Medicina y salud

​Tipos de cáncer: definición, riesgos y cómo se clasifican

Una enfermedad grave que, desgraciadamente, tiene una gran incidencia en Occidente.

​Tipos de cáncer: definición, riesgos y cómo se clasifican

Imagen: Pixabay

Juan Armando Corbin Juan Armando Corbin Psicólogo de las organizaciones

El cáncer, desafortunadamente, es una enfermedad de la que se habla con mucha frecuencia en la actualidad. Según estima la Sociedad Española de Oncología Médica (SEOM), en el año 2015 se diagnosticaron 220.000 casos nuevos en el territorio español. 

Asimismo, la misma institución afirma que el futuro es alarmante, pues teniendo en cuenta las previsiones de Naciones Unidas (ONU), se calcula que en 2020 se diagnosticarán 246.713 casos nuevos de cáncer en España, 97.715 en mujeres y 148.998 en hombres.

¿Qué es el cáncer?

Nuestros cuerpos están hechos de millones de billones de células, que son tan pequeñas que solo pueden verse a través de un microscopio. Estas células se agrupan para formar los tejidos y órganos de nuestro organismo, y entre ellas encontramos una gran diversificación pues realizan distintas funciones. Con esta complementación cubren las necesidades vitales de un organismo, como por ejemplo el mantenimiento de la estructura corporal, la nutrición y la respiración.

El cáncer ocurre cuando las células normales se transforman en cancerígenas, es decir, se multiplican de forma descontrolada e invaden órganos o tejidos adyacentes.

Tipos de cáncer

El cáncer puede empezar en cualquier parte del cuerpo y reciben el nombre y se clasifican dependiendo de distintas características. Pero, ¿qué tipos de cáncer hay? A continuación te los explicamos.

A) Tipos según su pronóstico (benigno o maligno)

Aunque muchas personas piensen que la palabra cáncer y el término tumor son lo mismo, no lo son. Los tumores pueden ser benignos o malignos. Si el tumor es benigno, las células se multiplican de forma descontrolada pero sin extenderse a otras partes del cuerpo. El tumor benigno no suele representar riesgo para la vida del paciente, pero de no ser tratado a tiempo, podría convertirse en tumor maligno o canceroso.

El tumor maligno o cáncer ocurre cuando las células descontroladas se extienden a otras zonas del cuerpo, lo que recibe el nombre de metástasis.

B) Tipos de cáncer según el origen

Según el origen, los cánceres reciben nombres concretos. Por ejemplo:

  • Cáncer de mama o pecho
  • Cáncer de pulmón
  • Cáncer de colon
  • Cáncer de próstata
  • Cáncer de riñón

C) Según el tipo de tejido

La Clasificación Internacional de Enfermedades para Oncología (CIE-O) lleva usándose durante prácticamente 25 años y es considerada una herramienta de pronóstico y diagnóstico para codificar los tumores y cánceres. 

Teniendo en cuenta la tercera edición de este manual, existen seis tipos de cáncer:

1. Carcinoma

Este es el tipo más habitual de cáncer, y tiene su origen en la capa epitelial de las células. Estas células son las que forran la superficie entera del cuerpo así como las estructuras internas y las cavidades. Los carcinomas pueden tener lugar en distintas partes del cuerpo, por ejemplo, el pulmón, el pecho, la próstata y el colon

Existen distintos tipos de de carcinomas:

  • Carcinoma embrionario: tiene su origen en las células de los testículos y los ovarios.
  • Carcinoma in situ: todavía no está en fase inicial ni se ha extendido. Se eliminan con cirugía.
  • Carcinoma de origen desconocido: no se conoce su lugar de origen.
  • Carcinoma invasivo: es aquel que ha invadido otras zonas. Recibe el nombre de carcinomatosis.

2. Sarcoma

El sarcoma es un tumor maligno de los tejidos conjuntivos, entre los que se incluyen: los músculos, los huesos, el cartílago y la grasa.

Dependiendo del origen, existen distintos subtipos de de sarcoma:

  • Osteosarcoma: sarcoma óseo
  • Condrosarcoma: sarcoma del del cartílago
  • Leiomiosarcoma: afecta a los músculos lisos
  • Rabdomiosarcoma: impacto en músculos esqueléticos
  • Mesotelioma: afecta al tejido que reviste los pulmones y la cavidad torácica (pleura), al abdomen (peritoneo) o el saco que contiene al corazón (pericardio)
  • Fibrosarcoma: afecta al tejido fibroso
  • Angiosarcoma. tiene su efecto en los vasos sanguíneos
  • Liposarcoma: sarcoma que afecta al tejido adiposo o graso
  • Glioma: se origina en el cerebro o en la médula espinal. Surge a partir de células gliales
  • Mixosarcoma: Se produce en el tejido conectivo embrionario primitivo)

3. Mieloma

El mieloma o mieloma múltiple es un tumor cancerígeno se origina en las células plasmáticas de la médula. Las células plasmáticas normales son un componente importante del sistema inmunológico, ya que éste se compone de varios tipos de células que actúan juntas para luchar contra las enfermedades e infecciones. Por ejemplo, los linfocitos.

