Neurociencias

Cuerpo calloso del cerebro: estructura y funciones

Esta parte del cerebro actúa como el puente principal que une los dos hemisferios cerebrales.

Cuerpo calloso del cerebro: estructura y funciones

Imagen: Wikimedia

Oscar Castillero Mimenza Oscar Castillero Mimenza Psicólogo

Pensemos por un momento en un cerebro humano. Se trata de una estructura de gran complejidad en la cual se percibe la existencia de dos partes claramente diferenciadas, los dos hemisferios cerebrales

Sabemos también que cada uno de estos hemisferios posee algunas funciones más especializadas en diferentes aspectos, por ejemplo hallándose el habla en el hemisferio izquierdo (generalmente) o habiéndose visto que mientras el hemisferio derecho es más holístico o global el izquierdo resulta más lógico y análitico. Sin embargo, estos dos hemisferios no están sueltos y separados entre ellos, sino que en algún punto de la anatomía del encéfalo es posible encontrar un punto de unión. Dicho punto de unión es el denominado cuerpo calloso.

¿Que es el cuerpo calloso?

Se llama cuerpo calloso al conjunto de fibras nerviosas que une ambos hemisferios cerebrales. Esta estructura está formada fundamentalmente por axones neuronales recubiertos de mielina, con lo que forman parte de la sustancia blanca del cerebro. Dentro de la sustancia blanca se considera al cuerpo calloso una comisura interhemisférica, ya que conecta e intercambia información entre estructuras de los distintos hemisferios.

Esta estructura se encuentra en la línea media del cerebro, situándose en la cisura interhemisférica y estando en su mayor parte oculta a la observación externa al ser parcialmente tapada por la corteza. Tiene forma de hoja o de coma, poseyendo diferentes partes que conectan entre sí partes diferenciadas del cerebro.

Las zonas conectadas por esta estructura del encéfalo son en su mayoría zonas corticales, si bien con algunas excepciones. Por lo general las estructuras subcorticales comunicadas con otras estructuras y comisuras.

Partes del cuerpo calloso

Si bien se considera el cuerpo calloso una única estructura, se ha dividido tradicionalmente en varias partes. Concretamente, el cuerpo calloso se podría dividir en las siguientes cuatro secciones.

1. Pico o rostrum

Situada en la parte frontal inferior del cuerpo calloso, se trata de la parte más anterior de esta estructura. Nace de la lámina terminal y está conectado con el quiasma óptico.

2. Genu o rodilla

Se trata de la parte del cuerpo calloso que se curva hacia el interior del cerebro, dirigiéndose antes hacia los lóbulos frontales para formar en fórceps menor. Las fibras de esta parte del cuerpo calloso conectan las cortezas prefrontales de los dos hemisferios, permitiendo que se integren sus informaciones.

3. Cuerpo

Posteriormente al genu o rodilla, se encuentra el cuerpo, que termina engrosándose en su parte posterior. Se conecta con el septum y el trígono.

4. Esplenio o rodete

La parte más posterior y final del cuerpo calloso está formada por las fibras de las que constan terminan asociándose a otras fibras de proyección y asociativas. Se conecta con el lóbulo occipital para formar el fórceps mayor, y también se vincula al ventrículo lateral hasta el punto de formar una de sus paredes inferiores. También conecta con la glándula pineal y la comisura habenular (que conecta los núcleos habenulares de ambos hemisferios).

Funciones de esta parte del cerebro

La principal función del cuerpo calloso es la de transmitir la información de un hemisferio a otro, permitiendo la comunicación interhemisférica. De este modo el hecho de que las funciones de cada uno de los hemisferios sea en parte diferente no impide que puedan actuar como un todo integrado, permitiendo la ejecución precisa de los diferentes procesos y actuaciones que lleva a cabo el ser humano. 

En este sentido también tiene vinculación con el aprendizaje y el procesamiento de la información, al unir y ejercer de enlace entre los diferentes núcleos cerebrales.

Además, algunos estudios manifiestan que al margen de esta función el cuerpo callosos también influye en la visión, concretamente en el movimiento ocular, al ser transmitida a través de él la información sobre los músculos del ojo.

¿Que pasa cuando se secciona?

El cuerpo calloso es una estructura importante a la hora de integrar la información recibida y procesada por ambos hemisferios cerebrales. Si bien la ausencia de conexión entre hemisferios a nivel de cuerpo calloso no supone una completa pérdida de funcionalidad (ya que si bien es la principal comisura interhemisférica, no es la única), la desconexión total o parcial de los hemisferios cerebrales puede suponer un importante hándicap para la realización de diversas actividades, pudiendo padecer síndrome de desconexión callosa.

En este síndrome se ha visto cómo pacientes con el cerebro dividido (es decir, que presentan una desconexión entre ambos hemisferios) han mostrado dificultades tales como descoordinación, repetición o perseveración a la hora de llevar a la práctica actividades secuenciadas como peinarse, alimentarse o vestirse, a veces realizando la misma acción dos veces debido a la falta de integración motora.

