Pixabay

Algunos investigadores creen que el mes en el que nacemos está relacionado con tendencias que marcan nuestra salud y nuestra manera de relacionarnos con el entorno. Este tipo de teorías ponen énfasis en la importancia de los estímulos que se reciben durante los meses de gestación y los primeros días después del nacimiento, y esta secuencia de estímulos podría ser distinta dependiendo del periodo del año que abarquen.

El mes de nacimiento indica el riesgo de sufrir algunas enfermedades

En la línea de este tipo de hipótesis, un grupo de investigadores de la Universidad de Columbia se propusieron investigar si hay una correlación entre el mes del nacimiento y el riesgo de padecer un listado de enfermedades. Sus conclusiones parece corresponderse con lo que querían demostrar y han sido publicadas recientemente en Journal of the American Medical Informatics Association.

Cosas de la estadística

Este equipo de investigadores utilizaron como materia prima la información ya existentes en bases de datos y buscaron correlaciones entre el momento del nacimiento y la propensión a cada enfermedad mediante la aplicación de un algoritmo.

El análisis de datos estadísticos sirvió para comprobar que, de las 1.688 enfermedades que presentó la muestra (1.749.400 personas nacidas entre 1985 y 2013 registradas en bases de datos de Nueva York), 55 estaban relacionadas con el mes de nacimiento del grupo de individuos. Además, de esas 55 correlaciones entre momento de nacimiento y riesgo de enfermedad, 19 ya se habían encontrado en anteriores estudios y 20 están relacionadas con esas 19.

Meses y enfermedades

Las correlaciones de riesgo de enfermedad encontradas son, para cada mes de nacimiento, las siguientes:

1. Enero: cardiomiopatía e hipertensión.

2. Febrero: cáncer de pulmón o de bronquios.

3. Marzo: arritmias, fallos cardíacos y trastorno de la válvula mitral.

4. Abril: anginas.

5. Mayo: no se encontró mayor riesgo de sufrir ninguna enfermedad por el hecho de haber nacido en este mes.

6. Junio: síndrome de preinfarto.

7. Julio: asma.

8. Agosto: como el grupo de los nacidos en mayo, no se encontró un especial riesgo de padecer ninguna enfermedad.

9. Septiembre: vómitos.

10. Octubre: enfermedades de transmisión sexual, infecciones de pecho y picaduras de insectos.

11. Noviembre: arritmia, trastorno de la válvula mitral y cáncer de pulmón.

12. Diciembre: únicamente hematomas.

¡Que no salten las alarmas!

Conviene asumir estos datos con sentido crítico. Tal y como ya se ha dicho mil veces, correlación no significa causalidad, y no hay nada que indique que el hecho de nacer en uno u otro mes implique que todos tengamos algunas de estas enfermedades en estado latente, esperando a manifestarse.

Este estudio simplemente utiliza el mes de nacimiento como criterio para prever la frecuencia con la que se dan ciertas enfermedades en el grupo de los nacidos en cada momento del año. Sin embargo, no es un estudio de casos concretos: se centra en un fenómeno colectivo que sólo puede ser interpretado como una tendencia que sólo puede aparecer en grupos muy grandes de personas.

Referencias bibliográficas:

  • Boland, M. R., Shahnn, Z., Madigan, D., Hripsack, G. y Tatonetti, N. P. (2015). Birth Month Affects Lifetime Disease Risk: A Phenome-Wide Method. Journal of the American Medical Informatics Association, consulta online. doi: http://dx.doi.org/10.1093/jamia/ocv046