El bullying es un fenómeno que, si bien probablemente ha existido desde la antigüedad, no ha recibido gran atención mediática hasta hace relativamente poco tiempo. Estamos ante un acto de maltrato y acoso continuado a lo largo del tiempo que puede llegar a tener efectos devastadores en quienes lo padecen, tanto a nivel físico como psicológico.

A menudo el padecimiento de los niños y jóvenes que padecen bullying permanece oculto bien sea por miedo o vergüenza por parte de éstos, por la ley del silencio que suele ser frecuente en las aulas respecto al tema o incluso la falta de capacidad, herramientas o conocimientos por parte de los adultos responsables para captar o tratar los actos de agresión (desafortunadamente, en algunas ocasiones sin incluso ignorados y minusvalorados). En este artículo se plantean una serie de posibles preguntas sobre el bullying que podrían contribuir a detectar la existencia de casos en el ámbito escolar.

Bullying: el concepto básico

Entendemos por bullying o acoso escolar a todo aquel tipo de relación entre pares en el que se establece una relación de desigualdad en la cual en el que uno o varios sujetos cometen cualquier tipo de acto voluntario que pretenda dañar, vejar o perjudicar de alguna forma a otro u otros individuos. 

El o los agredidos se ven sometidos de alguna forma por los agresores, los cuales actúan de manera persistente a lo largo del tiempo. Estas relaciones abusivas se dan o bien dentro del contexto escolar o bien entre sujetos relacionados por su convivencia en una institución educativa.

Los actos abusivos que se llevan a cabo pueden ser de muy diversa índole y llevarse a cabo tanto de manera directa (atacando al sujeto agredido de manera evidente) como indirecta (promoviendo que sea excluido, desprestigiandolo o vejándolo a través de las redes). El bullying puede incluir agresiones físicas, insultos o vejaciones, robos, marginación activa hacia el menor, publicación y envío materiales en las redes en los que se le critica o se le agrede directamente (incluyendo vídeos), coacción, suplantación de identidad o incluso inducción al suicidio.

En este ámbito resulta importante tener en cuenta que no solo existen agredido y agresor, sino que también hay testigos de los actos que pueden llegar a promover o impedir el acoso o que simplemente no se involucren. También los docentes y la institución educativa, así como también las familias, tienen un importante papel. Se puede trabajar desde muy diferentes perspectivas (siendo prioritarios la prevención y el tratamiento de los casos ya existentes) y con los diferentes agentes implicados. 

Pero para poder trabajar con situaciones de bullying y detenerlas primero es necesario ser capaz de detectar la existencia de casos. Múltiples organismos emplean para ello diferentes tests y preguntas que pueden servir para lograr dicha detección.

Preguntas sobre el bullying

A continuación se establecen una serie de preguntas sobre el bullying las cuales pueden servir para identificar casos de maltrato en la escuela, prevenirlos o bien informarse respecto a las actitudes y creencias respecto al acoso escolar (algunas de las cuales han sido extraídas de tests propuestos por organizaciones como la Consejería de Educación). 

Estas preguntas pueden ser realizadas al conjunto del grupo clase, a alumnos individuales (sean testigos, agredidos o agresores) o incluso a profesores y familiares. Pueden hacerse a través de un cuestionario (a poder ser anónimo) o bien mediante una entrevista individual.

1. ¿Podrías indicarme cómo es estar en tu clase?

Esta pregunta puede emplearse para visualizar el clima general que se respira en la clase y si el menor en cuestión se siente a gusto en ella o no.

2. ¿Cómo te sientes en relación a tus compañeros de clase?

Aunque parecida a la anterior, en esta ocasión se pone el énfasis en la relación del alumno con el resto de de compañeros de la clase. Dependiendo de la respuesta si puede deducir si existen o no problemas concretos en este aspecto.

3. ¿Has notado algún conflicto entre algunos alumnos de tu clase?

