Cognición e inteligencia

Memoria de trabajo (operativa): componentes y funciones

Esta función mental relacionada con la inteligencia nos permite solucionar problemas en tiempo real.

Memoria de trabajo (operativa): componentes y funciones
Alex Figueroba Alex Figueroba Psicólogo en Barcelona | Redactor especializado en Psicología Clínica

La memoria de trabajo, también conocida como “operativa”, es un sistema cognitivo que retiene información a corto plazo y la manipula, permitiendo así la ejecución de conductas y procesos psicológicos complejos como la toma de decisiones o el cálculo matemático.

La teoría original que describió la memoria de trabajo fue obra de los psicólogos Baddeley y Hitch. En este artículo analizaremos los componentes de la memoria operativa según este modelo y las funciones que corresponden a cada uno de ellos.

Memoria de trabajo y memoria a corto plazo

Durante los años 50 y 60 del siglo pasado surgieron distintas teorías sobre la memoria en el marco del paradigma cognitivista. Primero se habló de la memoria sensorial, que incluía la icónica o visual y la ecoica o auditiva, y posteriormente predominó la distinción entre memoria a corto plazo y memoria a largo plazo.

El concepto de memoria a corto plazo ha sido sustituido progresivamente por el de memoria operativa o de trabajo. Este cambio se debe a que, a partir de las aportaciones de Alan Baddeley y Graham Hitch en los años 70, se considera que este tipo de memoria no es sólo un almacén pasivo de información sino que también opera sobre ella.

Según Baddeley y Hitch la memoria de trabajo está compuesta por un conjunto de componentes que interactúan entre ellos. Estos sistemastrabajan con “ítems” de información verbal, visual o de otros tipos; se entiende como ítem cualquier unidad de información con significado para la persona.

El modelo multicomponente de Baddeley y Hitch

El modelo clásico de la memoria operativa estaba compuesto por tres componentes: el ejecutivo central, que gestiona el uso de los recursos cognitivos y atencionales, y dos sistemas subordinados que procesan información unimodal, el bucle fonológico y el lazo articulatorio. 

Posteriormente, Baddeley añadió un cuarto componente, el búfer episódico.

1. Ejecutivo central

Baddeley y Hitch describieron la existencia de un sistema de control atencional que denominaron “ejecutivo central”. La función principal de este componente es asignar los recursos atencionales a las tareas que estamos realizando en un momento determinado, de modo que el resto de sistemas mnémicos están dirigidos por el ejecutivo central.

Este sistema también almacena información pero su capacidad es limitada; cuando la demanda excede los recursos del ejecutivo central, éste recurre al bucle fonológico y a la agenda visoespacial, que Baddeley y Hitch calificaron de “subsistemas esclavos”.

2. Bucle fonológico o lazo articulatorio

El bucle fonológico es un sistema que retiene información verbal en formato acústico de forma temporal. Según el modelo, el lazo articulatorio puede mantener de forma pasiva un máximo de 3 ítems durante 2 segundos; si realizamos una operación de “repaso subvocal” repitiendo la información mediante el habla interna, la capacidad aumenta hasta los 7 ítems.

Si nos centramos en la vertiente pasiva del bucle fonológico, este componente es cercano al concepto de memoria ecoica, descrito por George Sperling y Ulric Neisser como una representación mental breve de la información acústica.

3. Agenda visoespacial

Baddeley y Hitch describieron un segundo subsistema esclavo que trabaja con imágenes: la agenda visoespacial. Sus características son similares a las del bucle fonológico, difiriendo básicamente en que maneja información visual en lugar de sonora.

La agenda visoespacial no se ha investigado tanto como el lazo articulatorio y sus características no se han confirmado completamente. Las investigaciones sugieren que el cerebro podría procesar por separado la información visual (percepción de detalles, color, etc.) y la espacial, incluyendo la localización y el movimiento de los estímulos.

4. Búfer episódico

El búfer episódico es el cuarto y último componente del modelo clásico de la memoria de trabajo, que fue añadido por Baddeley en 1991 a su formulación original. Desde un punto de vista teórico se asocia con las funciones ejecutivas propias del lóbulo frontal del cerebro.

Según Baddeley se trata de un almacén temporal con capacidad restringida, como el lazo articulatorio y la agenda visoespacial. No obstante, trabaja con información multimodal en lugar de hacerlo sólo con palabras o con imágenes. Su otra característica fundamental es que permite el intercambio de información entre la memoria a largo plazo y la operativa.

Funciones de la MT: operaciones de control

Como hemos dicho, la diferencia principal entre el concepto de memoria a corto plazo y el de memoria de trabajo es que la primera se entendía como un almacén pasivo, mientras que a la memoria operativa se le atribuyen además funciones activas relacionadas con el manejo de la información disponible.

Veamos en qué consisten estas operaciones de control.

1. Repetición

La repetición de la información almacenada en la memoria operativa permite que ésta se retenga durante más tiempo, lo cual, a su vez, da tiempo a que se produzcan otras operaciones de control. Cuando esto tiene lugar aumenta la probabilidad de que la memoria a corto plazo se traspase a la memoria a largo plazo.

2. Recodificación, agrupamiento o “chunking”

La recodificación consiste en la elaboración de segmentos complejos de información (“chunks”, en inglés) a partir de ítems más simples. Además de a la memoria de trabajo esta operación implica a la memoria a largo plazo, puesto que las reglas y estrategias que guían la recodificación se almacenan en ésta.

3. Ejecución de tareas cognitivas complejas

La memoria de trabajo se ocupa de tareas como la comprensión auditiva y lectora, la resolución de problemas, por ejemplo matemáticos, y la toma de decisiones. Estos procesos se relacionan con las funciones cognitivas superiores y dependen de la interacción entre la estimulación recibida y la información almacenada en la memoria a largo plazo.

¿Está relacionada con la inteligencia?

Se considera que la memoria de trabajo guarda una relación muy estrecha con la inteligencia, en el sentido de que una mayor capacidad en este tipo de memoria queda plasmado en mejores puntuaciones de CI. Sin embargo, aún se sabe poco sobre cómo encajan ambos constructos.

Alex Figueroba Alex Figueroba Psicólogo en Barcelona | Redactor especializado en Psicología Clínica

Graduado en Psicología por la Universitat de Barcelona, mención en Psicología Clínica.