Nutrición

Sandía: 10 propiedades y beneficios de esta fruta veraniega

No solo es refrescante sino que puede darnos un 'plus' de salud.

Sandía: 10 propiedades y beneficios de esta fruta veraniega
Juan Armando Corbin Juan Armando Corbin Psicólogo de las organizaciones

Una de las mejores frutas para comer en verano es la sandía, que además de ser muy refrescante, contiene muchas propiedades para la salud. Junto el melón, pertenece a la familia botánica Cucurbitaceae y ambos son muy beneficiosos para el organismo.

Aunque algunos individuos piensan que esta deliciosa fruta solo contiene agua y azúcar, la sandía tiene gran cantidad de nutrientes y proporciona muchas vitaminas, minerales y antioxidantes. Esta fruta es un alimento muy saludable y tiene una baja cantidad de calorías.

Las sandías y el periodo estival van de la mano. Su cualidad refrescante y su sabor dulce ayudan a combatir el calor, y para aquellos que desean perder peso, esta fruta es un postre muy sabroso que no te hace sentir culpable cuando te la comes.

Propiedades y beneficios de la sandía

Existen diferentes tipos de sandía, algunas más grandes, otras menos redondeadas y otras sin las rayas que las caracterizan. Independientemente del tipo de sandía que se consuma, todas son altamente saludables.

Pero… ¿cuáles son las propiedades de la sandía? En las siguientes líneas te presentamos los beneficios para la salud de la sandía.

1. Hidrata

La sandía se asocia al verano y no es de extrañar, puesto que es un alimento con gran contenido en agua, el 92% de su composición, y contiene importantes electrolitos. Puede comerse en cualquier momento y es un “snack” ideal para tomar a cualquier hora. Sí además la dejamos en la nevera, estará no sólo deliciosa, sino que será muy refrescante. Cuando se acerca la época estival la sandía se convierte en un alimento muy apetecible.

2. Mejora el sistema inmunológico y previene de daños celulares

Esta fruta es rica en vitamina C, que es esencial para nuestro sistema inmunológico y, por tanto, protege nuestro cuerpo y nos ayuda a combatir, por ejemplo, los resfriados. Asimismo, mantiene el equilibrio redox de las células y las protege de especies reactivas al oxígeno, que dañan nuestras células y el ADN.

3. Cicatriza las heridas cicatrización de heridas

El papel de la vitamina C en la curación de heridas también se ha observado en numerosos estudios, ya que es esencial para la formación de nuevo tejido conectivo. Las enzimas que participan en la formación de colágeno, es decir, el componente principal de la cicatrización de heridas, es ineficiente sin vitamina C. En definitiva, la sandía participa en la curación de las heridas.

4. Mejora la salud ósea

La sandía contiene licopeno, que es especialmente importante para nuestra salud ósea. El licopeno dietético, que está presente en algunos alimentos como la sandía o los tomates, reduce el estrés oxidativo que normalmente aminora la actividad de osteoblastos y osteoclastos, dos células óseas involucradas en la patogénesis de la osteoporosis.

El consumo de licopeno se asocia huesos más saludables. La sandía también es rica en potasio, que ayuda a retener el calcio en el cuerpo, dando como resultado huesos y articulaciones más saludables.

5. Mejora la salud cardiovascular.

Consumir sandía en grandes cantidades, según muchas investigaciones, correlaciona positivamente con la mejora de la función cardiovascular, ya que incrementa el flujo sanguíneo a través de la vasodilatación.

Un estudio llevado a cabo por la American Journal of Hypertension encontró que la suplementación de extracto de sandía reduce la presión arterial de tobillo, la presión arterial braquial y la presión de la carótida en los adultos obesos de mediana edad con hipertensión leve.

6. Ayuda a perder grasa corporal

La sandía contiene citrulina, que ayuda a reducir la acumulación de grasa en nuestras células de grasa. Citrulina es un aminoácido que se convierte en arginina con la ayuda de los riñones. Cuando nuestros cuerpos absorben citrulina, ésta tiene la capacidad de bloquear la actividad de TNAP (fosfatasa alcalina no específica del tejido), lo que hace que nuestras células grasas produzcan menos tejido graso, y por lo tanto ayuda a prevenir la acumulación excesiva de grasa corporal.

7. Mejora la salud de los ojos

Esta fruta es un gran fuente de beta-caroteno (por eso ese color rojizo de su interior) que se convierte en vitamina A. Ayuda a producir los pigmentos en la retina del ojo y protege contra la degeneración macular relacionada con la edad. Asimismo, previene la ceguera nocturna, mantiene la piel, los dientes, los tejidos esqueléticos y blandos y las membranas de las mucosas saludables.

8. Efecto diurético

La sandía es un diurético natural que ayuda a aumentar el flujo de orina y protege los riñones. Asimismo, interviene en el proceso de eliminación de amoniaco del hígado. La sandía, es un diurético y adelgazante natural, que te ayudará a mantenerte en forma y saludable.

9. Antiinflamatorio y antioxidante

La sandía es rica en compuestos fenólicos como los flavonoides, carotenoides y triterpenoides. El licopeno carotenoide de esta fruta es beneficioso en la reducción de la inflamación y la neutralización de los radicales libres.

La triterpenoide cucurbitacina E también está presente en la sandía, y proporciona un soporte antiinflamatorio bloqueando la actividad de las enzimas ciclooxigenasas que normalmente producen un aumento inflamatorio. Las sandías maduras contienen cantidades más altas de estos compuestos fenólicos beneficiosos.

10. Previene el cáncer

Esta fruta, como he comentado anteriormente, es una excelente fuente de vitamina C, así como otros antioxidantes. Es por eso que puede ayudar a combatir la formación de radicales libres asociados al desarrollo del cáncer. La ingesta de licopeno se ha relacionado positivamente con una disminución del riesgo de sufrir cáncer de próstata, según varias investigaciones. 

Juan Armando Corbin Juan Armando Corbin Psicólogo de las organizaciones

Licenciado en Psicología por la Universidad de Buenos Aires. Máster en Recursos humanos y experto en comunicación empresarial y coaching. Posgrado en Nutrición y Alimentación Sanitaria y Social por la UOC. Especialmente interesado en el bienestar y el deporte.