Cognición e inteligencia

No toda la inteligencia decae a partir de los 30 años

Inteligencia fluida e inteligencia cristalizada: ¿cómo menguan con el paso del tiempo?

No toda la inteligencia decae a partir de los 30 años

Imagen: http://pixabay.com/es/cient%C3%ADfico-laboratorio-oruga-762627/

Adrián Triglia Adrián Triglia Jefe de Redacción y Psicólogo

Resulta habitual pensar que todas las capacidades humanas decaen con la edad pasada la treintena, y que la inteligencia no es una excepción a esta regla. Sin embargo, parece ser que esto no es del todo cierto y no siempre ocurre con todas las habilidades cognitivas por igual. 

Podemos creer esto, entre otras cosas, porque un equipo de investigadores ha encontrado indicios de que ciertos aspectos de la inteligencia llegan a su apogeo una vez pasada la juventud, mientras que otras lo hacen mucho antes, alrededor de los 20 años.

Las mil caras de la inteligencia

A pesar de que todos tendemos a asociar el concepto "inteligencia" al conjunto de habilidades que se ponen en práctica a la hora de completar los famosos test de CI, cada vez se encuentran más capas matices en lo que podría parecer una definición rígida y monolítica. Se ha hablado, por ejemplo, de inteligencia emocional e inteligencias múltiples, concepciones de inteligencia que van mucho más allá de lo que se mide a través de las clásicas hojas en las que hay que apuntar la respuesta correcta. Uno de estos quiebros interesantes en la idea de intelecto se ha dado con la propuesta de dos clases de habilidades cognitivas: las que dan forma a la inteligencia fluida y la inteligencia cristalizada.

Estas diferentes formas de clasificar los tipos de inteligencia no es gratuita: son modelos teóricos que intentan explicar procesos profundos que ocurren en nuestro cerebro y, por lo tanto, nuestra manera de pensar. Por eso resulta interesante cuando se encuentran pruebas de que diferentes tipos de inteligencia evolucionan de forma distinta. En este sentido, un artículo publicado en la Journal of Applied Psychology apunta que, mientras que la inteligencia fluida (es decir, la que va asociada a la resolución exitosa de problemas nuevos) empieza a decaer en la tercera década de vida, la inteligencia cristalizada, relacionada con la gestión de lo ya aprendido, sigue mejorando con la edad hasta que se llega, en algunos casos, a los 70 años o más.

El experimento

Para esta investigación se utilizó un grupo de 3.375 voluntarios de entre 20 y 74 años con un perfil profesional del nivel de un ejecutivo. Como la investigación iba enfocada a la evaluación de las habilidades ligadas al entorno de trabajo, estas personas rellenaron una batería de preguntas relacionadas con ciertas capacidades profesionales, creatividad y estilo de dirección y administración. Además, de todo esto, les fue suministrado un test sobre inteligencia fluida y cristalizada y las habilidades asociadas a cada una de ellas.

ara medir cada una de estas modalidades, los test planteaban ejercicios relacionados con la capacidad lógica y analítica para medir la inteligencia fluida (como por ejemplo, seguir una serie de letras), mientras que la inteligencia cristalizada se evaluó a partir de tareas relacionadas con la habilidad verbal.

Después de analizar los datos recogidos, los investigadores vieron que las personas de mayor edad mostraron puntuaciones en inteligencia fluida significativamente más bajas que las de las personas de menos de 30 años, especialmente pasada la cincuentena. Sin embargo, en las tareas de habilidad verbal asociadas a la inteligencia cristalizada la tendencia se invertía: la media de puntuaciones que correspondía al grupo de mayor edad era más alta.

Aunque este no es el único estudio que describe estas tendencias en la evolución de estos tipos de inteligencia, sí es uno de los pocos que se centra en el contexto profesional. Investigaciones en esta línea podrían ser útiles a la hora de saber qué tipo de tareas son más fáciles de resolver en una u otra franja de edad, con resultados beneficiosos tanto para la persona como para el grupo de trabajo en el que se encuentra.

Desde luego, ambos tipos de inteligencia decaen con la edad, lo que ocurre es que lo hacen de manera distinta y a partir de un momento de madurez diferente. Tiene sentido que sea así. La inteligencia fluida es especialmente útil para adaptarse a entornos relativamente nuevos a los que no se está muy adaptado y que aún puede ocasionar imprevistos dada la poca experiencia del individuo. La inteligencia cristalizada, sin embargo, tiene una aplicación más conservadora, ligada a la resolución de problemas a partir de lo que ya se sabe. 

Estos dos tipos de habilidades se despliegan en etapas diferentes, y nuestro cerebro parece ser capaz de adaptarse a estas etapas ajustándose a lo que se espera de él. De algún modo, parece como si la evolución aspirara a hacernos tan sabios como ella.

Referencias bibliográficas:

  • Klein, R. M., Dilchert, S., Ones, D. S. y Dages, K. D. (2015). Cognitive Predictors and Age-Based Adverse Impact Among Business Executives. Journal of Applied Psychology, publicación online. doi:10.1037/a0038991
Etiquetas: Cognición, Inteligencia
Adrián Triglia Adrián Triglia Jefe de Redacción y Psicólogo

Adrián Triglia (Barcelona, 1988) es Graduado en Psicología por la Universitat de Barcelona y licenciado en Publicidad por la misma institución. Actualmente está cursando el Máster en Técnicas de Investigación Social Aplicada por la UAB/UB.

Es cofundador y Redactor Jefe de la web Psicología y Mente, la mayor comunidad en el ámbito de la psicología y las neurociencias. También es autor del libro de divulgación científica «Psicológicamente hablando: un recorrido por las maravillas de la mente», publicado por Ediciones Paidós.