Las ganas de controlar los movimientos de otra persona pueden llevar al puro acoso. Unsplash

Pocas conductas pueden llegar a ser tan enfermizas como los celos, que causan un serio problema relacional y pueden llegar a terminar un noviazgo. Si bien las relaciones de pareja son complicadas de por sí, más lo son cuando no existe confianza entre los dos miembros.

Los celos son dañinos y pueden llegan a degradar las relaciones de pareja hasta causar la ruptura además de un gran malestar. Ese malestar no solo afecta a la persona que es víctima de los celos, sino también a la persona celosa.

Qué no debes hacer cuando tienes celos

Los celos pueden considerarse sentimientos de inseguridad y angustia que secuestran la atención de la persona celosa. Hasta cierto punto son normales, pues a nadie le gusta perder a alguien que quiere.

Ahora bien, cuando la persona es incapaz de controlar estos sentimientos y los celos provocan tanto sufrimiento que ponen en peligro una relación amorosa, estamos hablando de celos enfermizos, de los cuales te explicamos más en el artículo “Celos enfermizos: 10 señales comunes de las personas extremadamente celosas

El primer paso para superar los celos es ser consciente de ellos. Por tanto, si eres celoso en las siguientes líneas hemos querido destacar algunas acciones que no deberías llevar a cabo cuando estás celoso/a.

1. No pienses mal de todo

Dicen que el celoso no piensa mal por lo que ve sino por lo que imagina. Cuando una persona se siente insegura, es posible que relacione cosas que en realidad no están vinculadas, o que sospeche de algo sin ni siquiera comprobar la veracidad de sus creencias. Por tanto, es necesario que detectes cuando pierdes los nervios y observes si el motivo por el cual los pierdes es real o es fruto de tu imaginación.

2. No le acuses

Cuando una persona sufre celos, la primera reacción es la ira, y pesar de que no haya pruebas firmes que confirmen el motivo de tus celos, al entrar en una dinámica enfermiza, el celoso puede llegar a acusar a otra persona injustamente. Por tanto, es necesario ser realista, y antes de dejar que estos sentimientos tóxicos te invadan, debes ser lo más objetivo posible.

3. No prohibas

Las personas excesivamente celosas adoptan comportamientos de control sobre su pareja: diciéndole cómo se debe vestir, con quién debe ir, etc. Nadie va a estar contigo por obligación, por lo que este comportamiento lo único que va provocar es que la relación amorosa se convierta en tóxica.

4. No te conviertas en un detective

La inseguridad lleva a una persona a obsesionarse con tener el control de la pareja, pero también en querer saber qué es lo que ésta hace a todas horas. Por ejemplo, es posible que un individuo con celos quiera saber qué hace su pareja a través de sus redes sociales. Hay personas que incluso hacen uso de la cuenta de pareja sin su comportamiento. Este comportamiento no es saludable, y además lastimar a la víctima de los celos, también lastima al celoso.

5. No hables sin pensar

La impulsividad puede aparecer en cualquier momento cuando la persona celosa no es capaz de controlar sus propias emociones.

6. No llames a todas horas

Este problema de impulsividad también provoca que el celoso quiera saber qué hace la pareja a todas horas. Y, de hecho, en la mayoría de los casos, éste ya está a la defensiva incluso antes de hablar, por lo que su actitud puede ser muy agresiva. No es bueno estar pendiente de la pareja las 24 horas del día.

7. No dejes tu vida de lado

El punto anterior es un ejemplo de cómo una relación en la que la desconfianza y los celos predominan, la obsesión hace acto de presencia. Esto ocurre porque los celos aparecen por la baja autoestima y la inseguridad, y el celoso tiene miedo a sentirse abandonado. Para superar los celos, la mejor alternativa es trabajar en uno mismo.

Cómo dejar de ser una persona celosa

Teniendo en cuenta los puntos anteriores, ¿cómo es posible dejar de ser una persona celosa?

1. Reconoce que eres celoso

Los puntos anteriores son ejemplos de lo que hace una persona celosa, por tanto, detectarlos es el principio para poder salir de esta situación compleja. ¿Te comportas como en los puntos anteriores? Entonces es necesario que busques una solución, incluso con ayuda profesional si fuese necesario.

2. Pon de tu parte

Los celos son sentimientos hasta cierto punto normales. Pero algunas personas, pese a sentirse así, ponen de su parte para que la situación no se vaya de las manos. Esto es clave para no entrar en un círculo vicioso que haga daño a los dos actores de la relación amorosa. Si deseas cambiar, el único que puede hacerlo eres tú.

3. Sé objetivo

En ocasiones, las emociones que sentimos nos nublan, pero debemos ser emocionalmente inteligentes y ser objetivos respecto a cómo nos comportamos en ciertas situaciones con la pareja.

4. Trabaja en ti

Como ya he dicho, los celos son muchas veces consecuencia de la autoestima baja y la inseguridad. Por ese motivo es necesario que, en interés de dejar atrás los celos, las personas con este problema deben trabajar en su propio desarrollo personal. Cuando alguien es feliz con la vida que tiene, no busca a alguien llenar este vacío, sino alguien que sume.

5. Mejora la comunicación

Mejorar la comunicación con tu pareja es la mejor manera de superar la celosía, pues así se evitan muchos conflictos y da pie a que no haya malas interpretaciones. Comunicarse correctamente con la pareja puede incrementar la confianza entre ambos, pues de esta manera cada uno sabe las necesidades del otro y es posible negociar por el bien de los dos.