Las relaciones de pareja pueden ser complicadas y pasar por momentos malos, pero en ocasiones las crisis son demasiado frecuentes y el malestar de la pareja es demasiado duradero. 

Se trata de relaciones en las que la personalidad de los miembros, la falta de confianza entre ellos, el exceso de control o la celosía convierten a la pareja en un noviazgo tóxico.

Señales para saber si estás en un noviazgo tóxico

Es frecuente que muchas veces las personas que están dentro de una relación de estas características no sean conscientes de ello, debido a la costumbre y a la inercia, o que no sean capaces de ponerle fin. Por eso, en este artículo he preparado una lista de señales que te permitirán detectar si estás dentro de un noviazgo tóxico

Ahora bien, cabe destacar que todos en algún momento de nuestra vida podemos pasar por una mala etapa, y lo mismo ocurre en las relaciones de pareja. Así que aunque se manifiesten algunos de estos comportamientos en algún momento puntual, no necesariamente significa que sea un noviazgo tóxico. Las relaciones de pareja, además, en muchos casos pueden recuperar la estabilidad gracias a la terapia de pareja.

Aprobación de amor y falta de confianza

Los noviazgos tóxicos suelen caracterizarse muchas veces por la falta de confianza por alguno de los dos miembros de la pareja, lo que dificulta que la relación se estabiliceLa baja autoestima o le excesiva dependencia emocional también provocan que la relación sea poco saludable. Algunas señales pueden ser:

1. No te sientes capaz de confiar en tu pareja a la hora de revelarle algo sensible o para hablarle de tus emociones.

2. Tu pareja o tú buscáis aprobación constante del amor, porque no estáis a gusto con vuestra vida.

3. Existe una gran dependencia emocional o codependencia emocional por tu parta y/o la suya

4. Nunca buscas soporte emocional de tu pareja porque no te sientes comprendido o comprendida.

5. Tu pareja no tiene en cuenta tus emociones y vuestra relación carece de momentos de intimidad o conexión emocional.

6. Puede tratarte con exceso de paternalismo dificultando un desarrollo sano de la relación.

Actitudes de control

Es frecuente que las relaciones en las que existe un exceso de control sean tóxicas, porque la comunicación no fluye y uno prohíbe a la persona que sea libre y que tenga su propia manera de pensar. Las actitudes de control incluyen:

7. Lleva el control de tus cuentas y tus gastos económicos, y te pide explicaciones constantes sobre cualquier gasto.

8. Puesto que te controla constantemente y se muestra agresivo o agresiva, evitas contarle tus problemas por su manera de reaccionar.

9. Las decisiones que afectan a ambos las toma él o ella. No tiene en cuenta tu opinión.

10. Controla tus redes sociales y tus conversaciones por teléfono.

11. Procuras no contarle tus problemas a alguien de fuera de la relación (por ejemplo, tu familia) por si tu pareja se entera.

Conflictos constantes

La mala comunicación y las conductas tóxicas crean conflictos constantemente. El ambiente de la relación no es tolerante y no fomenta la reconciliación. Algunos ejemplos son:

12. La falta de comunicación provoca conflictos constantes entre ambos.

13. Te sientes agotado o agotada cuando deberías sentirte feliz por tener a la pareja que tienes. Esto te afecta en las diferentes esferas de tu vida: el trabajo, tus relaciones con los demás, etc.

14. Vives un ambiente hostil. Sabes que no debes estar en ese ambiente pero siempre acabas volviendo.

Actitudes de celosía

El control sobre la pareja y la inseguridad lleva a las actitudes y comportamiento de celosía, lo que convierte a la pareja en infeliz. Ambos miembros sufren, y estos comportamientos pueden incluir:

15. Monta en cólera cuando pasas tiempo con amigos y familiares.

16. Frecuentemente pregunta por tus tus horarios y cuestiona tu versión de los hechos.

17. Cuando quedas con alguien del sexo opuesto, tu pareja se enfada.

Falta de respeto

Una relación no puede ser sana cuando existe una falta de respeto. La confianza y el respeto son pilares básicos de cualquier relación saludable. En las parejas tóxicas pueden aparecer estos comportamientos:

18. Te insulta con regularidad.

19. No respeta tu opinión e infravalora tus palabras, en público o en privado.

20. No presta atención a tus logros, y hace lo posible para restar importancia a tus méritos.

21. Es tal la falta de respeto, que incluso delante de otros procuras no dar tu opinión puesto que tienes miedo a lo que pueda decirte.

22. Está constantemente criticando tu manera de vestir y la manera de comportarte.

23. Nunca olvida los fallos que has cometido en el pasado, por lo que los saca una y otra vez a relucir en cuanto puede.

24. No solamente te humilla en privado, sino también en público.

25. Tu pareja no está interesada en que las cosas te vayan bien.

26. Tú pareja está más pendiente de recibir que de dar. Es una relación asimétrica.

Actitudes tóxicas en el ámbito sexual

El sexo se relaciona con el bienestar de la parejas, y son muchos los estudios que corroboran esta hipótesis. Sin embargo, no es cuestión de cantidad de sexo, sino de la calidad de las relaciones íntimas. En las relaciones tóxicas pueden aparecer estas conductas:

27. Tu pareja no te hace sentir bien respecto a tu cuerpo y vuestra intimidad, y lo hace adrede.

28. Tienes relaciones sexuales frecuentemente sin tener ganas, solo por complacer y evitar sus enfados.

29. Provoca que realices conductas sexuales que en realidad no deseas simplemente porque utiliza el chantaje para lograrlo.

30. Te compara de manera frecuente con sus exparejas para que te sientas mal.

Conductas de chantaje y manipulación

El chantaje emocional es característico de los noviazgos tóxicos, y es una forma muy dañina pero silenciosa de maltrato en la pareja. En el artículo “El chantaje emocional: una poderosa forma de manipulación en la pareja” se profundiza en este tema. Esta manipulación psicológica puede manifestarse de las siguientes maneras:

31. Cuando actúa para hacerte un favor, busca compensación inmediata.

32. Si no haces lo que desea, se enfada con facilidad y te lo echa en cara.

33. Te sientes menospreciado o menospreciada y te dice continuamente que no eres nada sin él o ella.

34. Nunca cede en las discusiones. O tiene él o ella la razón o la pelea se va de las manos. .

36. Te culpa por sus fracasos, incluso aquellos ajenos a la relación, por ejemplo, en el trabajo,