Una mirada a nuestros miedos e ilusiones asociadas al amor. Pedro Ribeiro Simões.

Las relaciones de pareja no solo se basan en el amor. Además, van siempre de la mano de una serie de compromisos y esfuerzos orientados a crear un clima de mutua confianza. Y esto, a su vez, hace que aparezcan expectativas acerca de lo que sucederá en el futuro en esa relación.

Ahora bien, hay ocasiones en las que las expectativas en el amor no se ajustan a la realidad, ya sea porque se basan en un optimismo injustificado, o porque nos hacen caer en algo que casi puede ser considerado paranoia y miedo al abandono. Saber analizar si se ajustan a la realidad o no es uno de los elementos más importantes para que el vínculo amoroso se mantenga, en caso de que ya se tenga pareja, o para corregir ciertas actitudes si no se cuenta con una relación amorosa estable.

¿Qué son las expectativas en las relaciones de pareja?

En el mundo de las relaciones amorosas, la expectativas son el conjunto de creencias que delinean un futuro esperado o probable en lo que respecta a la convivencia y el acompañamiento mutuo con personas reales o imaginadas (en el caso de que se piense en una pareja que aún no se ha encontrado).

Así pues, no se limitan a ser un conjunto de ideas “guardadas” en el interior del cerebro de cada uno de los amantes, sino que están afectando constantemente a la forma en la que las personas que participan del vínculo afectivo interactúan entre sí día a día, aunque no se hable de forma explícita acerca de los planes de futuro.

Es por ello que es vital ver hasta qué punto estas expectativas son compatibles y encajan entre sí, o hasta qué punto esas ideas no son demasiado exigentes con lo que la vida nos ofrece. Hay que tener en cuenta que estas expectativas no son solo acerca de cómo será o podría ser la persona enamorada de nosotros, sino también el contexto material en el que tendrá lugar la relación. Por ejemplo: ¿es sensato esperar una vida en pareja llena de lujos si en el presente no se gana dinero? Probablemente no.

A continuación examinaremos, dependiendo de si son expectativas en el amor existiendo ya una relación o no, de qué manera podemos ajustarlas a lo sensato. En primer lugar, empecemos por el caso de quienes tengan ya un vínculo amoroso correspondido.

Cómo valorar las expectativas en el amor si ya tienes pareja

Sigue estas pautas para llegar a una comprensión lo más objetiva posible, ten en cuenta estas ideas clave en tu día a día.

1. Analiza las causas de los posibles miedos

Muchas veces, la incertidumbre hace que tengamos miedo a sentirnos frustrados depositando demasiadas esperanzas en una relación. Está claro que cada caso es único, pero a pesar de ello es posible valorar una serie de criterios objetivos para asegurarnos de que realmente hay causas razonables parar dudar.

En primer lugar, empieza pensando en tu situación y creando una lista. En segundo lugar, piensa en hasta qué punto son miedos asociados a indicios reales o imaginados, probables o no. Puedes ordenarlos siguiendo este criterio, y valorar la importancia que para ti tiene cada uno.

2. Piensa en tu autoestima

Algunos temores pueden surgir no de las características de la relación en sí, sino de la autoestima. Esto es muy frecuente en personas que tienen un concepto poco amable de sí mismas y creen que serán abandonadas porque no valen mucho. Detectar en esta causa el problema ya es un gran avance, y la terapia psicológica suele ayudar.

3. ¿Has fantaseado demasiado?

Hay ocasiones en los que el hecho de entrever un futuro muy feliz hace que nos obsesionemos con esas ideas, y pasemos a hacer que nuestra propia felicidad depende de ella. A su vez, aparece el temor a no alcanzar esa meta.

Por eso, reflexiona sobre si realmente, en caso de tener en mente un mañana marcado claramente por una felicidad muy superior a la del presente, hay motivos para asumir que esto será así, y qué estás haciendo para conseguirlo.

4. Habladlo

La puesta en común de estas ideas resulta crucial. Hablar de vuestras ilusiones y vuestros miedos puede resultar algo estresante, pero es necesario si existen sospechas de un desajuste en este aspecto. Eso sí, es crucial hacerlo desde una óptica constructiva.

Y si estás en la soltería…

A la hora de revisar tus expectativas de amor estando soltero o soltera, sigue estos consejos.

1.. ¿Tienes un filtro muy marcado? Revísalo

A veces, descartamos la posibilidad de iniciar relaciones con ciertas personas simplemente porque no cumplen una o varias características muy delimitadas. ¿Tiene esto sentido?

2. ¿Estás intentando dar una imagen que no es real? No lo hagas

Hay quien espera tener relaciones amorosas atrayendo al perfil de novio o novia ideal comportándose de una manera que se supone que atrae a ese tipo de personas. Se trata de una impostura que a la práctica no lleva a ningún lado.

3. ¿Has asumido la soledad? Cuestiónala

Nadie tiene por qué estar solo o sola, si bien ciertas personas lo tienen más fácil para llamar la atención del resto Pero el derrotismo hace que efectivamente el resto de personas no perciba ningún interés en uno mismo.