Psicología social y relaciones personales

Los 9 tipos de machismo y cómo detectarlos

El trato discriminatorio hacia mujeres puede presentarse en diferentes formas más o menos discretas.

Los 9 tipos de machismo y cómo detectarlos
Arturo Torres Arturo Torres Psicólogo

El machismo no siempre se manifiesta del mismo modo, y eso es lo que hace que, en ocasiones, sea difícil de identificar. Es un patrón de comportamiento y de pensamiento que ha sido la costumbre y la norma general y hegemónica durante siglos.

Sin embargo, los movimientos feministas y de lucha por la igualdad en general han hecho que cada vez cobre más fuerza el cuestionamiento de ciertas normas no escritas que rigen las relaciones personales. Es por eso que comportamientos que eran normales hace décadas, hoy ya no lo sean tanto, dado que denigran y dañan a las mujeres. Los diferentes tipos de machismo son hoy más fáciles de reconocer.

A continuación daremos un repaso por estas muestras de trato discriminatorio.

Los principales tipos de machismo

No hay una única forma de clasificar los distintos tipos de machismo, sino que esta categorización dependerá del criterio en el que nos fijemos. En adelante nos centraremos en 3 criterios distintos.

Tipos de machismo según la causa inmediata

Está claro que, en el fondo, el machismo se debe a un elemento cultural, económico y político que hace que las mujeres partan de una situación de desventaja. Sin embargo, si analizamos el comportamiento machista de personas individuales, podremos distinguir diferentes causas:

1. Por causas religiosas

Muchas grandes religiones contienen en sus textos sagrados o de referencia un importante poso machista, si son interpretados literalmente. Eso hace que algunas personas, por ejemplo, exijan que la mujer permanezca en una posición de subordinación al hombre, en un rol de "apoyo, cuyo único poder de decisión atañe a asuntos domésticos.

2. Por tradición

Más allá de las influencias religiosas, existe un machismo que se expresa a través incluso de personas ateas o agnósticas y que tiene que ver con el valor positivo de "lo que se ha hecho siempre". Esto, en realidad, no es una justificación de las actitudes sexistas, sino una descripción que intenta utilizarse como argumento.

Por ejemplo, se puede mostrar rechazo a la idea de que una mujer no quiera ser madre porque por tradición las mujeres han intentado casarse y tener hijos.

3. Por misoginia

Es uno de los tipos de machismo más evidentes, ya que se expresa a través de un discurso agresivo contra todas las mujeres en general. Las personas misóginas se caracterizan por su odio hacia las mujeres, de modo que su trato hacia ellas tiende a ser discriminatorio, sin que se necesite una razón específica para ello: todo depende de las emociones y las pasiones.

Normalmente esta visión de las cosas se fundamenta en el resentimiento y en malas experiencias personales.

4. Por desconocimiento

Algunas personas caen en actos machistas en gran parte porque han estado poco expuestas al punto de vista de muchas mujeres, o bien han crecido en un entorno en el que ha habido muy poca variedad ideológica más allá del tradicionalismo. El resultado es que les cuesta empatizar con las mujeres y reconocerlas como seres humanos con los mismos derechos que cualquier persona.

Según quién lo expresa

Los tipos de machismo pueden ser clasificados según la naturaleza de la entidad que lo expresa.

1. Machismo institucional

Es el machismo que queda recogido formalmente en leyes, códigos de conducta y estatutos.

2. Machismo personal

Es el que es expresado por personas individuales y por grupos sin estructura formal.

Según el grado de violencia

El machismo, como elemento dañino, es siempre algo que produce algún tipo de dolor, ya sea físico o psicológico. Es por eso que se puede distinguir entre tipos de machismo según su proximidad a la violencia física o verbal.

1. Machismo de confrontación física

Es un patrón de comportamiento que lleva a la agresión de mujeres por el hecho de serlo. Los feminicidios son su consecuencia más palpable, pero no la única.

2. Machismo de legitimación de la violencia

Está compuesto por actitudes de condescendencia y de permisividad hacia las personas que agreden a las mujeres por el hecho de serlo. Por supuesto, esta actitud refuerza la impunidad de los crímenes machistas, ya sea normalizando este tipo de agresiones o ofreciendo protección a quienes las cometen.

3. Machismo paternalista

Este machismo es de tipo sobreprotector. Podría ser interpretado como una actitud bienintencionada, pero esconde un trasfondo sexista, al basarse en la idea de que la mujer es algo que debe ser protegido por el hombre y, por consiguiente, no se posiciona contra la idea de que la mujer sea un ser humano de pleno derecho y con capacidad para tomar decisiones de forma autónoma.

Por ejemplo, un marido que vigila constantemente a su esposa no solo evidencia que no confía en la capacidad de esta última a la hora de valerse por sí misma, sino que además alimenta una visión del mundo en el que la mujer es un bien preciado con el que, por consiguiente, se puede tratar como si la relación fuese la de usuario - objeto o la de producto - comprador.

Etiquetas: Sexismo, Sociedad, Género
Arturo Torres Arturo Torres Psicólogo

Licenciado en Sociología por la Universitat Autónoma de Barcelona. Graduado en Psicología por la Universitat de Barcelona. Posgrado en comunicación política y Máster en Psicología social.