Drogas y adicciones

​Los 9 tipos de drogadicción y sus características

¿Qué clases de personas enganchadas a las drogas podemos encontrar?

​Los 9 tipos de drogadicción y sus características

Imagen: Pexels

Oscar Castillero Mimenza Oscar Castillero Mimenza Psicólogo

El consumo de sustancias con propiedades psicoactivas, concretamente de drogas de diverso tipo, es un fenómeno muy común en la sociedad actual. Tanto en el caso de sustancias legales como ilegales, resulta relativamente sencillo el acceso a ellas a pesar del grave peligro que muchas de ellas suponen.

El consumo de estas sustancias tiende a causar diferentes efectos en el organismo, provocando desde inhibición y sedación hasta excitación extrema pasando por alucinaciones y otros fenómenos perceptivos. Debido a los efectos que provocan, y en ocasiones a otros factores como la reactividad psicológica ante su prohibición o el hecho de que su consumo sea socialmente aceptado, muchas personas pasan a consumirla de manera cada vez más frecuente.

Con el tiempo, el sujeto va adquiriendo tolerancia a la sustancia en cuestión, necesitando de cada vez más cantidad para lograr los mismos efectos, y lográndose una dependencia hacia la droga. Debido a la elevada prevalencia de consumo y dependencia de sustancias, resulta imprescindible conocer los diferentes tipos de drogadicción y el proceso adictivo, que se proceden a explicar en el presente artículo.

Un pequeño repaso del término: ¿qué es una droga y que es dependencia?

Consideramos droga a toda aquella sustancia que ante su administración en el organismo sea capaz de alterar alguna de las funciones del sujeto. Generalmente provocan sensaciones placenteras en quienes las consumen, pudiendo provocar efectos y daños permanentes en el sistema nervioso y pudiendo producir tolerancia o habituación física y/o psíquica a esta y situaciones de dependencia y abstinencia ante el cese de consumo.

Para considerar que una droga genera dependencia es necesario que el sujeto presente al menos tolerancia a la sustancia, abstinencia ante el cese de su consumo, descontrol en su utilización, perjuicio en ámbitos vitales debido al consumo o al tiempo dedicado a conseguirla y la continuación del consumo a pesar de conocer sus efectos adversos. La dependencia puede provocar que se realicen consumos abusivos que pueden provocar intoxicaciones, y ante la ausencia de sustancia puede conducir a síndromes de abstinencia. Todo ello puede comportar graves efectos tanto en el funcionamiento como en la propia salud del sujeto, pudiendo conducir a la muerte.

1. Tipos de drogodependencia según el tipo de sustancia consumida

Existen muchos tipos de drogas y sustancias psicoactivas, la mayoría empleadas como herramienta terapéutico en el ámbito médico. Sin embargo, una parte de la población emplea algunas de estas sustancias de forma recreativa, a pesar del peligro que pueden suponer para la salud. 

Si bien existen muchas posibles clasificaciones, se puede considerar que las sustancias adictivas pueden dividirse en tres grandes grupos en función del tipo de efectos que presentan en el sistema nervioso. Por consiguiente, estos tres tipos de sustancias pueden crear tres tipos de drogadicción.

1. 1. Psicolépticos o depresores

Estas sustancias se caracterizan por producir una depresión del sistema nervioso, es decir por provocar un descenso en el nivel de activación a nivel cerebral. Conductualmente esto se traduce por sensaciones de calma y relajación física y mental, enlentecimiento, tranquilidad, disminución del nivel de consciencia. En este grupo encontramos el alcohol, el opio y sus derivados (codeína, heroína y morfina), los fármacos tranquilizantes (barbitúricos y benzodiacepinas principalmente) y las sustancias volátiles o inhaladas, como el pegamento.

La dependencia a este tipo de sustancias se caracteriza por la búsqueda de tranquilidad o relajación de ciertas funciones, o incluso puede deberse a efectos de tipo social (el alcohol facilita la desinhibición en algunas personas al disminuir el funcionamiento del lóbulo frontal e inhibir la inhibición).

1. 2. Psicoanalépticos o excitadores

Este tipo de sustancias se caracterizan por producir un aumento de la activación del sistema nervioso, produciendo cambios en la conducta como una mayor excitabilidad, activación motora, distraibilidad y aumento del nivel de consciencia. Dentro de esta tipología de sustancias se encuentran la cocaína, las anfetaminas, las xantinas (entre las que encontramos sustancias como café, té y chocolate, si bien sus efectos son comparativamente menores a las del resto) y la nicotina.

Los sujetos adictos a este tipo de sustancias buscan un aumento de actividad y de sensaciones, así como un aumento de energía.

1. 3. Psicodislépticos o perturbadores

Este tercer grupo de sustancias se caracteriza por modificar la actividad del sistema nervioso, pudiendo producir activación o inhibición y afectando muy especialmente a la percepción. Es común que produzcan engaños perceptivos como alucinaciones y delirios. Los componentes más conocidos de esta tipología de sustancia son el cannabis y los alucinógenos, junto con otros elementos como fenciclidina (inicialmente usado como anestesia en cirugía).

Las personas que consumen estas sustancias suelen ir en busca de nuevas experiencias perceptivas y fenómenos alucinatorios, o bien de un aumento o disminución de la activación (por ejemplo el cannabis se caracteriza por presentar efectos analgésicos y relajantes).