Si bien puede ser normal que existan pequeños conflictos entre compañeros, esta pregunta permite que el sujeto evalúe si son frecuentes o si tienen protagonistas frecuentes.

4. ¿Sabes de alguien que haya sido agredido o insultado alguna vez por un compañero o alumno?

Esta pregunta permite que el sujeto indique si alguna vez ha visualizado un caso o si en la actualidad ha podido presenciarlo.

5. ¿Sabes qué es el bullying? ¿Podrías explicarme qué es o ponerme algún ejemplo?

Conocer qué es el bullying es fundamental para poder saber detectar un caso, con lo que el conocimiento del concepto es muy importante. Tanto en alumnos como en docentes.

6. ¿Qué tipos de acoso escolar conoces y que opinas de ellos?

Aunque hoy en día el acoso escolar es un tema del que se suele hablar, en muchos casos no se conoce todo lo que implica o no se considera agresión un acto que en realidad sí lo es (por ejemplo, promover la marginación de una persona en concreto o crear un grupo de WhatsApp para reírse de una persona), considerándose como tal sólo el acoso físico.

7. ¿Crees que es frecuente que se usen las nuevas tecnologías y redes sociales para hacer daño a otras personas?

Hoy en día los niños y jóvenes tienden a estar conectados a las redes cada vez con mayor antelación, y pueden informar de la existencia de casos de acoso derivados de su uso.

8. ¿Conoces algún caso en que un alumno haya sido o sea agredido o insultado frecuentemente, o atacado a través de las redes?

Entrando en materia, el sujeto al que se cuestiona puede contestar e indicar su conocimiento o desconocimiento respecto a casos actuales o pasados.

9. ¿Crees que las agresiones entre alumnos son un problema de este centro?

Los alumnos son los que ven y viven de primera mano estas situaciones, de manera que pueden indicar fácilmente si se lleva a cabo algún tipo de acoso. Esta pregunta también se puede hacer a docentes o a familiares.

10. ¿Alguna vez te ha ocurrido a ti?

Una pregunta directa, pero que permitirá que el niño pueda expresar si ha vivido alguna experiencia semejante o si la está viviendo en la actualidad.

11. ¿En alguna ocasión te has sentido intimidado en clase o te han amenazado?

La intimidación es algo muy frecuente en casos de acoso escolar. Permite también detectar la presencia de actitudes de dominancia en algunos alumnos.

12. ¿En alguna ocasión te han robado o escondido las cosas? ¿Conoces a alguien a quien le haya pasado?

Lo que a algunos alumnos les puede parecer un juego puede esconder la intención de vejar o bien generar un profundo sufrimiento a una persona concreta. En el caso del robo además, se le sustraen bienes o propiedades y en ocasiones con violencia.

13. ¿Hay alguien de la clase tiene un mote?

Los motes degradantes son uno de los tipo de acoso más comunes y frecuentes.

14. ¿Podrías indicarme qué ha ocurrido/ocurrió?

Suponiendo que la respuesta a alguna de las anteriores sea positiva, es importante conocer lo ocurrido.

15. ¿Se trata de algo continuado en el tiempo?

Es necesario identificar si el problema o agresión se dio en un momento concreto o es algo frecuente, o bien si sigue estando vigente.

16. ¿Podrías indicarme cuando y donde empezó el problema?

Suponiendo que la respuesta a alguna de las anteriores sea positiva, contextualizar la situación puede ayudar a trabajar y a comprender cuán instaurado está el problema o el tipo de acoso sufrido.

17. ¿Cómo crees que se sentiría alguien en esa situación?

En esta pregunta se busca que la persona a la que se pregunta intente ponerse en lugar de alguien que sufre acoso. Puede resultar preventiva al hacer reflexionar sobre la situación de los agredidos.

18. ¿Qué consecuencias crees que puede tener sufrir acoso escolar para quien lo padece?

