Organizaciones, Recursos humanos y Marketing

Las 10 preguntas más comunes en una entrevista de trabajo (y cómo enfrentarse a ellas)

Salir airoso de las preguntas de la entrevista es crucial para lograr el puesto.

Las 10 preguntas más comunes en una entrevista de trabajo (y cómo enfrentarse a ellas)

Imagen: Pixabay

Arturo Torres Arturo Torres Psicólogo

Los procesos de selección se caracterizan por establecer un marco de diálogo en el que la organización obtiene toda la información relevante sobre los candidatos en apenas unos minutos

Como el tiempo escasea y las consecuencias de elegir mal a las personas encargadas de desempeñar una función pueden ser muy costosas, el profesional que intenta saber cosas sobre nosotros en una entrevista de trabajo dedicará todos sus esfuerzos a hacer las preguntas clave para que nos mostremos tal y como somos sin apenas ser conscientes de ello.

Si estás leyendo este artículo porque estás interesado en encontrar trabajo cuanto antes, te recomendamos que eches un vistazo a estos tres prácticos textos con consejos para este fin:

Las 10 preguntas más comunes en una entrevista de trabajo (y cómo enfrentarse a ellas)

Más allá de las características específicas de cada organización, parte de estas preguntas clave son comunes en gran cantidad de empresas y es normal que aparezcan en cualquier entrevista de selección. Eso significa que, aunque la popularidad de estas preguntas se deba a su utilidad y eficacia a la hora de aportar datos acerca de los candidatos, las personas interesadas en un puesto de trabajo cuentan también con una ventaja: la posibilidad de estar preparadas para cuando las escuchen.

En este artículo nos centraremos justamente en estas preguntas comunes en una entrevista de trabajo y las estrategias para ofrecer una buena respuesta, aportando toda la información que se espera que demos en cada caso.

1. ¿Podría hablarme sobre usted?

Es el momento de ofrecer cuatro pinceladas sobre uno mismo. La persona encargada de entrevistarte no sólo estará analizando el contenido de lo que dices, sino que también evaluará tu capacidad para expresarte y comunicar aspectos relevantes sobre ti ante una pregunta amplia. Por eso conviene no caer en el nerviosismo y hacer todo lo posible por ofrecer una respuesta bien elaborada.

2. ¿Ha desempeñado trabajos similares a este con anterioridad?

La conversación que vaya a iniciarse a partir de esta pregunta estará intercalada con comentarios acerca de tu CV, así que procura tener claro cuáles de tus anteriores experiencias laborales exigían de ti habilidades o actitudes que crees que también vayan a ser puestas a prueba en el trabajo al que optas.

3. ¿Conoce esta organización?

Ciertamente, si la verdad es que no sabes nada acerca de la empresa u organización a la que quieres entrar, hay poco que hacer para salir bien parado de esta pregunta. Sin embargo, si has dedicado un tiempo a informarte en las características básicas del sitio en el que quieres empezar a trabajar, recuerda que no basta con responder afirmativamente y enumerar los aspectos que recuerdes sobre el sitio. Lo ideal es aprovechar para expresar el interés que sientes por la organización. Por ejemplo, puedes comentar brevemente qué motivos te llevaron a buscar información o qué cosas sabías acerca del sitio antes de plantearte entrar en el proceso de selección.

4. ¿Qué busca en este puesto de trabajo?

Esta es una de esas preguntas en las que no hay una respuesta buena, así que lo mejor que puedes hacer es prever la aparición de este tema en la entrevista de trabajo y ensayar un poco la respuesta, que debería ser lo más clara posible. La mayoría de empresas buscan saber, entre otras cosas, en qué grado te interesa la retribución monetaria y la consecución de objetivos para saber si te adaptas bien al puesto al que optas. De esto último dependerá que seas o no una fuente de conflictos en el trabajo o que experimentes burnout.

Por cierto, recuerda que poner énfasis en la importancia del salario no tiene por qué estar mal valorado en todas las entrevistas de trabajo, sea cual sea el puesto vacante. Para los puestos de trabajo de baja cualificación, por ejemplo, no resulta extraño emplear a personas cuya principal motivación es el sueldo.

5. ¿Qué puede aportarnos que no nos aporten otros candidatos?

Esta es una de las preguntas más frecuentes y también una de las más importantes. Debes enfrentarte a ella como si fueras a aportar un breve titular acerca de tu experiencia o tus habilidades. La respuesta correcta es la que habla sobre ti en un sentido práctico, más que personal o filosófico.

6. ¿Cuáles son sus expectativas salariales?

Llegado el momento en el que esta pregunta es formulada (algo que ocurrirá a no ser que el precio ya esté fijado a priori), lo mejor es limitarse a responder de manera llana y sin ambages, ya que lo contrario puede interpretarse como una manera de ocultar tus intenciones.

7. ¿Dónde se ve en un futuro?

Al preguntar esta cuestión, la persona encargada de realizar la entrevista pretende indagar acerca de tus motivaciones y expectativas de ascenso o de cambio de trabajo. Atento: será mucho mejor que te muestres ambicioso pero dentro de ciertos límites razonables. Lo ideal es que te mantengas en un término medio entre el conformismo y el exceso de autoconfianza a la hora de valorar tu futuro profesional.

8. ¿Cuál es su principal fortaleza?

Lo adecuado es responder con una fortaleza que esté relacionada de manera muy clara con el puesto de trabajo y, si puedes, deberías poner algún ejemplo para ilustrarla. Si estás optando a un puesto de contable, lo lógico será que enfatices tu eficiencia o tu fiabilidad. Si es el caso que te están entrevistando para ocupar un sitio de creativo publicitario, la innovación, el dinamismo y la creatividad deben ser tus principales bazas.

9. ¿Cuáles son sus principales debilidades?

Es habitual que la persona que te está entrevistando te pida que enumeres tres o cuatro características tuyas que puedan ser vistas como debilidades. Lo mejor que puedes hacer es hablar sobre estas "debilidades" comentando también las medidas que puedes tomar para que no sean un problema, o incluso puedes decir por qué crees que esa debilidad tiene un aspecto positivo. Por ejemplo:

  • Soy joven y no tengo demasiada experiencia, pero creo que eso puede ser positivo en aquellas tareas que requieran creatividad y nuevos puntos de vista porque no estoy acostumbrado/a a unas pocas maneras de trabajar.
  • No me gusta demasiado hablar por teléfono, pero en mi anterior puesto de trabajo le fui perdiendo el miedo y ahora me desempeño bien.

10. ¿Tiene alguna pregunta?

Al finalizar una entrevista resulta habitual dejar un espacio para que los candidatos puedan formular sus dudas. En este momento puedes (de hecho, deberías) demostrar tu interés por la organización y el puesto, a la vez que obtienes información relevante para terminar de saber si te interesa el puesto de trabajo. A la vez, el personal de selección sabrá más acerca de ti por medio de las preguntas que formulas y aquellas áreas en las que te interesas.

Arturo Torres Arturo Torres Psicólogo

Licenciado en Sociología por la Universitat Autónoma de Barcelona. Graduado en Psicología por la Universitat de Barcelona. Posgrado en comunicación política y Máster en Psicología social.