Las relaciones, ya sean de pareja o menos asociadas a los vínculos afectivos, siempre son complejas. Esto quiere decir que, si bien es cierto que nos posibilitan la opción de crear amistades y amoríos muy bien asentados, también dejan un amplio margen a que las cosas vayan mal por una gran variedad de razones.

Los distintos tipos de chantaje emocional que existen dan cuenta de lo complicadas que son esas relaciones, ya que son una manera de hacer que sintamos culpa por lo que ocurrió en el pasado, cuando lo que realmente ha ocurrido no es motivo para sentirse mal con uno mismo. Esto es: hay maneras de conseguir que, al mirar atrás, veamos una trayectoria de hechos que casi nos obliguen a hacer lo que la otra persona quiere.

Los tipos de chantaje emocional

En este artículo veremos cuáles son esos tipos de chantaje emocional y cuáles son las ideas y mensajes que se ocultan detrás de ellos.

1. El elefante en la habitación

El concepto de "elefante en la habitación" hace referencia a una idea o hecho que, a pesar de que es importante y está presente en los pensamientos de todas las personas involucradas, no es encarado, se evita hablar de ello.

Del mismo modo, un tipo de chantaje emocional se basa justamente en fingir una pretendida normalidad de un modo tan forzado que queda claro que hay algo que va mal, siendo el tema "anulado" algún tipo de conflicto que ambos miembros de una relación conocen y que deberían hablar para resolverlo.

El hecho de que alguien actúe ante otra persona de una manera que muestra a gritos la existencia de un tabú es algo que crea una atmósfera enrarecido en la que el conflicto se intuye todo el rato y, por consiguiente, la culpabilidad no nos abandona.

2. El autocastigo

Castigarse a uno mismo ante el otro miembro de la pareja es una de las formas de chantaje emocional más recurridas, por su sencillez y por su impacto emocional.

Además, las implicaciones negativas del autocastigo son tan fuertes que es posible incluso fingirlas, ya que la posibilidad de que alguien esté sufriendo hace que muchas veces no nos paremos a analizar críticamente si es cierto o no. Por ejemplo, una persona puede fingir hacer un sacrificio para contestar a la otra, sin que ese sacrificio exista: dice que tenía pensado ir a ver a sus padres y no lo podrá hacer, pero quizás ni siquiera tenía ganas de hacerlo.

3. Gaslighting

El gaslighting es un tipo de manipulación muy frecuente en contextos de maltrato. Consiste en hacer creer a la otra persona que sus capacidades mentales no la hacen capaz de conocer lo que realmente está ocurriendo, y que lo que cree que son motivos para enfadarse en realidad no lo son.

Por ejemplo, convencer a la otra persona de que nunca se le prometió algo cuando en realidad sí que ocurrió, y culpabilizarla por inventarse recuerdos. Este fenómeno hace que la otra persona se sienta mal consigo misma y crea que es el otro quien está teniendo mucha paciencia.

4. Amenazas de suicidio

Es muy importante dejar claro que no todas las declaraciones relacionadas con la posibilidad de cometer suicidio son una forma de chantaje emocional. De hecho, la mayoría de las personas que se quitan la vida avisan antes. Es por ello que en cualquier caso, ante reacciones de este tipo (por ejemplo, en el contexto de una ruptura de pareja) es muy importante buscar ayuda profesional.

5. Chantaje mercantilista

Se trata de un tipo de chantaje en el cual se intenta inducir a la culpabilidad subrayando hechos que aparentemente pueden ser interpretados como sacrificios que se han hecho por la otra persona. Por ejemplo, pagar unas copas. La lógica que hay detrás de este razonamiento es que todo aquello que en un principio parecía ser una muestra espontánea de amabilidad en realidad tenía un precio, uno que se decide a posteriori a conveniencia del chantajista.

6. Abuso verbal

El abuso verbal es considerado una forma de maltrato, pero también tiene una faceta como tipo de chantaje emocional. Esto es así porque a través de los insultos y los menosprecios se consigue que la otra persona interiorice la idea de que no vale nada, que su propio criterio no importa y que, por consiguiente, lo mejor que se puede hacer es obedecer. La autoestima se ve muy resentida.

7. Chantaje de necesidad

Algunas personas intentan chantajear emocionalmente a otras utilizando un tipo de discurso según el cual tienen "necesidades básicas" que necesitan satisfacer, algo contra lo que no pueden luchar. Esto hace que verse obligado a satisfacerlas parezca ser lo más razonable, y no hacerlo haría nacer la culpa.

8. Apropiación

Este tipo de chantaje emocional es típico de algunas relaciones de pareja. Se basa en la idea de que hay una parte que protege a la otra, lo cual a la práctica significa que una de las personas debe ser controlada por su pareja. Cuestionar esto sería atentar contra el bienestar de la relación, así que no se intenta romper esta dinámica.