Hay varias maneras de causar daños.

Todos hemos sido testigos alguna vez de algún acto de agresión. Sea en la vida real, en televisión o incluso a través de una novela, la violencia es un elemento que sigue formando parte de nuestra sociedad incluso a día de hoy. Pero a menudo cometemos el error de identificar agresión con ataque físico.

Aunque evidentemente un acto de violencia física intencionada y dirigida a dañar a otro es una agresión, también podemos observar otros tipos de actos que pueden considerarse como tal. Estamos hablando de diferentes tipos de agresión, de los que vamos a hablar a lo largo de este artículo.

Agresión: entendiendo el concepto base

Con el fin de comprender la existencia de diferencias entre diferentes tipos de agresión, es necesario en primer lugar conocer a qué se refiere dicho concepto y qué implicaciones tiene.

Entendemos como agresión a todo aquel acto de violencia caracterizado por provocar daños intencionados a una persona sea dicho acto directo o indirecto. Aunque como hemos indicado antes está tradicionalmente asociada a la violencia física, la agresión no tiene porqué limitarse a ella o incluso es posible que no exista en el acto de agresión un elemento físico.

Los daños pueden sea a nivel físico, psicológico, sexual, patrimonial o simbólico, y pueden suponer una serie de graves efectos sobre la salud o integridad de la persona víctima.

Es posible encontrar una gran cantidad de clasificaciones en lo que respecta a los diferentes tipos de agresión. Ejemplos de ello son según su naturaleza, objetivo o víctima.

1. Tipos de agresión según su naturaleza

Existen múltiples maneras de clasificar los diferentes tipos de agresiones existentes. Una de las más habituales es la que tiene en cuenta la naturaleza de la agresión. A su vez, estas pueden clasificarse en dos grandes grupos, si bien por lo general las categorías no son totalmente excluyentes entre sí.

1.1. Agresión directa

Se denomina agresión directa a todo aquel tipo de agresión que se realiza de forma perceptible para la persona agredida, tanto si es a nivel físico como psicológico. Ello incluye tanto el ejercicio directo de la agresión como la amenaza de llevarla a cabo, necesitándose como mínimo de agresor y agredido en dicha relación. El agredido es completamente capaz de identificar a su agresor. A partir de la adolescencia, tiende a ser más frecuente en varones.

1.2. Agresión física

Todo aquel acto que supone la causación voluntaria e intencional de un daño directo generado a través de cualquier medio físico y con capacidad para generar daños corporales a la persona agredida. Las lesiones provocadas pueden ser temporales o permanentes y aparecer tanto a corto como a largo plazo, con consecuencias que pueden llegar incluso a ser mortales. La agresión física tiende a estar más asociada al sexo masculino.

1.3. Agresión verbal/psicológica

Se entiende como tal a todo aquel conjunto de actos y acciones que, si bien no generan un daño a nivel físico, sí provocan o pretenden provocar en la persona que padece la agresión algún tipo de daño mental o emocional. Incluye insultos, vejaciones y desvalorizaciones. En este sentido, este tipo de violencia directa suele estar más repartido entre los sexos. Estadísticamente, es uno de los más practicados por mujeres.

1.4. Agresión sexual

Tipo de agresión en que la parte agresora fuerza o coacciona a la parte agredida a mantener algún tipo de contacto sexual (exista o no penetración) o bien privándole de la libertad para decidir. Incluye tanto violaciones como toqueteos, empujones o retirada del preservativo sin consentimiento/conocimiento del hecho. Aunque en los últimos años han aumentado los casos femeninos, la mayor parte de los agresores sexuales son varones.

1.5. Agresión indirecta

Se entiende como agresión indirecta a todo aquel acto de agresión que se lleva a cabo de manera indirecta, provocando daños y perjuicios al agredido de forma anónima (si bien este puede reconocer al agresor). Este tipo de ataque se va extendiendo cada vez más, y resulta el más frecuente en mujeres a partir de la adolescencia, tanto a nivel académico como laboral. Incluye la difusión de rumores y calumnias, anónimos o publicación de webs y mensajes vejatorios y ridiculizantes.

1.6. Agresión relacional

Forma de agresión indirecta basada en la exclusión social provocada de la persona agredida, o bien en la causación de daños en su reputación mediante calumnias. Suele ser de tipo verbal o psicológico.

