La filosofía y la obra del brasileño Paulo Freire han dejado una huella muy extensa tanto en la pedagogía como en las ciencias sociales porque han permitido establecer diálogos y reflexiones sobre el desarrollo de la práctica educativa en distintos contextos, especialmente en América Latina.

A continuación describiremos de manera introductoria uno de los conceptos clave de su obra: la Educación Popular.

La educación más allá de la escuela

Los antecedentes de la pedagogía se pueden ubicar desde las primeras etapas de pensamiento filosófico occidental. No obstante, la escuela y la educación como instituciones que tienen como objetivo la socialización de los más jóvenes está principalmente fundamentada en los valores de la época moderna.

En Latinoamérica, las instituciones y las prácticas educativas modernas se consolidaron a finales del siglo XIX junto con otros sistemas económicos y políticos que tuvieron muchas consecuencias, algunas de ellas conflictivas e incluso dolorosas para las poblaciones y los grupos oprimidos.

A partir de ahí se plantearon distintas estrategias, entre las que se encontraban la escuela y la educación pública. Pero su respuesta fue pronto insuficiente, con lo cual se desarrollaron también otras alternativas en el terreno de las ciencias sociales, que en gran medida fueron impulsadas a partir del pensamiento del pedagogo brasileño Paulo Freire.

¿Qué es la Educación Popular?

La Educación Popular es una corriente de pensamiento y de acción, es decir, una orientación teórica y metodológica dentro del área de las ciencias sociales (aunque su aplicación más fuerte ha sido en la pedagogía y en el trabajo social y comunitario), que ha sido muy importante para el desarrollo de programas destinados al sector “popular”.

La palabra “popular” surge de la oposición entre “lo popular” y “lo oficial”, donde “lo popular” hace referencia a una práctica o pensamiento que es opuesto al oficial. Por su parte, “lo oficial”, es una práctica o un pensamiento que es aceptado por una mayoría, aunque generalmente ha sido impuesto y no consensuado.

En términos más prácticos, el concepto de Educación Popular ha sido útil para ejercer una resistencia a los modelos dominantes, no solo educativos sino también políticos y sociales.

En este sentido, es una práctica que busca crear sociedades más justas y más humanas en defensa de los derechos humanos, las identidades, el género, el medio ambiente, (entre otros fenómenos que expresan problemáticas sociales), tratando de modificar el rol de los actores que son poco considerados o que son normalmente considerados como pasivos en los modelos oficiales.

¿De dónde surge? Algunos antecedentes

La Educación Popular se nutre de teorías culturales y comunitarias y se caracteriza por ser una propuesta integral con compromisos políticos y éticos. Está fundamentada en la participación, el diálogo y el reconocimiento de distintos saberes durante la práctica educativa, que se entiende que no solo ocurre dentro de la escuela, si no en distintos espacios.

Está desarrollada a partir de la filosofía y las propuestas de Paulo Freire, quien había hecho un largo recorrido por lugares de América Latina, cuya característica principal era la opresión política.

Freire se había vinculado con distintos movimientos y organizaciones participativas y a partir de ahí se interesó por sistematizar algunas de sus experiencias. Había reconocido la necesidad de fortalecer actores sociales, y de potenciar ambientes de participación y cambios de mentalidades mediante la producción cultural y social.

Algunos de esos proyectos organizativos son, por ejemplo, el Movimiento de Cultura Popular de Recife donde Freire coordinaba el proyecto de Reeducación para Adultos. Así mismo, la corriente de la Educación Popular está influida por distintos fenómenos sociales y políticos que dieron pie al desarrollo de teorías como la teología de la liberación, la teoría de la marginalidad o la promoción popular, especialmente en la década de los 60’s.

La educación como práctica de la libertad

La intención de la Educación Popular es desarrollar estrategias para reforzar y conservar la comunidad; más específicamente la comunicación y la organización política de sectores populares históricamente oprimidos (entendiendo que estas estrategias no deberían imponerse, como tradicionalmente había ocurrido en territorio latinoamericano).

En otras palabras, comprende a la pedagogía como una acción comunicativa que tiene efectos en la construcción de la persona y de lo colectivo.

A partir de ahí, la Educación Popular reflexiona sobre el rol del educador y permite ir más allá de la posición de autoridad o de concebirlo como el único portador del conocimiento válido; sino que entiende al educador como un mediador en el espacio educativo.

Esto permite considerar las contradicciones que la propia práctica educativa genera en el educador, quien constantemente se ve en la necesidad de decidir entre abrirse a la diversidad o utilizar las lógicas de imposición.

Para esta corriente, la educación no es un proceso puramente mecánico, sino que es un proceso que debe tomar en cuenta al sujeto de la educación, es decir, su cultura, sus saberes, su historia, sus expectativas y sus posibilidades para proyectar un futuro. En otras palabras, procura reconocer al otro como un sujeto de saber, y no como un sujeto pasivo.

Uno de los problemas con los que la Educación Popular actualmente se enfrenta es que con frecuencia se ha equiparado con capacitaciones, proyectos o programas desarrollados por ONG pero que vuelven a dejar a los actores sociales como pasivos. Por eso, ha sido un proyecto en constante construcción y debate y que ha inspirado numerosos movimientos sociales, no solo en América Latina sino alrededor del mundo.

Obras relacionadas

Otras obras muy populares de Paulo Freire y que se relacionan de manera importante con la Educación Popular son la Pedagogía de la indignación, Pedagogía del diálogo y conflicto, Política y educación, La cultura popular, La educación popular, La acción cultural para la libertad y otros escritos; y quizá las dos más famosas son la Pedagogía del oprimido y La educación como práctica de la libertad.

Referencias bibliográficas:

  • Santos, M. (2008). Ideas filosóficas que fundamentan la pedagogía de Paulo Freire. Revista Iberoamericana de Educación, 46: 155-173
  • Rodríguez, L., Marín, C., Moreno, S., et al. (2007). Paulo Freire: una pedagogía desde América Latina. Ciencia, docencia y tecnología, 34:129-171.
  • Núñez, C. (2005). Educación popular: una mirada de conjunto. Decisio. Instituto Tecnológico y de Estudios Superiores de Occidente. Cátedra Paulo Freire/Guadalajara México. Recuperado 13 de abril de 2018. Disponible en http://www.infodf.org.mx/escuela/curso_capacitadores/educacion_popular/decisio10_saber1.pdf