La teoría de la comunicación humana de Watzlawick plantea que los problemas de comunicación entre las personas se deben a que no siempre tenemos el mismo punto de vista que nuestros interlocutores. La falta de cumplimiento de determinadas reglas comunicativas provoca fallos en la comprensión mutua y patrones de interacción patológicos.

Las aportaciones de Watzlawick se enmarcan en el enfoque interaccional de la psicoterapia, que tiene su máximo exponente en el Mental Research Institute de Palo Alto. Allí, Watzlawick desarrolló y sistematizó el trabajo realizado por referentes como Don Jackson y Gregory Bateson. Sus esfuerzos fueron determinantes en el surgimiento de las terapias sistémicas y familiares.

Vida y obra de Paul Watzlawick

Paul Watzlawick (1921-2007) fue un psicoterapeuta austriaco que formó parte de la Escuela Interaccional de Palo Alto. Él y otros teóricos del Mental Research Institute desarrollaron una teoría sobre la comunicación que constituyó una aportación fundamental para el futuro de este área y de la terapia familiar.

Watzlawick se doctoró en filosofía y se graduó en psicología analítica en el Instituto Carl Jung de Zurich. Trabajó como investigador en la Universidad de El Salvador antes de unirse al Mental Research Institute. También trabajó como profesor de psiquiatría en la Universidad de Stanford.

A partir de sus investigaciones con familias, Watzlawick describió una teoría de sistemas centrada en la comunicación que posteriormente sería conocida como “enfoque interaccional”. Este modelo concibe la comunicación como un sistema abierto en que se intercambian mensajes mediante la interacción.

La obra de Watzlawick se basó en la teoría del doble vínculo, desarrollada por sus compañeros Bateson, Jackson, Haley y Weakland para explicar la esquizofrenia. No obstante, la influencia de Watzlawick en el campo de la comunicación probablemente fue mayor que la del resto de miembros de la Escuela de Palo Alto.

El Mental Research Institute de Palo Alto

El Mental Research Institute, abreviado habitualmente como “MRI”, fue fundado por Don Jackson en 1958 en la ciudad de Palo Alto, California. En muchos casos se hace referencia a la tradición terapéutica del MRI como“Escuela Interaccional de Palo Alto”.

Durante las décadas posteriores el MRI se convirtió en una institución muy prestigiosa. Allí colaboraron un gran número de autores influyentes en lasterapias sistémicas, familiares y existencialistas, como Richard Fisch, John Weakland, Salvador Minuchin, Irvin Yalom, Cloé Madanes, R. D. Laing y el propio Watzlawick.

La Escuela Interaccional de Palo Alto promovió el desarrollo de terapias breves y basadas en la investigación científica que ponen el foco en la interacción entre personas, especialmente a nivel familiar. Con los años la orientación del MRI ha evolucionado hasta planteamientos cercanos al constructivismo.

Axiomas de la teoría de la comunicación

Según Watzlawick, Jackson, Beavin y Bavelas, la comunicación adecuada depende de que se cumplan una serie de axiomas. En caso de que alguno de ellos falle pueden producirse malentendidos comunicativos.

1. Es imposible no comunicar

Cualquier conducta humana tiene una función comunicativa, incluso aunque esto se intente evitar. No sólo comunicamos mediante palabras, sino también con nuestras expresiones faciales, nuestros gestos e incluso cuando guardamos silencio, así como cuando usamos las técnicas de descalificación, entre las que destaca la estrategia del síntoma.

Watzlawick llama “técnicas de descalificación” a los modos de comunicación anómalos mediante los cuales algunas personas invalidan sus propios mensajes o los de otros, por ejemplo dejando las frases sin acabar. La estrategia del síntoma consiste en atribuir la falta de comunicación a estados físicos y mentales, como la embriaguez, el sueño o el dolor de cabeza.

2. El aspecto de contenido y el de relación

Esta teoría plantea que la comunicación humana se da en dos niveles: uno de contenido y otro de relación. El aspecto de contenido es aquello que transmitimos verbalmente, es decir, la parte explícita de los mensajes. Este nivel comunicativo se encuentra supeditado a la comunicación no verbal, es decir, al aspecto de relación.

Los aspectos relacionales de los mensajes modifican la interpretación que hace el receptor de su contenido, como sucede con el tono de ironía. La metacomunicación, que consiste en dar información sobre los propios mensajes verbales, depende del nivel relacional y es una condición necesaria para que la comunicación entre el emisor y el receptor tenga éxito.

3. La modalidad analógica y la digital

Este principio básico de la teoría de Watzlawick está íntimamente relacionado con el anterior. De forma sintética, este autor plantea que la comunicación tiene una modalidad analógica y otra digital; el primer concepto indica una transmisión cuantitativa de información, mientras que en el nivel digital el mensaje es cualitativo y binario.

Así, mientras que en el aspecto de contenido de la comunicación el envío de información es digital (o se transmite un mensaje o no se transmite), el aspecto relacional se da de modo analógico; esto implica que su interpretación es mucho menos precisa pero potencialmente más rico desde un punto de vista comunicativo.

4. La puntuación otorga significado

Watzlawick opinaba que la comunicación verbal y no verbal tienen un componente estructural que resulta análogo a la puntuación propia del lenguaje escrito. Mediante la secuenciación del contenido del mensaje somos capaces de interpretar relaciones de causalidad entre eventos, así como de compartir información con el interlocutor satisfactoriamente.

Las personas frecuentemente nos focalizamos sólo en nuestro punto de vista, ignorando el de aquellas con quienes hablamos y entendiendo nuestra propia conducta como reacción a la del interlocutor. Esto lleva a la creencia errónea de que existe una única interpretación correcta y lineal de los acontecimientos, cuando en realidad las interacciones son circulares.

5. Comunicación simétrica y complementaria

La división entre comunicación simétrica y complementaria se refiere a la relación que existe entre dos interlocutores. Cuando ambos tienen un poder equivalente en el intercambio (p. e. conocen la misma información) decimos que la comunicación entre ellos es simétrica.

Por contra, la comunicación complementaria se da cuando los interlocutores tienen un poder informativo distinto. Hay varios tipos de intercambios complementarios: uno de los interlocutores puede intentar neutralizar el intercambio, dominar la interacción o bien facilitar que la otra persona lo haga.