4. Leucemia

La leucemia es un tipo de cáncer de sangre que afecta cada año a unas 5.000 personas en España. La leucemia ocurre cuando distintas algunas células se vuelven cancerosas afectando a la médula ósea. Aunque podría parecer que la leucemia y el mieloma (explicado en el punto anterior) son lo mismo, en realidad no es así.

Incluso, es posible que surjan más dudas al escuchar el nombre de un tipo de leucemia llamado leucemia mieloide. Pues bien, el mieloma múltiple y la leucemia mieloide implican diferentes tipos de células. A pesar de que las células afectadas en la leucemia también se generan en en la médula ósea, éstas no son células plasmáticas.

Las leucemias pueden clasificarse en base a distintos criterios:

  • En base a su historia: “de novo”, al no existir un proceso anterior; y “secundarias”, cuando existe un proceso previo (por ejemplo, enfermedad sanguínea) que deriva en leucemia.
  • En base a la transformación y velocidad: “leucemia aguda”, si el desarrollo es rápido; y “leucemia crónica”, es decir, de progresión lenta.
  • Según su lugar de origen: “linfoblásticas”, afectan a los linfocitos; y “mieloblásticas” (mieloide o mielocítica), que afectan a la célula precursora de la serie mieloide o serie roja, como los glóbulos rojos y las plaquetas.

5. Linfoma

Si podían existir dudas entre la leucemia y el mieloma, también pueden resultar confusos los términos linfoma y leucemia. Pero la leucemia suele llamarse cáncer líquido porque afecta a la sangre, en cambio, los linfomas son conocidos como cánceres sólidos, pues se originan en los ganglios linfáticos.

Los linfomas se clasifican de dos maneras: Linfoma de Hodgkin y Linfomas no hodgkinianos. Estos tipos de linfomas son diferentes en cuanto al comportamiento, la propagación y el tratamiento.

6. Tipos mezclados

Estos tumores cancerígenos se caracterizan por la presencia de dos o más componentes cancerígenos. Son poco frecuentes y pueden ser causados por un mal pronóstico. Un cáncer de tipo mezclado es, por ejemplo, el carcinosarcoma, una mezcla de carcinoma y sarcoma. Es decir, es un cáncer del tejido epitelial y a la vez conjuntivo, óseo, cartilaginoso o graso. Ahora bien, existen otros “cánceres de tipo mezclado” poco frecuentes, como el tumor mesodérmico mezclado, carcinoma adenosquamous o el teratocarcinoma.

D) Tipos según el grado

Según el grado de evolución, el cáncer puede clasificarse en 4 niveles. Cuanto mayor diferenciación o anormalidad y mayor o menos velocidad de la evolución, mayor número de grado.

Los grados de esta clasificación, propuesta por la Organización Mundial de la Salud (OMS), “deben ser considerados como grados de malignidad y no como etapas de malignización, de manera independiente de si ciertos tumores de grado III o IV son el resultado de una transformación maligna de un tumor preexistente”, según explica esta institución. Por lo tanto, según el grado, la OMS clasifica los tumores en:

1. De bajo grado o evolución lenta

Según tengan o no un carácter circunscrito

  • Grado I: de evolución lenta y límites circunscritos. Mejor pronóstico que los de grado II
  • Grado II: de evolución lenta pero con límites difusos y extensión imprecisa. Menor pronóstico que los de grado I

2. De alto grado y crecimiento rápido

Según la evolución del pronóstico y el grado de anormalidad.

  • Grado III: Los focos anaplásticos (células poco diferenciadas o indiferenciadas) le adjudican la etiqueta de grado III a un tumor ya existente, es decir, que era de bajo grado.
  • Grado IV: es el más grave y las células indiferenciadas ocupan la totalidad gran parte o en la totalidad del tumor. 
Etiquetas: Medicina
Juan Armando Corbin Juan Armando Corbin Psicólogo de las organizaciones

Licenciado en Psicología por la Universidad de Buenos Aires. Máster en Recursos humanos y experto en comunicación empresarial y coaching. Posgrado en Nutrición y Alimentación Sanitaria y Social por la UOC. Especialmente interesado en el bienestar y el deporte.

Participa