Nutrición

​11 beneficios y propiedades de las pipas de girasol

Un alimento al que, si le quitamos la sal, nos aporta cosas muy positivas para nuestra salud.

​11 beneficios y propiedades de las pipas de girasol
Juan Armando Corbin Juan Armando Corbin Psicólogo de las organizaciones

Las semillas de girasol o pipas de girasol son alimentos muy consumidos. Aunque, en ocasiones, la mayoría de pipas que vienen en bolsa contienen muchas sal, la parte comestible es muy saludable y nutritiva.

Las pipas provienen del girasol (helianthus annuus), una planta herbácea que pertenece a la familia Asteraceae. Esta planta es originaria de Norteamérica y Centroamérica y sus principales productores son Rusia, China, Estados Unidos y Argentina. Esta planta es hermosa y contiene cientos de semillas.

Beneficios de las semillas de girasol

Pero, ¿cuáles son los beneficios de estas semillas? ¿Cómo beneficia a nuestra salud comer pipas? En las siguientes líneas puedes encontrar las propiedades y beneficios de este alimento comestible.

1. Mejoran el estado de ánimo

Las semillas de girasol son ricas en proteínas, que contienen aminoácidos, entre ellos el triptófano. El triptófano es precursor de la serotonina, un neurotransmisor que, en niveles bajos, se asocia a la depresión y la obsesión.

Las investigaciones parecen indicar que el triptófano puede ayudar a mejorar los síntomas del estado de ánimo en las mujeres con síndrome premenstrual, así como ayudar a las personas con depresión. Ahora bien, es necesario consumir este producto junto a alimentos ricos en carbohidratos para mejorar la absorción, pues otros aminoácidos pueden competir con el triptófano para el transporte al cerebro.

Sin embargo, los carbohidratos pueden desviar estos aminoácidos y ayudar a aumentar los niveles de triptófano en el cerebro.

2. Mejoran la fertilidad masculina

Las pipas contienen zinc, un mineral que es importante para la fertilidad masculina. Según las investigaciones, este mineral puede aumentar la cantidad de espermatozoides y la calidad de éstos. Aproximadamente 100 gramos de semillas de girasol contienen 5 mg de zinc.

3. Previene los problemas de embarazo

Las semillas de girasol son una fuente rica de ácido fólico, una vitamina B que es requerida por nuestro organismo para la división celular y para hacer el material genético. Asimismo, es muy importante durante el embarazo.

Los niveles insuficientes de esta vitamina aumentan el riesgo de defectos del tubo neural y la espina bífida en el bebé e incrementan las probabilidades de bajo peso al nacer o de nacimiento prematuro. Por tanto, las mujeres embarazadas deben consumir estas semillas para que el bebé pueda formarse bien y goce de una buena salud.

4. Ayudan a controlar el peso

El triptófano, presente en estas semillas, ayuda a controlar el peso porque permite regular el apetito. Por tanto, es considerado un alimento saciable.

Las pipas también contienen ácido clorogénico y algunas evidencias científicas sugieren que este componente puede ser útil para la pérdida de peso. Además, este alimento es rico en grasas saludables que también son ideales para perder grasa.

5. Mejoran la salud del cabello

Las pipas tienen biotina, una vitamina B necesaria para metabolizar las grasas, los carbohidratos y las proteínas.

La ciencia afirma que la biotina puede ayudar a mejorar la salud del cabello, que está hecho de proteína. De hecho, los estudios en animales han llegado a la conclusión de que la introducción de las semillas de girasol en la dieta de los perros mejoró la salud de su pelo. Los estudios sugieren que comer semillas de girasol supone beneficios para el cabello de las personas.

6. Combaten las infecciones por hongos

Infecciones por hongos son bastante difíciles de tratar y además pueden volver a aparecer después del tratamiento. Pero las semillas de girasol podrían ser una arma secreta contra estas infecciones desagradables. Según un estudio, el 90.5% de las personas que aplicaron el aceite de girasol ozonizado dos veces al día durante tres meses consiguieron erradicar la infección por completo.

De toda la muestra, solamente el 2,8% de las personas que usaron este tratamiento experimentaron una recaída durante el año después de su tratamiento.

7. Mejora la piel

La piel también se beneficia de este alimento, pues las pipas de girasol evitan que ésta se seque. El aceite que las pipas mejora la hidratación formando una barrera protectora sobre la piel y evitando que la humedad escape.

Un estudio encontró que la aplicación de este aceite directamente sobre la piel, durante un periodo de cuatro semanas, preservó la integridad de la piel y mejoró hidratación.

8. Ayudan a dormir mejor

La dieta puede tener un efecto beneficioso sobre el estrés, y lo mismo ocurre a la hora de conciliar el sueño. El triptófano, el aminoácido que participa en la síntesis de serotonina, también es esencial en la síntesis de melatonina, una hormona que regula el sueño.

Ahora bien, debes recordar que es necesario consumir las semillas de girasol con algunos carbohidratos para favorecer la absorción de este aminoácido y lograr así un sueño reparador.

9. Previene la enfermedad de Parkinson

La vitamina E presente en las pipas, es un nutriente vital para la salud. Las investigaciones concluyen que esta vitamina puede ayudar a proteger contra la enfermedad de Parkinson, una enfermedad que afecta al movimiento y que dificulta el llevar a cabo acciones cotidianas como caminar, hablar, tragar alimentos. Por tanto, la vitamina E puede tener un efecto neuroprotector, reduciendo así el riesgo de la enfermedad de Parkinson.

10. Mejorar la salud cardiovascular

Las enfermedades del corazón son una de las principales causas de muerte en el mundo. Las semillas de girasol tienen nutrientes que pueden ayudar a mantener su corazón sano, pues son una gran fuente grasas saludables y fitoesteroles beneficiosos. Las grasas ayudan a equilibrar los niveles de azúcar en sangre, y junto a los fitoesteroles, disminuyen el colesterol malo.

11. Mejoran la salud ósea

Este alimento es rico en calcio y por tanto mejora la salud ósea. Los profesionales de la salud recomiendan el consumo de este alimentos cuando las personas sufren descalcificación de los huesos. 

Juan Armando Corbin Juan Armando Corbin Psicólogo de las organizaciones

Licenciado en Psicología por la Universidad de Buenos Aires. Máster en Recursos humanos y experto en comunicación empresarial y coaching. Posgrado en Nutrición y Alimentación Sanitaria y Social por la UOC. Especialmente interesado en el bienestar y el deporte.