Pexels

En la actualidad, los divorcios están al orden del día y los matrimonios parecen ir en descenso. Según el Eurostat (la oficina de estadística europea), en España hay cada vez menos matrimonios, pues han caído hasta un 56% en los últimos 50 años

Estas cifras han despertado el interés de muchos psicólogos o sociólogos. Una investigación afirma haber encontrado la edad idónea para casarse, y en este artículo nos hacemos eco de esta información

La sociedad moderna y la mercantilización de las relaciones de pareja

Las relaciones entre personas y los vínculos que se establecen entre éstas evolucionan con el paso de los años, especialmente en las relaciones de pareja. Cuando las cosas van bien, las relaciones se fortalecen y el sentimiento de amor crece, y se produce un mayor grado de compenetración, fidelidad e intimidad. Sin embargo, eso no siempre es así.

Muchas relaciones de pareja o matrimonios se quedan a mitad de camino, y más hoy en día. En una sociedad como la nuestra, que tiende a la individualidad, en las crisis matrimoniales suele predominar el egoísmo y el individualismo. Las parejas se rompen cada vez más al ritmo que la sociedad evoluciona hacia la mercantilización de las relaciones amorosas. Los vínculos son cada vez más superficiales.

Dos divorcios por cada matrimonio

Las causas de las crisis son variadas. Algunas parejas rompen porque una de las partes no se siente queridaha habido una infidelidad, uno de los dos tiene expectativas irreales sobre el matrimonio o por simple monotonía. Sea cual sea la causa, la realidad está ahí, y los datos no mienten.

Tal y como afirma un artículo del diario ABC: “por cada matrimonio se producen dos divorcios en España”. Un dato que ha llamado mucho la atención y que muestra la realidad de la sociedad española.

La crisis y el divorcio

Las crisis no son malas de por sí. En ocasiones, los conflictos que se ocasionan en el seno de una relación puede fortificar los lazos de la pareja, haciendo que ésta se sienta más unida. Esto es debido a que estos conflictos, si son gestionados correctamente, pueden servir como aprendizaje. Pensar que las relaciones de pareja no pasan por momento malos no es real.

Las causas de esta situación tiene muchos orígenes, pero, si hace tan solo unas décadas no era tan habitual escuchar la palabra divorcio, la alternativa de muchas parejas cuando llega una crisis matrimonial, es dejar de convivir con su enamorado y dar portazo a la relación.

La mejor edad para casarse

Entonces, ¿cuál es la solución a este problema? Un equipo de investigadores parece haber encontrado una relación entre la edad y las cifras de divorcio. Esta investigación afirma que la edad ideal para casarse está entre los 28 y los 32 años. La investigación fue llevada a cabo por Nick Wolfinger, un sociólogo de la Universidad de Utah (EE.UU.), y se publicó en el Instituto de Estudios Familiares.

Según las conclusiones de este estudio, las parejas que se casan en esa franja de edad se divorcian menos que aquellas que lo hacen a otras edades. El autor de estudio, para su investigación, realizó un análisis con estadísticas estadounidenses, con datos agrupados en dos etapas, de 2006-2010 y 2011-2013, y luego comparó los primeros con las segundos. Lo resultados evidenciaron que entre los 28 y los 32 años había menos divorcios, pero que los divorcios aumentaron por cada año que se alejaba más de esta última cifra. Es decir, con 42 años hay más posibilidades de divorcio que con 35 años.

Algunas conclusiones del estudio

Si estos datos se confirman, ¿cuáles son las causas? El autor del estudio afirma que es muy probable que los 28 a 32 años sea la edad ideal “porque a esa edad, los individuos ya han llegado a un cierto grado de madurez”.

Muchas personas en esa época de su vida ya son solventes económicamente y no tienen las mismas ganas de experimentar que pueden tener los más jóvenes. Tienen una idea más o menos clara de lo que quieren en su vida. Además, a diferencia de edades más avanzadas, aún tienen posibilidad de cambiar sus hábitos y adaptarse al estilo de vida y a los objetivos comunes que vivir con pareja requiere.

Amor maduro, una de las claves

Por tanto, la madurez es una de las claves de que la mejor edad para casarse se encuentre entre los 28 y 32 años. Y es que, a lo largo de nuestra vida, podemos enamorarnos más de una vez.

Pero los primeros enamoramientos pueden llegar a ser más irracionales, y la locura provocada por la intensidad de estos amores puede adueñarse de nosotros. Con los años, vemos las relaciones de otra forma, llegando a entender que las relaciones de pareja son una negociación constante en la que ambos miembros de la pareja tienen sus necesidades.

Este tipo de experiencias maduras acaban siendo mucho más satisfactorias y, muchas veces, son posibles gracias a un amor del pasado, que nos hizo ver las cosas de otra manera. De una forma más realista y más madura.

Los primeros amores pueden ser inolvidables, pero eso no quiere decir que esos primeros sentimientos de pasión y atracción sean suficientes para mantener la llama viva la llama del amor para siempre. A querer también se aprende y a estar en pareja también. Para que una relación funcione, también hay que aprender a hacerla funcionar.