Medicina y salud

Hernia de hiato: tipos, síntomas, causas y tratamiento

Esta enfermedad aparece cuando una parte del estómago sobresale por un orificio del esófago.

Hernia de hiato: tipos, síntomas, causas y tratamiento
Oscar Castillero Mimenza Oscar Castillero Mimenza Psicólogo en Barcelona | Redactor especializado en Psicología Clínica

Nuestro sistema digestivo es una de las partes más importantes de nuestro organismo, pues nos permite obtener los nutrientes necesarios para la supervivencia. Uno de los principales órganos de éste sistema es el estómago, siendo el primero de los órganos digestivos situado por entero dentro del abdomen. 

Para llegar a él la comida debe pasar por el esófago, el cual debe atravesar el diafragma a través de un orificio denominado hiato esofágico. Sin embargo en algunos casos ocurren problemas como la conocida como hernia de hiato, en la que parte del estómago atraviesa dicho orificio y provoca diferentes problemas y dolores.

La hernia de hiato: concepto y síntomas principales

Tal y como hemos comentado, el hiato esofágico es un pequeño orificio en el diafragma que permite que el esófago lo atraviese y llegue al estómago, situado debajo del diafragma. En condiciones normales es el esófago el que lo atraviesa, manteniendo el diafragma separados los órganos torácicos de los abdominales. Sin embargo, en ocasiones surge un problema lo que viene a denominarse como hernia de hiato.

La hernia de hiato o hernia hiatal es una condición médica en la que una parte del estómago sobresale a través del hiato esofágico, quedando una porción de él en el tórax. Se trata de un problema relativamente frecuente que puede generar diferentes síntomas, aunque también puede darse de forma asintomática. Esta condición médica suele ser más frecuente personas de entre cuarenta y sesenta años de edad, aunque también puede aparecer a otras edades.

En los casos en que aparecen síntomas suele ser frecuente que se manifieste malestar o sensación de ardor que puede llegar hasta la garganta conocido como pirosis, dolor, disfagia o dificultades para tragar, posible regurgitación de la comida, y reflujo gastroesofágico. Es posible que aparezcan dificultades respiratorias y obstrucciones en el esógafo.

Si bien en muchos casos se trata de algo leve que no puede incluso no generar síntomas, la hernia de hiato puede llegar a ser peligrosa si no se trata, debido a que pueden surgir determinadas complicaciones. Estas complicaciones pueden ser una perforación gástrica, la muerte de tejido del tubo digestivo por necrosis, complicaciones respiratorios o incluso que los pulmones absorban parte del contenido estomacal. En ocasiones también se produce sangrado, visible en heces negras o rojas o en vómitos con sangre, es también preocupante. 

Por último, se puede producir un debilitamiento de las paredes del esófago y estómago que pueden culminar en esófago de Barret, condición que puede llegar a aumentar la probabilidad de sufrir cáncer.

Tipos de hernia de hiato

Se han elaborado varias clasificaciones respecto a diferentes subtipos de hernia hiatal, observándose diferentes tipos.

1. Hernias por deslizamiento o deslizantes

Se trata del tipo de hernia de hiato más habitual. Este subtipo se caracteriza porque la unión gastroesofágica (la parte en que esófago y estómago se unen) y una parte del estómago llamada cardias (la parte más superior y conectada a dicha unión) protruyen y atraviesan el diafragma, quedando localizadas en el tórax, debido a que el ligamento que debería mantener en su sitio la unión gastroesofágica no tiene fuerza suficiente.

2. Hernia paraesofágica o rodante

En este subtipo de hernia hiatal una parte del estómago que no es el cardias protruye a través del hiato, el cual suele tener un tamaño mayor de lo habitual. El cardias y la unión gastroesofágica están en su sitio, pero parte de la zona superior del estómago sobresale por el hiato formando como un pequeño bulto paralelo al esófago.

3. Hernia de hiato mixta

Este subtipo de hernia de hiato supone la unión de las características de las dos anteriores.

4. Hernia de tipo 4

Este tipo de hernia aparece cuando es otra víscera la que protruye a través del hiato, como el colon o el bazo. Pueden o no estar acompañadas por parte del estómago.

5. Estómago invertido

Esta condición es rara y extrema y puede generar graves problemas de salud. En ella, la totalidad del estómago se encuentra en el tórax.

Causas de la hernia hiatal

El motivo por el que una parte del estómago sobresale por el hiato puede variar en gran medida. En algunos casos es posible encontrar que existen malformaciones o condiciones congénitas que lo provocan o facilitan (por ejemplo, algunas personas tienen el hiato mucho más grande lo habitual).

Sin embargo, en su mayoría se considera que este tipo de problema tiene una causa adquirida. Una posible explicación se encuentra en la pérdida de flexibilidad y fuerza de los ligamentos y musculatura del diafragma con la edad.

Otra posible causa la encontramos en la realización de esfuerzos excesivos en la musculatura abdominal o del propio diafragma. Por ejemplo personas con problemas digestivos que tienen que hacer grandes esfuerzos para defecar o personas con tos persistente, fuerte y crónica pueden llegar a provocar el movimiento y la protrusión del estómago.

También la realización de determinadas cirugías puede hacer que el hiato se expanda. Igualmente puede ocurrir ante la obesidad o el embarazo si la presión en los músculos abdominales aumenta.

Tratamiento

El tratamiento a aplicar en cada cas de hernia de hiato va a depender en gran medida de la situación de cada individuo. En caso de que existe reflujo gastroesofágico (trastorno con el que suele ser común que exista comorbilidad) esta condición deberá ser también tratada.

En algunos casos es posible que no se requiera tratamiento, si bien es recomendable realizar dieta en la que se lleven a cabo comidas poco abundantes en las que se eviten frituras, grasas, picantes, alcohol y productos que aumenten la acidez o produzcan gases a la vez que se aumentan las comidas con poca grasa y productos que regulen el PH, como el yogur y algunos tipos de lácteos.

Algunos individuos requieren del uso de diferentes tipos de fármacos como los antiácidos para lograr que se reduzca la acidez estomacal, inhibidores de histamina-2 o inhibidores de la bomba de protones.

En los casos más graves puede ser necesario realizar cirugía que permita recolocar los órganos afectados a la par que se reconstruye el hiato y se crean medidas que permitan regular la presión intraabdominal.

Referencias bibliográficas:

  • Pérez, J.J.; Viscarra, J.F.; y Ríos, C.G. (2017). Hernia hiatal: un desafío diagnóstico y terapéutico. A propósito de un caso. Médicas Vis, 30 (2): 83-88.
  • García, M. y Duménigo, O. (2002). Hernia hiatal mixta. Reporte de un caso. Revista Cubana de Cirugía, 41 (2). Ciudad de la Habana.
Etiquetas: Medicina, Trastorno, Terapia
Oscar Castillero Mimenza Oscar Castillero Mimenza Psicólogo en Barcelona | Redactor especializado en Psicología Clínica

Graduado en Psicología con mención en Psicología Clínica por la Universidad de Barcelona. Actualmente finalizando el Máster de Psicopedagogía por la misma, así como preparando el examen de acceso a las oposiciones P.I.R.