Organizaciones, Recursos humanos y Marketing

​11 errores que hay que evitar cometer en la cena de empresa

Alcohol, comida a la carta y tus jefes observando la situación. Una combinación muy peligrosa.

​11 errores que hay que evitar cometer en la cena de empresa

Imagen: Pixabay

Juan Armando Corbin Juan Armando Corbin Psicólogo de las organizaciones

Se acercan las Navidades y con ello las cenas de empresa. Has trabajado muy duro durante todo el año y esta noche puede ser una noche divertida.

Una buena cena, unas risas y encima no pagas tú. ¡Qué más quieres! Las cenas de empresa pueden ser una especie de catarsis después de un año encerrado en la oficina, donde puedes pasar una noche de fiesta con las personas que más horas al día compartes. Más que con tu pareja…

Cómo comportarse en la cena de empresa

La cenas cenas de empresa son habituales en el mes de diciembre, justo antes de la navidad. Aunque algunas compañías, especialmente las que tienen plantillas con contrato temporal (por ejemplo, en el sector turismo), pueden organizarlas cuando acaba la temporada fuerte y llevan a cabo una gran reducción de plantilla hasta la temporada siguiente. Pero independientemente de la fecha, las cenas de empresa no son una noche de fiesta con los amigos, sino con tus compañeros de trabajo y tus superiores.

Por tanto, no hay que olvidar que en la cena de empresa va a estar presente el jefe (o los jefes y superiores) y, por tanto, es importante cuidar tu reputación, tu imagen y para no mermar tu estancia en la empresa. Sobra decir que en estos actos es necesario vestir de forma apropiada, acorde con la situación y el lugar y es necesario llegar puntual. Pero, además, si no quieres causar una mala impresión lejos del entorno laboral estáte atento a los consejos que te brindo a continuación, que seguro que te serán útiles para no salir malparado de la cena de empresa:

1. No te sientes cerca del jefe

Si no quieres estar en el ojo del huracán durante toda la velada, lo mejor que puedes hacer es no sentarte cerca del jefe. A no ser que tengas una gran relación y os queráis sentar juntos, evita esa zona de la mesa. 

Seguramente querrás disfrutar de la noche, por lo que lo ideal es que te sientes en otro lado, con tus compañeros, donde podrás ser tú y disfrutar de su compañía. Por tanto, es importante que llegues puntual y no acabes sentado justo al lado de tu superior porque los demás sitios están ocupados.

2. No te pongas a criticar

Recuerda que la noche de empresa es una noche en la que debes dejar de lado los temas relacionados con el trabajo. Lo mejor es disfrutar de este momento agradable y pasarlo bien junto a tus compañeros

Pero lo más importante, y esto no se te debe olvidar, es evitar estas situaciones para criticar a tus compañeros o jefes. Cuida tus palabras, no cometas el error de ser un bocazas.

3. No seas el pelota del jefe

Si el consejo del punto uno es no sentarse cerca del jefe, en este punto, te recuerdo que es importante que tampoco te vayas al otro extremos y seas “el pelota”

Independientemente de si a tu superior le molesta o no, seguramente tus compañeros se darán cuenta de tu actitud y esto no te beneficiará para nada, porque puedes ganarte enemigos dentro de la empresa.

4. No ligues con un compañero delante de todos

Todos podemos sentir atracción por ese compañero que tanto nos gusta, y, en ocasiones, ese sentimiento puede ser mútuo. Lo que hagas en tu intimidad es problema tuyo.

Sin embargo, si dejas que todos se enteren de que entre vosotros hay algo más que una simple relación laboral, pronto lo sabrá toda la oficina. Está bien si ambos vais en serio, pero si es un “rollo”, lo mejor es la discreción. No hace falta decir que si alguno de los dos tiene pareja, esto puede acabar mal.

5. Cuidado con las copas (especialmente si trabajas el día siguiente)

La gente ya da por hecho que esta noche es una noche para reirse y disfrutar del vino y alguna copa. En nuestra cultura, para muchas personas, las noches de fiesta no se entienden sin el consumo de alcohol. Este hábito no es precisamente bueno pero es una realidad socialmente aceptada, y nadie te va a mirar mal si te bebes alguna copita. 

Ahora bien, si te pasas con el trago quedarás mal delante de tus compañeros de empresa y tu jefe, y puedes convertirte en el hazmerreír de las las próximas semanas en la oficina.

6. No hables con la boca llena

Esta es una noche diferente a lo que sería una un día de trabajo, pero eso no quiere decir que debamos perder las formas y dejarnos llevar por los malos modales. Por tanto, sé educado y no hables con la boca llena.

7. Evita sentarte al lado de alguien con quien te llevas mal en la empresa

Como se ha comentado, si es posible, lo ideal es sentarse lejos del jefe. no obstante, otro lugar que te puede incomodar en la mesa es sentarte al lado de alguien con quien no tienes buena relación en la empresa. Si no quieres pasar un rato desagradable, busca otro lugar donde te encuentres más agusto.

8. Cuidado con las redes sociales

Las nuevas tecnologías y las redes sociales también están presentes en estas fiestas. Así que, si quieres preservar tu intimidad, evita los selfies o las fotos que puedan comprometerte. Seguro que el día siguiente lo agradecerás.

9. Compórtate en la mesa y en la fiesta

En la mesa y en la fiesta debes mantener la compostura y mostrarte respetuoso y educado. Es fácil que con alguna copa de más perdamos el norte o los modales. Así que, si no quieres que tu jefe tenga una mala imagen de ti, compórtate como un adulto.

10. Cuidado con lo que dices

El alcohol también puede desinhibirnos y la situación informal con la que podemos encontrarnos en la cena de empresa puede relajarnos. Hay que cuidar nuestras palabras no sólo en cuanto a las críticas. Por ejemplo, al decirle a un compañero que te gusta o al hablar de temas comprometidos.

11. Ni se te ocurra llevar a tu pareja

Las cenas de empresa, generalmente, son para los empleados. Si los demás invitados van solos y si no te han comentado que está permitido asistir con pareja, no seas la excepción. Además, podéis acabar aislados y hablando de vuestra vida personal en un lugar que no es el idóneo

Juan Armando Corbin Juan Armando Corbin Psicólogo de las organizaciones

Licenciado en Psicología por la Universidad de Buenos Aires. Máster en Recursos humanos y experto en comunicación empresarial y coaching. Posgrado en Nutrición y Alimentación Sanitaria y Social por la UOC. Especialmente interesado en el bienestar y el deporte.