A mediados del siglo XVIII, algo estaba cambiando en Europa. Después de que el Renacimiento desterrara a la religión del centro de la vida intelectual y política y de que la Ilustración impulsase la idea de que la educación es clave para formar seres humanos extraordinarios más allá de sus orígenes y apariencia física, apareció la siguiente pregunta: ¿por qué las mujeres seguían confinadas al ámbito doméstico?

La escritora y filósofa inglesa Mary Wollstonecraft dedicó buena parte de su tiempo a tratar este tema de la desigualdad y claro dominio del hombre sobre la mujer. Sus obras resultaron muy influyentes en el desarrollo de la primera ola del feminismo, surgida varias décadas después de su muerte.

A continuación veremos cómo fueron estos primeros cuestionamientos del dominio masculino formulados por Mary Wollstonecraft y de qué manera se oponía a la ideología dominante en su época.

¿Quién fue Mary Wollstonecraft? Breve biografía

Mary Wollstonecraft nació en abril de 1759 en Londres. Pronto empezó a experimentar el malestar producido por la pobreza cuando su padre se gastó todo el dinero de la familia, de modo que tanto ella como sus padres tuvieron que ir trasladándose de un lugar a otro sin lograr la estabilidad económica.

Durante su adultez, pronto empezó a frustrarse ante las dificultades que tenían que atravesar las mujeres a la hora de ganarse la vida. La sociedad occidental estaba diseñada para empujar a las mujeres hacia el matrimonio, y se daba por supuesto que la creación de la familia era el objetivo vital de todo el género femenino en general. Sin embargo, Wollstonecraft no se rendía: creó una escuela con sus hermanas y con su amiga Fanny Blood.

Sin embargo, al poco tiempo Blood se comprometió con un hombre y se fue a vivir con él fuera del país. Esta complicación, junto al hecho de que Wollstonecraft fuese a Lisboa para cuidar de su amiga cuando su salud empeoró, hizo que el proyecto de la escuela fracasase. A partir de este punto Mary Wollstonecraft se concentró en escribir, tanto ensayos como novelas. Murió en el 1797 a causa de una complicación en un parto.

La teoría y pensamiento de Mary Wollstonecraft

Aquí puedes ver los fundamentos teóricos en los que se basaba la filosofía de Mary Wollstonecraft y que la convirtieron en uno de los referentes más tempranos del feminismo.

1. La importancia de la educación

Mary Wollstonecraft estuvo totalmente influida por la Ilustración, y por consiguiente creía en el progreso conseguido mediante la racionalidad y el aprendizaje. Esta idea tan normal a nuestros ojos en aquella época era radical si se aplicaba sobre las diferencias entre hombres y mujeres. Se daba por supuesto que todas las diferencias en cuanto a intereses y patrones de comportamiento eran algo biológico, y que los roles tradicionales eran un fiel reflejo de la “naturaleza” de ambos sexos.

2. El principio de la igualdad

Así pues, Mary Wollstonecraft defendía que la opción por defecto era presuponer la igualdad entre sexos, y que en todo caso eran los defensores de las diferencias innatas entre hombres y mujeres quienes debían aportar pruebas poderosísimas a favor de su postura intelectual.

Este punto, unido al anterior, llevó a Mary Wollstonecraft a rechazar totalmente el planteamiento pedagógico de Rousseau, el cual desde su óptica basada en el romanticismo proponía la segregación entre niños y niñas en las escuelas con tal de ofrecer adaptada a características “naturalmentediferenciadas”.

3. Romper con la tradición

Este filósofa explicaba las fuertes diferencias entre los roles esperados de hombres y mujeres se debían fundamentalmente al dominio físico del hombre sobre la mujer cronificado a lo largo de las generaciones. Así, la mujer es educada para que acate sin cuestionamientos una actitud pasiva y servicial que, naturalmente, aleja del desarrollo intelectual completo del que disfrutan muchos hombres mediante la academia.

Este punto llevó a Mary Wollstonecraft a cuestionar buena parte de las tradiciones, ya que entendió que estas pueden ser un modo de opresión y que por ello deben ser revisadas y adaptadas al bienestar humano.

Esta postura, por cierto, fue desarrollada varios siglos después por Simone de Beauvoir y otras teóricas propiamente feministas de la época, si bien Mary Wollstonecraft no disfrutó de un acceso a cantidades grandes de información extraída mediante la antropología debido, por supuesto, a la época en la que le tocó vivir.

En conclusión

Las ideas de Mary Wollstonecraft casan muy bien con la concepción liberal del igualitarismo. No iba mucho más allá de la denuncia de claras imposiciones del hombre sobre la mujer, como la imposibilidad de tener independencia económica y la falta de derechos en el ámbito político. Sin embargo, sirvió para poner en duda la idea de que la mujer debe permanecer sumisa por su propia biología y por señalar que las tradiciones y roles tradicionales pueden resultar muy dañinos si no son cuestionados.