de lo que pueda aprender acerca del entorno, y estas verdades permiten que se vaya construyendo conocimiento a partir de ellas. De nuevo, René Descartes es un ejemplo en este caso, porque creía que ganamos conocimiento "recordando" verdades que ya van incorporadas en nuestra mente y que son evidentes en sí mismas, como las verdades matemáticas.

En cierto sentido, investigadores como Steven Pinker o Noam Chomsky, que han defendido la idea de que el ser humano tiene formas innatas de gestionar información que nos llega desde fuera, podrían ser vistos como defensores de algunas de estas ideas.

Filosofía empirista

Los empiristas negaban la existencia de conocimientos innatos en los seres humanos, y creían que todo lo que sabemos sobre el mundo surge a través de la interacción con nuestro entorno. David Hume era un empirista radical, al sostener que no existen verdades absolutas más allá de las creencias y suposiciones que hemos aprendido y que nos resultan útiles sin ser necesariamente ciertas.