También dificulta en gran medida el aprendizaje y retención de nueva información al no poder coordinar la información de manera correcta (si bien no la imposibilita, requiere de un esfuerzo mucho mayor de lo habitual), así como puede provocar alexia (incapacidad para leer) y agrafia (incapacidad para escribir).

Además, a nivel sensorial pueden producirse alteraciones significativas. Por ejemplo, se ha demostrado que lesiones posteriores del cuerpo calloso pueden provocar severas dificultades para realizar discriminaciones entre estímulos somáticos, provocando agnosias somáticas o falta de reconocimiento a partir de estímulos táctiles. Problemas de memoria y de lenguaje también son habituales.

Callosotomía: cuando seccionar el cuerpo calloso puede ser bueno

Sin embargo, a pesar de las desventajas que puede suponer, ante la presencia de algunos trastornos muy graves se ha valorado y aplicado con éxito la división del cuerpo calloso o callosotomía con fines médicos.

El ejemplo más típico es el de la epilepsia resistente, en que se emplea el seccionamiento de partes del cuerpo calloso como método de reducción de crisis epilépticas graves, impidiendo que los impulsos epileptoides viajes de un hemisferio a otro. A pesar de los problemas que puede causar por sí misma, la callosotomía aumenta la calidad de vida de estos pacientes, debido a que las dificultades que puede causar son menores de los que producen las crisis comiciales continuadas.

Afecciones que inciden en el cuerpo calloso

Se ha indicado anteriormente que la división del cuerpo calloso puede tener efectos limitantes, si bien en ocasiones puede llegar a plantearse su sección en virtud de mejorar la sintomatología de algún trastorno. Sin embargo, que el cuerpo calloso se corte o se dañe puede darse de una forma accidental o natural, existiendo múltiples enfermedades que pueden afectar a esta zona del cerebro. Algunas de estas alteraciones pueden darse a partir de lo siguiente.

1. Traumatismos craneoencefálicos

Ante un golpe o traumatismo, el cuerpo calloso puede resultar dañado con facilidad debido principalmente a su gran consistencia y densidad. Generalmente se produce un desgarro de la sustancia, o bien un daño axonal difuso como consecuencia del golpe-contragolpe contra los huesos del cráneo. Si hablamos de efectos focalizados en un punto, la mayor afectación se suele dar en el esplenio.

2. Accidentes cerebrovasculares

Si bien no es frecuente debido a la irrigación bilateral que tiene el cuerpo calloso, es posible encontrar casos en que hemorragias o isquemias produzcan una afectación de la sustancia blanca del cuerpo calloso.

3. Trastornos desmielinizantes

Al ser una estructura formada por sustancia blanca, recubierta con mielina, trastornos como la esclerosis múltiple afectan en gran medida al cuerpo calloso. Este tipo de trastornos provoca que los mensajes que manda el cerebro no sean enviados de una manera tan eficiente, con lo que en el cuerpo calloso se provoca que las percepciones y funcionalidades de ambos hemisferios no puedan integrarse con facilidad.

4. Tumores cerebrales

Si bien su compactación hace que en general no haya muchos tumores que afecten al cuerpo calloso algunos de gran agresividad como el linfoma o el glioblastoma multiforme, que suele localizarse en la sustancia blanca, si pueden infiltrarse afectar a esta estructura concreta y provocar graves daños. En el caso del glioblastoma suele producir un patrón típico en forma de mariposa con mayor afectación de la zona central.

5. Malformaciones

Si bien no muy frecuentes, es posible encontrar malformaciones en algunos sujetos que provocan que, desde el nacimiento, tengan una cantidad de conexiones menor de la habitual. Otro tipo de malformaciones congénitas pueden provocar que sea fácil la rotura (y consiguiente hemorragia) de vasos sanguíneos en el cerebro, cosa que también puede llegar a afectar al cuerpo calloso.

Referencias bibliográficas:

  • Kandel, E.R.; Schwartz, J.H. & Jessell, T.M. (2001). Principios de neurociencia. Cuarta edición. McGraw-Hill Interamericana. Madrid.
  • Mantilla, D.L.; Nariño, D.; Acevedo, J.C.; Berbeo, M.E. y Zorro, O.F. (2011) Callosotomía en el tratamiento de epilepsia resistente. Universidad Médica de Bogotá, 52(4): 431-439.
  • Peña-Casanova, J. (2007). Neurología de la conducta y Neuropsicología. Editorial médica Panamericana.
Etiquetas: Cerebro, Neurociencia
Oscar Castillero Mimenza Oscar Castillero Mimenza Psicólogo

Graduado en Psicología con mención en Psicología Clínica por la Universidad de Barcelona. Actualmente finalizando el Máster de Psicopedagogía por la misma, así como preparando el examen de acceso a las oposiciones P.I.R.

Participa