Pexels

La nuestra es una sociedad cada vez más individualista, en la que se dedican grandes esfuerzos a diferenciarse de la multitud. Parte de estos esfuerzos, que algunas personas han pasado a llamar "postureo", pasa por fingir un estudiado desprecio por el resto de las personas en general.

Sin embargo... ¿hasta qué punto esta misantropía es verdadera o solo una fachada?

¿Qué características presentan los misántropos?

La misantropía es una disposición psicológica que está definida por el rechazo y el menosprecio a la especie humana en general. De hecho, etimológicamente este término significa odio al ser humano.

Es decir, que las personas misántropas no sienten aversión por un grupo específico de personas, por amplio que sea, sino por todo el colectivo de personas humanas en general, incluyendo a los individuos que no se conoce y que no se va a conocer. La misantropía es, por decirlo de algún modo, lo contrario a la filantropía.

Ahora bien, una cosa es la teoría y otra es la práctica. ¿Cuáles son las características concretas que son propias de las personas misántropas? A continuación quedan enumeradas en una lista las principales. Sin embargo, hay que tener en cuenta que ninguna de ellas por separado convierte a la persona que la presenta en misántropa, sino que esta actitud se da cuando varias de ellas están presentes.

1. Manipulan sin remordimientos

Las personas misántropas no tienen por qué permanecer aisladas todo el día, ya que saben que manipulando a otras personas pueden obtener recompensas. En este sentido, la misantropía está relacionada con los rasgos asociados a la psicopatía, ya que si pueden obtener beneficios personales explotando a otros, no hay un obstáculo moral que se lo impida.

2. Muestran sadismo

Una persona misántropa no muestra piedad, porque el sufrimiento ajeno no está relacionado con lo moralmente malo de por sí, a no ser que tenga como consecuencia algo que le perjudique a uno mismo. Esto hace que el hecho de generar malestar o dolor en los otros, a veces, sea visto como un juego, un espacio de posibilidades con el que se puede llegar a experimentar.

3. Se creen superiores

Esta es una creencia totalmente subjetiva que no depende de las habilidades o de los conocimientos que tengan los demás. Para los misántropos todas las personas en general son despreciables a priori, así que las destrezas que puedan tener son irrelevantes. El simple hecho de ser otras personas hace que el misántropo aliene su capacidad para sentir y para ser entidades con humanidad. Ocurre algo parecido a lo que sentiría alguien que juega a videojuegos por los personajes que aparecen en estos.

4. Su tiempo libre lo pasan a solas

Cuando no se está trabajando o llevando a cabo una estrategia con metas a largo plazo, las personas misántropas invierten una gran parte de su tiempo de ocio en actividades que pueden ser realizadas a solas o en compañía de animales no humanos. El motivo de esto es que la compañía de los demás no resulta algo agradable de por sí, y puede llegar a ser una molestia.

5. Menosprecian las normas

Las personas misántropas conciben las normas como un código de conducta que solo existe para beneficiar a la sociedad en general, pero para ellas este objetivo no tiene valor.

6. No sienten pena por la marcha o la muerte de los demás

En algunos casos, el círculo social de personas por el que sí se puede experimentar lástima se reduce a la familia, y en algunos casos ni siquiera existe un grupo que genere especial simpatía. La muerte puede llegar a verse como algo liberador.

7. Miran con desprecio la política

La política es un esfuerzo por gestionar los problemas sociales, y estos últimos no son del interés de las personas misántropas. Por eso consideran una pérdida de esfuerzos y de tiempo la participación política a no sere que esta se ejerza para evitar amenazas concretas nacidas en la propia política, y abogarán por la no intervención de las instituciones públicas. Son defensoras de la idea de que "cada palo aguante su vela".

8. No entienden los espacios de participación ciudadana

Por el mismo motivo de antes, las personas misántropas no llegan a entender el sentido de las fiestas, de los rituales colectivos y de las formas de participación y organización política fuera de las instituciones. Se considera que nada bueno puede surgir de la organización conjunta de varios seres humanos.

9. Construyen su propia moralidad

Las personas misántropas muy rara vez estructuran su moral adoptándola de formas éticas ya consensuadas, como por ejemplo la moral cristiana. En vez de eso, se construyen un sistema de valores y una escala ética a su medida, empezando desde cero.

10. Su forma de expresar las emociones es solitaria y aislada

Las personas misántropas sí experimentan emociones, pero estas quedan plasmadas en actos solitarios, que no necesitan de la participación de los demás para poder desarrollare. Por ejemplo, al experimentar sentimiento de pérdida no se abrazan a alguien para llorar. Lo sentimental y emocional es algo que termina en uno mismo, y por consiguiente no involucra a los otros (en ocasiones puede llegarse a mantener las apariencias por interés personal).

11. Pueden llegar a amar a otros seres vivos

La misantropía consiste en un desprecio que se limita a lo que se percibe que son seres humanos. Eso significa que sí se puede sentir apego por otros animales, a los que en muchas ocasiones se llega a idealizar atribuyéndoles toda clase de características psicológicas positivas y relativizando las acciones dañinas que realizan.

12. Su sentido del humor es negro y retorcido

Buena parte de su sentido del humor consiste en situaciones imaginarias en las que se producen ataques, abusos o humillaciones. Rara vez es un sentido del humor basado en la identificación conjunta con situaciones cotidianas, sino que se fundamenta en escenas descabelladas y, en ocasiones, aberrantes.

13. Disfrutan fácilmente de actos de violencia real o ficticia

La imaginería de las personas misántropas está bien surtida de violencia y, en general, de situaciones en los que los seres humanos son tratados como objetos que está permitido romper. El motivo, tal y como ocurre con muchas optras características de las personas misántropas, es que desde una perspectiva moral no hay razones para no hacerlo, y en cambio quebrantar esas normas sociales genera un placer vinculado al traspasar la línea de lo prohibido.

14. Tienden a ser arrogantes

Cuando pueden, se muestran arrogantes ante los demás. No les importa humillar a otras personas señalando sus defectos o llegando a inventárselos y exagerarlos.