Tener objetivos que perseguir en el día a día es lo que nos hace movernos, y fijarse metas y luchar por ellas está íntimamente relacionado con el bienestar y la salud mental. De hecho, uno de los principales motivos o síntomas en una depresión es la pérdida de ilusión e interés por objetivos vitales. En otras palabras, establecer metas nos ayuda a estar bien. Porque si no tenemos objetivos en la vida podemos pasar por una etapa de crisis existencial.

Pero los objetivos son importantes no solo para nuestro bienestar emocional y desarrollo personal, sino que fijar objetivos contribuye positivamente a otras áreas de nuestra vida, como el rendimiento deportivo o laboral. Esto permite controlar aspectos psicológicos importantes como la atención, la autoconfianza o a la motivación, que son tan importantes para poder rendir a un nivel óptimo.

Artículo recomendado: "La importancia de fijar objetivos en la Psicología Deportiva"

Consejos para lograr tus objetivos

Tal y como afirma el modelo SMART, los objetivos deben ser realistas, específicos, medibles, alcanzables y deben lograrse con un tiempo determinado

En el artículo de hoy, podrás conocer 10 claves para lograr tus objetivos y recuperar tu ilusión por las metas vitales. ¡No te los pierdas!

1. Encuentra un objetivo realista pero desafiante

Los objetivos deben ser realistas porque de lo contrario pueden provocarnos una tremenda frustración. Por tanto, hay que conocer y analizar los recursos de los que se dispone a la hora de alcanzar la meta.

Ahora bien, los objetivos que nos fijamos deben ser desafiantes y deben suponer un reto para de esta manera mantenernos siempre motivados. Esto es posible conseguirlo a través de un proceso activo de pensamiento, es decir, gracias a la autorreflexión.

Pero, ¿por qué es tan importante el proceso autorreflexivo? Puedes saber más sobre cómo llevar a cabo una correcta autorreflexión y sus beneficios en nuestro artículo: "Desarrollo Personal: 5 razones para la autorreflexión".

2. Impregna tu objetivo de emociones positivas

Cuando ya tengas tus objetivos en mente, haz una lista de las cosas positivas que obtendrás al alcanzarlos. Piensa en esas cosas que te motivan de la meta o cómo te sentirás cuando lo logres. Recordártelo a diario te va a ayudar a superar los momentos difíciles, que siempre los hay.

Por otro lado, algunas personas disfrutan recordando frases motivadoras. Desde Psicología y Mente hemos elaborado una lista de frases motivadoras que te darán una dosis extra de fuerza para lograr tus objetivos:

"Las 30 mejores frases motivadoras"

3. Crea una representación visual de la escena

Además del punto anterior, también puedes crear una imagen visual del proceso y el resultado. Por ejemplo. si un incremento de salario significa que puedes llevar a tu familia de vacaciones, corta imágenes y pégalas en un mural o pedazo de papel y cuélgalo en tu habitación. Esto te motivará para seguir adelante cada vez que lo veas.

4. Compártelo

Este punto está especialmente indicado para los objetivos empresariales (y también deportivos). De hecho, uno de los tipos de liderazgo más importantes hoy en día es el liderazgo transformacional, pues estos líderes son capaces de hacer que los empleados conecten con su idea de la meta u objetivo.

Los líderes transformacionales son personas carismáticas e influyentes, y poseen una inteligencia emocional elevada. Diversos estudios han demostrado que son líderes más eficientes, pues motivan y aumentan la productividad y la eficiencia del grupo.

Puede interesarte: "Los 10 beneficios de la inteligencia emocional"

5. Ten paciencia

Ahora es el momento de tener paciencia y seguir luchando. Puede que no todo salga como has deseado a la primera, pero debes seguir peleando por eso que tanto deseas. Una de las claves del éxito es levantarte tantas veces como te has caído. En los momentos malos, piensa que es normal que no todo salga a la perfección.

Quizás te interese: "Personalidad perfeccionista: las desventajas del perfeccionismo"

6. Desglosa tus metas

Muchas personas abandonan sus objetivos porque sus metas son demasiado altas. Por eso, es importante desglosar los objetivos en metas a corto, medio y largo plazo. Esto es clave para una correcta planificación y, además, las metas a corto y medio plazo pueden darte un extra de motivación y autoconfianza para seguir adelante y lograr el objetivo final.

7. Ponle fecha

Y claro, cuando ya has planificado el camino a seguir para conseguir las metas tanto a corto, medio o largo plazo, es momento de ponerles fecha. De esta manera te exigirás más a la hora de lograrlo, te servirá de feedback y te ayudará a seguir al pie del cañón.

8. Plásmalo en papel

Tener la idea en la cabeza de lo que quieres puede no ser suficiente para lograr tus objetivos. Ahora bien, aunque crear una representación visual de la escena puede ser muy útil, es mucho mejor si, además, lo plasmas todo en papel. De esta manera puedes desglosar las metas y seguir el calendario que has planificado.

9. Tómate 10 minutos cada día para recordarte lo increíble que será lograr tus metas

Ahora que ya tienes la escena visual y lo has plasmado todo en papel. Utiliza 10 minutos de tu día para recordarte lo que quieres y los pequeños logros que has ido consiguiendo con el tiempo. De esta manera estarás más cerca de conseguirlo.

10. Lleva a cabo una acción diaria

Esta bien recordarte cada día lo que quieres lograr, pero sin pasar de las ideas a la acción difícilmente lo lograrás. Para ello, márcate diariamente pequeños pasos para lograrlo y cúmplelos. Así alcanzarás tus metas antes de lo que crees.