Pixabay

Las diferencias entre hombres y mujeres son innegables: están a la vista, y hasta forman parte de la propia anatomía. Lo mismo pasa con las maneras de vivir el sexo: las formas de estimulación, del lugar que ocupa el sexo en la mente, de la necesidad de masturbarse, de los deseos y fantasías sexuales

La libido tiende a ser experimentada, pues, de manera distinta según el sexo de cada persona.

Pese a ello, lo que se busca es la armonía y complicidad entre la pareja a la hora de mantener relaciones sexuales. Pero qué dificultad ante tales diferencias. Sin embargo, si nos detenemos en conocer cómo cambia la respuesta sexual tanto de hombres como de mujeres a lo largo de sus respectivas vidas, nuestras expectativas serán más realistas en el momento de la relación.

La respuesta sexual a lo largo de la vida, según el sexo

Hombres

17 - 18 años

A los 17 o 18 años, alcanzan la cima de su sexualidad. El sexo invade su pensamiento, llegando a tener entre 4 y 8 orgasmos diarios de gran intensidad. El periodo refractario exclusivo de los hombres (tiempo en el cual no podrán tener un orgasmo, tras haber eyaculado anteriormente), es muy corto, de unos segundos a un minuto. A partir de entonces, su capacidad sexual disminuye muy lentamente.

20 - 30 años

Entre final de los 20 y principio de los 30, sus pensamientos sexuales  y su libido cambian, pero siguen respondiendo con facilidad a los estímulos sexuales. Necesitan menos orgasmos, se masturban menos, la rigidez de sus erecciones comienza a disminuir y el periodo refractario se alarga.

40 - 49 años

A partir de los 40 empiezan a notarse cambios importantes. Los pensamientos y fantasías eróticas continúan disminuyendo, necesitan más estimulación para alcanzar la erección (que será más lenta) y el período refractario sigue en aumento.

50 años en adelante

A los 50 la necesidad orgásmica del hombre es mucho menor, con dos clímax a la semana tienen suficiente, serán menos intensos y con una débil eyaculación. Durante los 60 prima la inseguridad, la frustración y la ansiedad; ya que es difícil aceptar que su vida sexual está cambiando. Sin embargo, puede verse esto como algo positivo, pensando que ha acabado la urgencia de eyacular y teniendo más tiempo para la imaginación y la ternura.

Mujeres

Adolescencia

Durante la adolescencia muestran menor interés por la sexualidad que los hombres. Poco a poco aumenta su sensibilidad. 

35 - 45 años

Entre los 35 y 40 años alcanzan el momento cumbre de su sexualidad y aumenta la velocidad y intensidad de excitación. A partir de los 45 la capacidad sexual de las mujeres comienza a disminuir de manera gradual, pero más lentamente que en el caso de los hombres. Otra importante diferencia frente a los hombres, es que la edad no les afecta en su capacidad orgásmica. 

A partir de los 60 años

A los 60 y pasada la menopausia, no tiene porqué disminuir el deseo sexual, aunque la intensidad orgásmica decrece.

Después de los 65 años, las mujeres poco a poco se preocupan menos por el sexo, pero continúan utilizando la autosatisfacción sin tener que depender de las ganas y la capacidad de su pareja.

¿Qué hacer para gozar de una sexualidad saludable a lo largo de la vida?

Para intentar disminuir estas discrepancias y evitar que afecten a la vida sexual de la pareja, conviene “mantenerse activos”. Evitar la monotonía en la relación, las preocupaciones (laborales, económicas, conyugales) que generan estrés, mantenerse en forma física y mentalmente, llevar una alimentación sana, evitar el alcohol y otros tipos de sustancias tóxicas. 

Eso significa, sin ir más lejos, “convivir” a todos los niveles y teniendo en cuenta la forma distinta en la que la pareja experimenta bienestar.

Para saber más sobre cómo mejorar la libido, te recomiendo que leas el siguiente post:

"¿Cómo podemos mejorar nuestro deseo sexual?"

Referencias bibliográficas:

  • De Béjar, S. (2003). Ès el teu sexe!. Barcelona: Butxaca 62.