Sexología

10 juegos en la cama para compartir con tu pareja

Una situación de juegos en pareja divertidos y estimulantes para utilizar todos los sentidos.

10 juegos en la cama para compartir con tu pareja
Juan Armando Corbin Juan Armando Corbin Psicólogo de las organizaciones

Nadie duda de que tener una buena vida sexual en pareja mejora la satisfacción de los miembros de la misma. Y es que la conexión que se crea entre ambos en los momentos íntimos ayuda a superar muchos momentos delicados.

El sexo nos ayuda en muchos aspectos, no solo nos produce placer. Según algunos estudios científicos, los beneficios del sexo son:

  • Ayuda a reducir el estrés.
  • Rejuvenece y ayuda a la pareja a sentirse más joven.
  • Alarga la vida.
  • Mejora la salud cardiovascular.
  • Mejora la autoestima y el estado de ánimo al liberar endorfinas.
  • Ayuda a tener un sistema inmunológico más fuerte.

Puedes profundizar en estos beneficios y conocer algunos más en este artículo: “Los 13 beneficios de tener sexo, según la ciencia

Juegos en la cama para compartir con la pareja

Las relaciones sexuales son realmente placenteras, pero a medida que el tiempo en la relación de pareja pasa y la monotonía gana terreno, algunas parejas dejan que la llama de la pasión se apague.

Los expertos recomiendan que seamos creativos para que esto no ocurra. En las siguientes líneas puedes encontrar una selección de juegos en la cama que te ayudarán a activar tu vida sexual de nuevo.

1. Temperatura sexual

Uno de los clásicos de los juegos en la cama es jugar con las sensaciones de nuestro cuerpo. Para hacer esto simplemente es necesario agarrar un cubito de hielo o coger una bebida caliente. 

Es posible aplicar hielo directamente sobre el cuerpo de la persona que pretendemos estimular, o ponérnosolo un momento en la boca (igual que con la bebida caliente) para que al practicar sexo oral o lamer a la pareja las sensaciones sean diferentes gracias a la lengua fría o caliente.

2. El detenido

Otro de los juegos eróticos clásicos consiste en esposar a uno de los miembros de la pareja para que no pueda moverse. En este juego, se suele simular una detención o captura. 

Uno de los dos miembros de la pareja queda atado de manos (y de pies en muchos casos) y queda a merced de la otra persona que se encarga de dar placer. Esta situación es muy estimulante para muchos.

3. Juego de los dados

El juego de los dados es una variación del anterior. Consiste en que los dos miembros de la pareja se asignen números diferentes. 

Uno los dos pares y el otro impares. Entonces se lanza un dado y la persona que gane es la que será atada durante 5 minutos y recibirá el placer de la pareja.

4. Sabores sexuales

Si las sensaciones de frío calor pueden ser muy placenteras, también pueden serlo los sabores. No hay nada mejor que estar con la persona que amas y además deleitar el paladar con chocolate, fresas o helado. 

El gusto de cada persona puede cambiar, aunque algunos clásicos son untarse partes del cuerpo con chocolate y limpiarlos con la lengua. También comer fresas y cava con la pareja de manera erótica. Lo importante es no usar las manos sino todo lo demás.

5. Masaje con aceite

Los masajes siempre son placenteros y relajantes, y son ideales para aumentar la excitación sexual y causar un clima idóneo para el acto sexual. El masaje puede llevarse a cabo en la misma cama, donde la persona que lo recibe debe estar cómoda bocabajo. 

Existen diferentes tipos de aceites con diferentes aromas que producen distintas sensaciones. El tacto, el olor y la sensación del aceite pueden ser muy estimulantes y un masaje es ideal como juego preliminar en la cama.

6. Bomba sexual

La bomba sexual es un jugo en la cama que provoca una dinamita de placer. Es un juego simple, que consiste en coger un reloj y poner un intervalo de tiempo en el que no está permitido penetrar. Si por ejemplo el tiempo sin penetración es de 20 minutos, están permitidas solo las caricias, besos, mordiscos, etc., hasta que haya pasado ese tiempo estipulado.

7. Elige un papelito

Un juego que puede resultar muy erótico y puede excitar tus sentidos. Consiste en coger dos tarros o frascos (para cada uno de los dos) en los que meter una serie de papelitos. En cada papelito se escriben diferentes verbos que tienen que ver con actos sexuales y excitantes, por ejemplo, chupar, lamer, morder, etc. En el otro frasco estarán los papelitos con las partes del cuerpo escritas. La combinación de los dos papelitos te indicarán qué debes hacerle a tu pareja para que sienta un gran placer.

8. La ceguera

Otro juego mítico es el de vendarse los ojos, pues cuando uno no puede ver, los otros sentidos corporales se intensifican. El funcionamiento es simple; vendarse los ojos y dejar que la pareja haga su trabajo para satisfacernos. La imaginación juega un papel fundamental en este juego, que es ideal si se combina con el juego del detenido.

9. La batalla

La cama puede convertirse en un ring de lucha con este juego, en el que no es necesario ser violento, pero puede ser divertido. Los dos miembros de la pareja deben desnudarse y sujetar un cojín con el que deben iniciar una batalla. No se trata de hacer daño sino de pasar un buen rato. Esto puede provocar un ambiente distendido que puede acabar en amor y no en guerra.

10. ¿A qué sabe mi boca?

Este juego en la cama es ideal para combinarlo con el juego de la ceguera. pues cuando uno de los dos miembros de la pareja tiene los ojos vendados, entonces el otro se coloca distintos alimentos en la boca: chocolate, helado, fresas, licores, nata, etc. 

El objetivo es que la persona que tiene los ojos vendados adivine qué es lo que el otro tiene en la boca. Si no acierta, entonces la persona que no tenía los ojos vendados se untará el cuerpo con el alimento y la persona que ha perdido tiene que lamerlo y limpiarle el cuerpo sin usar las manos. 

Juan Armando Corbin Juan Armando Corbin Psicólogo de las organizaciones

Licenciado en Psicología por la Universidad de Buenos Aires. Máster en Recursos humanos y experto en comunicación empresarial y coaching. Posgrado en Nutrición y Alimentación Sanitaria y Social por la UOC. Especialmente interesado en el bienestar y el deporte.