1.7. Agresión cibernética

Si bien puede ser incluida en algunos de los grupos anteriores (tanto indirectos como directos), la agresión cibernética tiene como principal característica distintiva el hecho de que se emplean para ello las tecnologías de la información y la comunicación. A través de ella nos podemos encontrar con ataques en las redes sociales, suplantaciones de identidad, coacciones, robo de cuentas, publicaciones difamatorias, grabaciones no consentidas (incluyendo la de posibles agresiones llevadas a cabo con la víctima), etc.

1.8. Agresión patrimonial

Este tipo de agresión se basa en la destrucción o el daño sobre las posesiones de la persona agredida. También puede observarse su sustracción o usurpación. Puede o no ir dirigida a generar daño al sujeto agredido, especialmente si dichas posesiones son de alto valor emocional o conseguirlos ha supuesto un gran esfuerzo. En realidad, puede ser tanto indirecta como directa (pues la destrucción puede producirse de manera encubierta o no).

1.9. Agresión simbólica

Tipo de agresión indirecta caracterizada por el hecho de que el ataque no se realiza directamente sobre la víctima, sino sobre elementos que simbolizan aspectos vinculados a él o ella tales como religión, política, orientación sexual o nacionalidad.

2. Según su objetivo

Además de las principales agresiones anteriormente citadas, también podemos encontrar otros tipos de agresión en función del objetivo que persigan.

2.1. Agresión hostil

Este tipo de agresión hace referencia a toda aquella acción dirigida principalmente a infligir algún tipo de daño a una persona, de modo que el daño es el objetivo principal del agresor.

2.2. Agresión instrumental

En esta ocasión, el acto agresivo no tiene por objetivo generar un daño a la persona agredida, no siendo el sufrimiento o malestar del otro lo pretendido, sino que lo que motiva el ataque es la obtención de algún tipo de ganancia o beneficio de dicho ataque. Un ejemplo puede ser la ganancia económica, la aprobación social o la adquisición de una posición de dominancia y poder.

2.3. Agresión inducida

Se trata de un tipo de acto agresivo en que el agresor actúa movido por otras personas o por factores como el miedo o el intento de escapar de alguna situación altamente aversiva.

3. En función de la víctima

También pueden observarse diferentes tipos de agresión en función de quién es la persona a quien se dirige el acto de violencia.

3.1. Agresión autoinflingida

Se denomina como tal toda aquel acto de agresión en la que la persona víctima de esta es la misma que provoca la agresión. Es decir, es un ataque hacia uno mismo que puede venir motivado por gran cantidad de causas. En ella se puede incluir las autolesiones causadas por personas con diferentes patologías o el suicidio.

3.2. Agresión interpersonal

Se trata del tipo de agresión más clásico y conocido, en que una persona inflige daños y perjuicios a otra de forma voluntaria.

3.3. Agresión colectiva

Tipo de agresión caracterizada por realizarse de manera intergrupal, atacando un colectivo a otro. El objetivo de la agresión puede ser variable, en muchos casos existiendo odio, estigmatización e intentos de eliminar al otro grupo. En este tipo de agresión podríamos incluir sucesos tan graves como los genocidios.

4. Según el contexto en que se produce

Otra posible clasificación de las agresiones puede provenir del contexto en el cual se producen. En este sentido, podemos encontrarnos entre otras con las siguientes

4.1. Agresión intrafamiliar y de pareja

Este tipo de agresiones interpersonales puede ser separada del resto por el hecho de que tiene la característica de producirse dentro de una misma familia o entre personas que en principio mantienen una vinculación afectiva. La violencia intrafamiliar puede tomar muchas formas, siendo principalmente de tipo directo ya sea a nivel de agresión física, psicológica o incluso sexual.

4.2. Agresión en el ámbito laboral

Todo aquel acto de agresión producida en el contexto de trabajo. Podemos incluir en ello la presencia de agresiones físicas, verbales o incluso sexuales entre empleados con el mismo rango o las que se producen aprovechando la diferencia de rango y posición dentro de la empresa.

4.3. Agresión en la escuela

En esta ocasión hacemos referencia a los actos de agresión llevados a cabo en el ámbito académico entre estudiantes o entre estudiantes y docentes. Podemos observar entre otras la presencia de bullying.