En este caso se evalúa el conocimiento de las consecuencias del acoso escolar para el principal afectado, las cuales a menudo son solo conocidas parcialmente o ignoradas.

19. ¿Alguna vez has visto a alguien grabar o hacer fotos a otro sin su permiso? ¿Qué piensas al respecto?

Esta pregunta permite obtener información respecto al uso de material audiovisual en contra de la voluntad del sujeto grabado o fotografiado.

20. ¿Alguna vez has visto alguna publicación o grupo en Internet en que se rían de un compañero?

El ciberbullying es una forma de acoso escolar que resulta cada vez más prevalente hoy en día, y preguntas como ésta pueden ayudar a detectar casos.

21. ¿Cómo te sientes/sentirías cuando/si te ocurriera esto a ti? ¿Y si vieras como le ocurre a otra persona?

La expresión de emociones y pensamientos al respecto permite informar de la posible vivencia de acoso o bien que empatice con aquellos que lo padecen. Además de que puede impulsarse a relatar experiencias propias o visualizadas y detectar casos, puede servir de manera preventiva.

22. ¿Qué crees que piensa alguien que acosa a otros?

Ponerse en la piel tanto del acosado como del acosador puede permitir una mejor detección de fenómenos y situaciones vinculadas al acoso. Asimismo, conocer los motivos del acosador puede servir para que el bullying sea frenado por los propios compañeros de clase.

23. ¿Qué haces/harías cuando/si esto sucede?

Tanto si el individuo ha sufrido o visto a otro sufrir acoso escolar, dar respuesta a esta pregunta permite establecer el debate respecto a maneras de actuar en dicha situación. Además en el caso de que estemos ante un caso confirmado nos permite ver qué ha intentado hacer el menor y si ha provocado algún efecto o no.

24. ¿Qué crees que tendría que suceder para que se solucionara el problema?

Esta pregunta puede permitir que el individuo al que se le pregunta indique posibles maneras de darle solución y que se ponga en el lugar de otras personas

25. ¿Por qué crees que algunos alumnos maltratan a otros? / ¿Por qué crees que ha ocurrido?

Esta pregunta puede hacer reflexionar sobre los aspectos que provocan el maltrato, cosa que puede ser útil de cara a prevenir un caso o de que un agredido o agresor expresen lo que consideran es el motivo del bullying

26. De cara a solucionar este tipo de casos es importante pedir ayuda. ¿Se lo has contado / contarías a alguien? ¿Y si fuera algo anónimo?

Es importante hacer entender la importancia de que los actos de acoso sean denunciados o se informa respecto a ellos de cara a poder actuar. Asimismo en algunos casos no se hace por miedo a represalias, por lo cual podría ser de utilidad establecer algún tipo de mecanismo de denuncia anónimo.

27. ¿Estarías dispuesto a hacer algo para ayudar a la persona que sufre acoso?

Esta pregunta permite revelar si el sujeto al que se pregunta ha hecho o haría algo para de cara a no permitir una situación de acoso o sí informaría en caso de presenciar un acto de estas características.

28. ¿Tienes alguna duda respecto a lo que hemos trabajado o hay algo que quieras añadir?

Aún si inicialmente no se contesta en el momento en que se hace la pregunta inicial es posible que antes de acabar la conversación un testigo o un sujeto que sufre acoso decida contar lo que ha visto o vivido, con lo que crear un espacio para que se exprese puede ser de gran ayuda.

Referencias bibliográficas:

  • Castillero, O. (2017). Ciberbullying: Acoso en la red. Análisis y propuesta de intervención. Universidad de Barcelona.
  • Salmivalli, C.,Kaukiainen, A. & Lagerspetz, K. (2000).Aggression and sociometric status among peers: Do gender and type of aggression matter. Scandinavian Journal of Psychology. 41, 17-24.
  • Síndic el Defensor de les Persones. (2006). Convivència I conflictes als Centres educatius. Informe Extraordinari. Barcelona: Síndic de Greuges de Catalunya.