Cultura

4 series de TV que tienen personajes con Trastornos del Espectro Autista

Estas obras de ficción muestran muchas de las características relacionadas con el autismo.

4 series de TV que tienen personajes con Trastornos del Espectro Autista
Arturo Torres Arturo Torres Psicólogo

Las obras de ficción son una muy buena manera de dar a conocer el día a día de minorías que suelen padecer las consecuencias de que la mayoría de las personas no comprendan su situación. Las personas con Trastornos del Espectro Autista, hasta no hace tanto, han permanecido en la más absoluta de las sombras.

Afortunadamente, cada vez es más la gente que sabe acerca de cómo es su día a día, en parte gracias a series de televisión.

4 series de televisión con personajes con Trastornos del Espectro Autista

A continuación puedes ver una selección de 4 series de televisión en las que hay personajes con autismo con un papel importante o protagonista. Si bien hay varias más que no aparecen aquí, estas conceden el suficiente tiempo de pantalla a estos personajes como para que quede claro cuáles son las características y síntomas vinculados al autismo.

1. Atípico

Atípico es la última gran serie de ficción en la que un personaje con autismo tiene un papel importante. De hecho, Sam Gardner, el joven con síntomas del espectro autista, es el protagonista de esta historia.

Lo primero que llama la atención de Sam es la monotonía con la que habla, el poco repertorio e entonaciones que utiliza para expresarse. Esta es una característica de las personas del espectro autista que pueden utilizar el lenguaje verbal de manera fluida, como es el caso, si bien las causas de esto son desconocidas (como casi todo lo que tiene que ver con estos trastornos).

Por otro lado, la otra gran particularidad e Sam en lo que se refiere a su manera de plasmar en pantalla la vida de muchas personas con autismo es que tiene serias dificultades para "leer entre líneas". Dicho de otro modo, la interpretación que Sam suele realizar a partir de lo que se le dice se caracteriza por la literalidad; no reconoce lo que es o n es una metáfora, y el desconocimiento de ciertas frases hechas y expresiones hace que quede realmente confundido, ya que no sabe lo que significan o bien le hacen creer que la otra persona ha dado a entender algo realmente raro.

Además, Sam se siente muy vulnerable cuando se encuentra en entornos con una gran variedad de estímulos. Es por eso que muchas veces se coloca sobre las orejas una especie de auriculares que son, en realidad, filtradores de ruido. Esto le permite concentrarse en los aspectos predecibles de su día a día, las vías de pensamiento y de acción en las que no se encontrará sobresaltos.

Una de las maneras que Sam tiene de no salir de su rutina mental y comportamental es pensar de manera recurrente en la Antártida y, concretamente, en los pingüinos que lo habitan. Por ejemplo, cuando se pone nervioso, para calmarse se repite para sí mismo una y otra vez los nombres de las cuatro especies de pingüinos que hay en ese continente helado, pero incluso cuando no está muy estresado su pensamiento termina desembocando en teas acerca de la Antártida. Lo previsible y la ausencia de cambios en actos y pensamientos tiene gran importancia para la mayoría de persona autistas.

2. Community

Community es una de las series de humor más famosas por la gran calidad de sus guiones y por la química que hay entre sus personajes. Uno de ellos, Abed Nadir (interpretado por Danny Pudi) es uno de los más interesantes por el modo en el que expresa varios de los rasgos de conducta típicos de muchas personas con algún trastorno del espectro autista.

Una de estas característica típicamente autistas es la falta de riqueza en los matices de la entonación de la voz. Abed parece hablar como un robot, de forma desapasionada y monótona, pero eso no significa que no tenga sentimientos, si bien puede llegar a aparentar lo contrario.

Además, Abed también presenta otra de las características de las personas con alguna forma de autismo: ha desarrollado un gran interés en un área específica, un abanico de conocimientos en el que acostumbra a pensar de manera recurrente. Este ámbito de interés (y de obsesión, de hecho) es la cultura pop, concretamente la que tiene relación con series y películas. De hecho, en la serie se insinúa que gran parte de las cosas que sabe Abed las conoce por haberlas visto o escuchado a través de la televisión.

Por supuesto, para los productores de Community resulta muy conveniente tener a un personaje que siempre esté dispuesto a realizar guiño a a series y películas que el espectador puede conocer. Sin embargo, en la personas de verdad que manifiestan los síntomas del espectro autista la cultura pop es un ámbito demasiado amplio. Los ámbitos de interés de estas personas acostumbran a ser aún más específicos; por ejemplo, series policíacas, o el universo de una sola serie de ficción.

3. The Good Doctor

Shaun Murphy es un joven neurocirujano con autismo que, en muchos aspectos, manifiesta los síntomas que plasma en pantalla el protagonista de Atípico.

En esta serie se hace patente que las personas con TEA experimentan todo tipo de emociones, a pesar de que no siempre las sepan expresar de un modo que el resto de persona la entiendan. Alguien con autismo no es un robot, simplemente es una persona cuyo estilo de socialización no encaja del todo con el del resto de personas y que, además, es mucho más susceptible a los momentos de ansiedad y a los problemas de expresión y cognitivos (muchas personas con TEA no son capaces de hablar y/o experimentan discapacidad intelectual).

4. The Big Bang Theory

Sheldon Cooper es posiblemente el personaje con patrones de comportamiento propios del autismo que más fama ha conseguido, y es conocido al menos "de vista" por muchísimos millenials. De hecho, se podría decir que es el motor de la serie The Big Bang Theory, una obra de ficción que al menos en sus primera temporadas e centraba en crear situaciones cómicas a partir de la ineptitud social de un grupo de jóvenes adultos inadaptados y con problemas a la hora de relacionarse con mujeres.

Sheldon es una clara caricatura de muchas de las características atribuidas al autismo. Al igual que Abed, también habla de manera monótona, eliminando cualquier rastro de musicalidad de su voz; sin embargo, en su caso los creadores de la serie han procurado que parezca que realmente Sheldon carece de sentimientos. Esto se nota en que, a diferencia de lo que ocurre con Abed o con Sam Gardner, Sheldon no parece nada interesado con empatizar con nadie y parece disfrutar realizando reproches.

Por otro lado, allí donde sus compañeros fallan a la hora de socializar con mujeres, Sheldon muestra simple indiferencia, en el mejor de los casos, o misoginia, debido a que la mayoría de las mujeres con las que se relaciona no saben nada acerca de su área de interés.

Porque sí, Sheldon también tiene un ámbito de interés concreto: la física. Sin embargo, hay que decir que también en este caso este abanico de conocimientos parece abrirse mucho a conveniencia del guión. Por ejemplo, formas de entretenimiento como los juegos de rol o las obras de ciencia-ficción también parecen formar parte de este espacio de "obsesiones" de Sheldon, simplemente para que encaje con el estereotipo de hombre joven inadaptado. Aunque no es inusual que ocurra, no hay nada en estos productos culturales que sea de por sí un imán para las personas con Trastornos del Espectro Autista.

Etiquetas: Autismo, Ocio, Cultura
Arturo Torres Arturo Torres Psicólogo

Licenciado en Sociología por la Universitat Autónoma de Barcelona. Graduado en Psicología por la Universitat de Barcelona. Posgrado en comunicación política y Máster en Psicología social.