Estos son los giros del cerebro más importantes. Wikimedia Commons.

Son muchos los pliegues que tiene nuestro cerebro, concretamente nuestra corteza cerebral. Los llamados giros cerebrales son junto con los surcos que los acompañan una de las cosas que más llama la atención cuando observamos un encéfalo desde el exterior, dándole una apariencia arrugada que sin embargo permite que la materia cerebral puede ser una masa compacta.

Estos giros no son meramente estéticos: como materia cerebral que son, participan en las diversas funciones que lleva a cabo nuestra corteza. En este artículo veremos qué son los giros cerebrales y repasaremos las características de algunos de los más conocidos.

¿Qué es un giro cerebral?

Empecemos con una definición de lo que es un giro cerebral. Denominamos giros cerebrales al conjunto de pliegues visible en nuestra corteza cerebral, generados al doblarse sobre sí misma al desarrollarse el encéfalo y permitiendo que el cerebro sea de mayor tamaño, haciendo que el espacio que ocupa sea mucho menor de lo esperable en caso de haber estado extendido.

También denominados circunvoluciones, los giros cerebrales serían la parte del pliegue que sobresale, siendo las partes que quedan hacia el interior los surcos. Estas estructuras se van formando a lo largo del desarrollo cerebral del feto, no poseyéndolos desde un principio. Poco a poco van a ir observándose más y más, hasta poder observar su presencia a lo largo de toda la corteza cerebral.

Se trata de protusiones de materia cerebral, concretamente de materia gris. Ello implica que los giros cerebrales están formados principalmente por células gliales y somas de neuronas, los cuales son la parte de la neurona que emite la información que posteriormente será enviada a través del axón hacia la siguiente neurona u órgano diana.

Principales giros cerebrales

Teniendo en cuenta que ocupan toda la superficie de la corteza cerebral debemos considerar que existe una gran cantidad de giros cerebrales. Cada uno de ellos tiene diferentes funciones en el sistema. A continuación vamos a comentar algunos de los más importantes y conocidos, si bien hay que tener en cuenta que existen muchos más de los que se van a presentar en este artículo.

1. Giro precentral

También llamado circunvolución prerrolándica, este giro se encuentra situado por delante de la cisura de Rolando (es decir, se encontraría más hacia el rostro que dicha cisura). La materia cerebral que de ella forma parte corresponde al área motora primaria.

2. Giro postcentral

Al contrario que el precentral, el giro postcentral se encuentra situado después o de manera posterior a la cisura de Rolando. En esta ocasión, estaríamos ante un giro cerebral que formaría parte de la corteza somatosensorial primaria, vinculándose a la percepción somática y a la sensibilidad corporal.

3. Giro dentado

Circunvolución presente en la parte inferior del lóbulo temporal y que forma parte de la formación hipocampal, conectándola con el resto de la corteza. Concretamente actúa como puente entre corteza entorrinal e hipocampo. Sus funciones se vinculan a la memoria, a la navegación espacial y a la integración de la emoción en los recuerdos.

4. Giro cingulado

Al igual que el anterior, este importante giro cerebral tiene un importante papel en la integración y conexión del sistema límbico y la corteza cerebral. Situado cerca del cuerpo calloso, se asocia a la percepción de ansiedad, placer, miedo, la iniciación de la conducta orientada a metas, el movimiento voluntario, la modulación de la voz o la dirección de la atención y la motivación.

5. Giro angular

Este es uno de los giros cerebrales más conocidos, especialmente por su implicación en el lenguaje y las matemáticas. Contribuye a permitir la producción y comprensión de oraciones con significado, así como la de comprender el lenguaje escrito. También se encuentra implicada en la capacidad aritmética y la interpretación de las cantidades, además de vincularse a aspectos como el control conductual, la codificación de símbolos y la creatividad.

6. Giro supramarginal

Presente en el lóbulo parietal por encima de la cisura de Silvio, este es otro de los giros cerebrales más conocidos. Una de las funciones por las que más se conoce es por su implicación a la hora de permitir la capacidad de la lectoescritura, integrando la información de las vías visual y auditiva. También la memoria de trabajo o la percepción táctil están influidas por esta circunvolución.

7. Giro parahipocampal

Con un importante papel en lo que respecta a la memoria, el giro parahipocampal puede hallarse alrededor del hipocampo. La función más asociada a este giro es la de almacenar y recuperar la información almacenada.

8. Giro fusiforme

El giro fusiforme, el cual se encuentra entre el temporal y el occipital y que puede dividirse en dos subgiros denominados giro occipitotemporal lateral y medial, parece estar implicado en aspectos como el reconocimiento visual de palabras y caras, así como el procesamiento de la información del color o la diferenciación entre recuerdo y no recuerdo.

También se asocia a la identificación de categorías, a la deducción y a la comprensión del lenguaje figurado.

9. Giro lingual

Este giro cerebral se encuentra junto al parahipocámpico y está en contacto con los surcos lateral y calcarino, teniendo un papel relevante en el procesamiento de la información visual y la transformación de la información gráfica en información auditiva en la lectura.

10. Otros

Tal y como hemos mencionado los citados hasta el momento son solo unos pocos de los muy diversos giros presentes en el cerebro. Además de los anteriores podemos encontrar, entre otros, los siguientes.

  • Giros insulares: Largos y Cortos.
  • Giros occipitales.
  • Giro frontal superior.
  • Giro frontal medio.
  • Giro frontal inferior.
  • Giro temporal superior.
  • Giro temporal medio.
  • Giro temporal inferior.
  • Giro supracalloso.
  • Giro orbital.
  • Giro triangular.
  • Giro opercular.
  • Giro recto.
  • Giro olfatorio.
  • Giro precuneiforme.
  • Giro cuneiforme.
  • Giro paraterminal.

Referencias bibliográficas:

  • Clark, D.L.; Boutros, N.N. y Méndez, M.F. (2012). El cerebro y la conducta: neuroanatomía para psicólogos. 2a edición. El Manual Moderno. México.
  • Kandel, E.R.; Schwartz, J.H.; Jessell, T.M. (2001). Principios de Neurociencia. Madrid: McGraw Hill.
  • Snell, R.S. (1999). Neuroanatomía Clínica. Buenos Aires: Editorial Médica Panamericana, S.A:267.