Flickr

Dormir es un acto que hacemos cada día con total naturalidad. Pero para algunas personas, dormir se convierte en una situación difícil, pues, durante la noche, afloran sus trastornos, algunos de ellos extremadamente graves.

Los trastornos del sueño más extraños

En artículos anteriores ya hablamos sobre las 7 señales psicológicas que demuestran que debes dormir más y sobre una introducción general de los trastornos del sueño

Hoy nos ocupamos de las patologías del sueño que, o bien por su frecuencia o por su sintomatología, resultan más extraños.

1. Sexomnia (sonambulismo sexual)

La sexomnia es un trastorno del sueño que causa que las personas experimenten excitación sexual y hasta orgasmos mientras duermen. Algunos expertos lo consideran una variante del sonambulismo clásico. En algunos casos, los que lo sufren son conscientes de su comportamiento antes de que busquen ayuda, pero no hacen nada al respecto por miedo a lo que piensen de ellos.

Esta patología ha sido confirmada por investigadores que han llegado a realizar vídeos de los pacientes con este trastorno, y se ha observado actividad cerebral poco habitual mientras sucedían los actos. La sexomnia es una patología grave para quienes lo sufren y para sus parejas.

2. Trastorno de conducta del sueño en fase REM

El trastorno de conducta del sueño en fase REM o trastorno de conducta del movimiento ocular rápido del sueño se caracteriza porque la persona pierde la parálisis habitual durante la fase REM del sueño, provocando que actúe libremente mientras sueña.

La persona que sufre este trastorno puede llegar a comportarse de manera muy violenta y en algunos casos puede llegar a lastimarse tanto a sí mismo como a la persona con la que comparte la cama. Para tratar este trastorno, suelen administrarse fármacos anticonvulsivantes o antiepilépticos. Aunque suele recetarse clonazepam que, pese a ser un ansiolítico, tiene efectos anticonvulsivos.

3. Bruxismo del sueño

El bruxismo del sueño es un trastorno que se caracteriza por la presencia de movimientos involuntarios de actividad rítmica muscular masticatoria (como apretar o rechinar los dientes) y fenómenos de microdespertar.

Este trastorno puede causar serios problemas dentales, dolor de facial o dolor de cabeza, además de con problemas crónicos serios. Muchos individuos que sufren este trastorno no son conscientes de ello y solamente un 5-10% desarrollan síntomas de dolor de mandíbula o cabeza.

4. Trastorno de movimiento periódico de una extremidad

El trastorno de movimiento periódico de una extremidad (PLMD) es parecido al síndrome de la piernas inquietas, caracterizado por sensaciones desagradables en las piernas y un impulso incontrolable de moverse cuando se está descansando. Las personas a menudo describen las sensaciones extrañas, como que las extremidades queman o como si treparan insectos por el interior de sus piernas.

El 80 por ciento de las personas que sufren el síndrome de las piernas inquietas sufren este trastorno. El PLMD puede presentar síntomas en cualquiera de las cuatro extremidades. El tratamiento incluye fármacos anticonvulsivantes y benzodiazepinas.

5. Terrores nocturnos

El terror nocturno es una parasomnia del despertar caracterizada por un terror extremo y una inhabilitación temporal para recuperar la conciencia. Muchos pueden pensar que los terrores nocturnos son lo mismo que las pesadillas, pero las últimas se producen enteramente dentro de la fase REM de sueño y producen un despertar completo. En cambio, durante los terrores nocturnos, es casi imposible despertar al sujeto.

De hecho, cuando se le despierta, puede continuar experimentando el sueño durante 10 o 20 minutos. Este trastorno puede ser muy perjudicial para el sujeto, que puede quedar traumatizado o puede llegar a lesionarse a sí mismo o a otros de forma muy severa.

Si quieres profundizar en este tema, en nuestro artículo “Terrores nocturnos: pánico durante el sueño” te explicamos este trastorno del sueño de manera detallada.

6. Trastorno por ciclo vigilia-sueño diferente a 24 horas

Este trastorno extraño consiste es una patología del ritmo circadiano en el que el reloj biológico de la persona no está sincronizado con el ciclo diario de 24 horas, es decir, que el cuerpo del individuo no reconoce el ciclo de sueño-vigilia y. por tanto, la persona no consigue adaptarse a un patrón regular de sueño.

Si este trastorno no se trata, provoca que el ciclo de sueño y vigilia de la persona cambie cada día, provocando problemas serios de salud. Las investigaciones sugieren que la mayoría de las personas ciegas, que no perciben la luz, pueden padecer este trastorno, además de presentar los problemas de sueño que lo caracterizan.

7. Apnea del sueño

La apnea del sueño se caracteriza por pausas en la respiración durante el sueño. La pausa no dura mucho, y el individuo recupera su respiración normal con un ronquido fuerte. Ocurre en la fase REM y se pasa a un sueño ligero provocando que la persona no descanse correctamente.

Las personas que sufren este trastorno no son conscientes de tener problemas de respiración durante el sueño, por lo que suelen descubrirlo personas cercanas a ellas. Pueden pasar años e incluso décadas antes de que se diagnostique.

8. El síndrome de Kleine-Lane

El síndrome de Kleine-Lane o síndrome de la bella durmiente es un síndrome extraño de tipo neurológico caracterizado por la necesidad de un exceso de sueño, en ocasiones, hasta de 20 horas al día. Estos síntomas suelen ir acompañados de un exceso de ingesta de comida y excesivo deseo sexual (hipersexualidad), conductas compulsivas y negligencia en la higiene personal.

No hay tratamiento específico para este trastorno, pero suelen utilizarse fármacos estimulantes como las anfetaminas o el metilfenidato para tratar el exceso de sueño. En ocasiones, por la similitud de este trastorno con otros trastornos del humor, el litio y la carbamazepina pueden emplearse.

9. Somniloquia

La somniloquia, noctilalia es un trastorno que se caracteriza porque la persona que lo sufre habla cuando está dormida. Puede hablar muy alto, desde decir palabras hasta decir frases largas, y las personas que escuchan pueden no ser capaces de entender lo que la persona está diciendo.

A pesar de que hablar dormido se trata de algo muy común, la somniloquia crónica en adultos sí es considerado un trastorno del sueño y se cree que es producto de la exposición prolongada a la tensión, el cansancio físico y mental o altos niveles de estrés.

10. Narcolepsia

La narcolepsia es un trastorno que se caracteriza porque la persona que sufre esta psicopatología tiene episodios de sueño repentinos en horas de vigilia, y pueden quedarse dormidas durante 2-5 minutos en cualquier lugar.

Los narcolépticos se despiertan sintiéndose despejadas. Puede ocurrir en cualquier lugar: la cola del cine, hablando con oo al estar de paseo. Estos individuos carecen del sueño de ondas lentas y pasan directamente a la fase REM. Para su tratamiento se suele suministrar un medicamento llamado Xyrem, que es más conocido como éxtasis líquido o GHB.