A veces, de la separación también se extrae algo bueno. Pexels.

Pocas experiencias vitales son tan dolorosas como el desamor. Sentir el rechazo de nuestra expareja nos lleva a vivir un proceso de duelo que puede durar varios meses. Y tal y como expliqué en nuestro artículo “La química del amor: una droga muy potente”, esta vivencia es equiparable a la que experimenta un drogadicto que pretende dejar de lado su adicción a una sustancia psicoactiva, porque los circuitos neuronales que se activan cuando alguien consume droga, también lo hacen cuando nos enamoramos.

En este tiempo, podemos experimentar un desajuste neuroquímico que nos lleva a la tristeza y la obsesión, pues se alteran los niveles de algunos neuroquímicos en el cerebro (por ejemplo, la serotonina). Nuestro equilibrio emocional se ve afectado, pero con el tiempo y siguiendo los consejos que puedes encontrar en este enlace es posible superarlo. Aunque el desamor sea doloroso, es una excelente oportunidad para aprender. Como dice el dicho “lo que no te mata, te hace más fuerte”.

Beneficios de la ruptura de pareja (bien gestionada)

Si estás experimentando el desamor, es posible que sientas que siempre estarás así: desanimado, pensando constantemente en esa persona que amas, pendiente del teléfono móvil por si recibes una llamada o un mensaje suyo que nunca llegan... Pues bien, una vez superadas una serie de fases, y aunque ahora no te lo creas, la ruptura de pareja también tiene sus beneficios. ¿Cuáles son? En las siguientes líneas te los explico.

1. Te hace más fuerte y resiliente

Las situaciones dolorosas nos afectan a todos, lo que cambia de un individuo a otros es cómo las afrontamos. Dicen que las personas aprendemos curiosidad y por dolor, y las situaciones dolorosas nos ayudan a descubrir nuevas herramientas psicológicas y comportamientos adaptativos porque nos ponen a prueba, nos llevan a situaciones límite emocionalmente hablando. Superar el desamor, por ejemplo, es es crecer como individuos.

También puede ocurrir que, durante la relación, hayas cometido errores, y aprender de los errores es algo que a todos nos ha pasado. Cuando sentimos el dolor de una pérdida, siempre podemos aprender algo positivo. En este aprendizaje nos hacemos más fuertes y, una vez superada esta ardua etapa, nos convertimos en personas más preparadas para afrontar situaciones similares en el futuro. Aunque el desamor siempre duele, este aprendizaje puede significar menos sufrimiento en el futuro.

Ahora bien, es importante tener en cuenta que para poder aprender de pasado, es necesario llevar a cabo una profunda autorreflexión y cuestionarnos el sentido que tiene esta experiencia, pues, de lo contrario, el aprendizaje no se producirá.

2. Te permite salir de la zona de confort

Las emociones negativas que aparecen durante esta etapa pueden usarse de manera positiva. Por ejemplo, la ira es excelente para movilizarnos si la enfocamos hacia objetivos concretos que pueden ayudarnos a crecer en vez de hacia nuestro/a ex. El desamor duele, pero si lo superamos de manera saludable puede llevarnos a salir de la zona de confort, a reinventarnos y probar cosas que quizás no probaríamos si estuviéramos en la comodidad de la pareja.

Cuando nos dejan, tenemos dos opciones: hundirnos o movernos. Movernos puede llevarnos a un cambio positivo, y por eso muchos expertos afirman que la mejor manera para superar el desamor es luchar por nuestro propio desarrollo personal.

3. Te ayuda a conocerte mejor

Vivir en pareja hace muchas veces que dependamos en gran medida de nuestra pareja porque compartimos muchos momentos juntos. En algunos casos, aquellas personas que llevan mucho tiempo juntas, tienen serias dificultades para incluso conocerse a sí mismas. Este momento de inestabilidad puede llevar a muchas personas a experimentar una crisis existencial, es decir, una crisis de identidad. Si la mejor manera de superar el desamor es luchar por el propio desarrollo personal, eso exige un nivel alto de autoconocimiento.

4. Mejora tus relaciones en el futuro

Cada relación que tenemos puede ser un aprendizaje para relaciones futuras, y puede ayudarnos a elegir parejas que encajen mejor con nuestra personalidad, nuestros gustos y nuestros intereses. Por ejemplo, suele decirse que el segundo amor es mejor que el primero.

5. Tranquilidad

Algunas relaciones pueden ser traumáticas, y aunque cueste dejarlas por dependencia emocional, con el tiempo uno se da cuenta de que era la mejor opción. En estos casos, la ruptura de pareja puede ayudarnos a encontrar mayor tranquilidad si somos capaces de recuperar la confianza en nosotros mismos y recuperar de nuevo la autoestima . Para esto, la mejor alternativa es luchar por lo que a uno le hace feliz.

En resumen…

El amor es una de las mejores experiencias que podemos vivir los seres humanos; sin embargo, las relaciones de pareja no siempre acaban bien. El desamor, por tanto, puede ser una experiencia muy dolorosa, pero si sabemos aprovecharnos de esta ardua situación, podemos crecer como personas y ser más felices. Aprender de los errores es posible y, de hecho, todos lo hemos hecho en algún momento de nuestras vidas. Si la relación se acabó, seguramente fue para encontrar algo mejor.