2. Tipos de drogadicción según el tipo de dependencia

Independientemente del tipo de droga consumida, las sustancias psicoactivas actúan en el organismo y con el tiempo éste se acostumbra a su presencia, así como el sujeto consumidor se acostumbra y acaba necesitando los efectos que tiene la sustancia sobre él. 

En este sentido podemos encontrar que una sustancia puede provocar dos tipos de dependencia, a nivel físico y a nivel psíquico.

2. 1. Dependencia física

Este tipo de dependencia se da siempre conjuntamente con la dependencia psíquica. La dependencia física proviene de la habituación del organismo a la presencia de la sustancia, requiriendo-la para mantener el funcionamiento habitual al que el cuerpo se ha acostumbrado y produciendo su ausencia alteraciones físicas como alteraciones gastrointestinales, convulsiones, vómito o cefaleas. 

Es el tipo de dependencia que puede provocar la muerte en procesos de abstinencia, siendo necesario para evitarlo que el cese del consumo se da de modo gradual y controlado.

2. 2. Dependencia psíquica

La dependencia psíquica es un elemento de la drogadicción que influye en la búsqueda incesante del consumo debido a la necesidad de mantener el estado conseguido con el consumo de la sustancia y evitar los efectos adversos del proceso homeostático una vez pasados sus efectos. Aparece la abstinencia.

3. El proceso de de adicción y dependencia

Teniendo en cuenta el tipo de consumo, se puede considerar la existencia de tres fases en el proceso de adicción. Si bien es discutible que todas ellas sean considerables tipos de drogodependencia, presentan características comunes y suponen un proceso que puede derivar en una dependencia real de las sustancias.

3. 1. Consumo ocasional

Consideramos consumo ocasional la administración de una sustancia en situaciones particulares no muy comunes, en un contexto en que no hay un consumo muy prolongando en el tiempo ni se presenta craving o deseo compulsivo de consumo. Esta fase generalmente no es considerada como drogadicción debido a que el individuo no presenta una dependencia continua de una sustancia ni suele buscarla con ansiedad

Sin embargo, se puede considerar como un tipo de drogadicción si cuando se realiza el consumo resulta abusivo y si a pesar de no ser muy frecuente este consumo es repetido en el tiempo y cuando se produce puede generar descontrol. Por ejemplo, los alcohólicos tipo Epsilon se caracterizan por embriagarse en exceso y presentar problemas conductuales, si bien su consumo no es habitual.

3. 2. Situaciones de abuso de sustancias

Con el paso del tiempo el consumo de sustancias puede llegar a conducir a situaciones de abuso de éstas, en las cuales la toma de la sustancia se realiza de forma cada vez más a menudo y en situaciones de diversa índole, habiendo tolerancia y deseando su consumo. 

A pesar de ello el deseo de consumo aún no está presente a un nivel descontrolado y compulsivo, pudiendo pasar sin su presencia. No se considera aún dependencia, pero si no se controla puede convertirse en ella.

3. 3. Situación de drogodependencia

La última fase del proceso adictivo, en personas con drogodependencia el consumo de la droga se realiza de una forma compulsiva, presentando abstinencia en su ausencia y perdiendo en gran parte el control de su consumo, provocando un perjuicio claro en ámbitos como el laboral, social o académico.

4. Según el número de sustancias de las que se es drogodependiente

Todas estas clasificaciones tienen en cuenta la drogadicción en base a diversos criterios tales como las fases de dependencia, el tipo de sustancia o el tipo de dependencia que generan, pero existe un elemento más a tener en cuenta.

Y es que es posible que la situación de drogadicción se dé ante una sola sustancia, pero también se ha observado que en algunos casos un mismo sujeto pueda volverse adicto a más de un tipo de sustancia. Por esto, un tipo más de drogadicción a considerar es la siguiente.

4. 1. Politoxicomanía

Este tipo de drogadicción hace referencia a los sujetos que teniendo una dependencia a una sustancia están realizando el consumo de otra, generalmente debido a la escasez y dificultad a la hora de adquirir la primera. 

Así, la segunda sustancia se vuelve también adictiva para el sujeto, si bien no ha abandonado su adicción a la primera droga.

Referencias bibliográficas:

  • American Psychiatric Association. (2013). Manual diagnóstico y estadístico de los trastornos mentales. Quinta edición. DSM-V. Masson, Barcelona.
  • Belloch, Sandín y Ramos (2008). Manual de psicopatología. Madrid. MacGraw-Hill (vol. 1 y 2). Edición revisada.
  • Kirby, K. C., Marlowe, D. B., Festinger, D. S., Lamb, R. J. y Platt, J. J. (1998). Schedule of voucher delivery influences initiation of cocaine abstinence. Journal of Consulting and Clinical Psychology, 66, 761-767.
  • Santos, J.L; García, L.I.; Calderón, M.A.; Sanz, L.J.; de los Ríos, P.; Izquierdo, S.; Román, P.; Hernangómez, L.; Navas, E.; Ladrón, A y Álvarez-Cienfuegos, L. (2012). Psicología Clínica. Manual CEDE de Preparación PIR, 02. CEDE. Madrid.
Etiquetas: Droga, Adicción, Trastorno
Oscar Castillero Mimenza Oscar Castillero Mimenza Psicólogo

Graduado en Psicología con mención en Psicología Clínica por la Universidad de Barcelona. Actualmente finalizando el Máster de Psicopedagogía por la misma, así como preparando el examen de acceso a las oposiciones P.I.R.

Participa