Pixabay

A menudo, en las reuniones de tupper sex que realizo con PlacerConSentido me encuentro con personas que me preguntan “¿cómo me puedo excitar más?”, “¿cómo hago para sentir más deseo sexual?”. O bien: “últimamente ya no me excito tanto pero tengo ganas de sentir más, ¿cómo lo puedo hacer?”. 

Todas estas personas añaden que su pareja es la de siempre, que la quieren mucho y siempre les ha gustado ¿Cómo es que ahora parece no ser suficiente?

Combatiendo a la rutina

Con el paso del tiempo y a medida que la rutina se apodera de las relaciones con la pareja, es normal acostumbrarse a lo que tiene y olvidarse de buscar la pasión, de jugar y de experimentar para despertar el deseo. Sin embargo, eso no significa que eso deba ser así. Erotizar nuestra mente para que la pasión no muera nos permitirá vivir la sexualidad con mayor intensidad, y es por eso que resulta muy útil generar y crear fantasías eróticas que potencien el deseo sexual. La pregunta clave es: ¿cómo conseguirlo?

Es una consulta realmente frecuente y, por sorprendente que parezca, la hacen tanto hombres como mujeres. Otras muchas personas no llegan a admitir que les gustaría tener fantasías sexuales. Sin embargo, esto puede ser debido a una falta de conocimiento acerca de este concepto. 

Las fantasías sexuales no son deseos insatisfechos ni deben ser entendidos como fracasos sexuales, porque no son conductas ni ideas que debamos llevar a cabo. Simplemente son un conjunto de pensamientos, imágenes entrelazadas y deseos que por muy irracionales y surrealistas que parezcan, queremos utilizar para fantasear y poder llegar a sentir excitación mientras soñamos despiertos.

¿Cómo usar fantasías para alimentar el deseo sexual?

Para construir fantasías eróticas nos podemos ayudar de material audiovisual, vídeos eróticos y/o pornográficos, pero también es posible usar relatos. Lejos de querer caer en el mundo de la pornografía convencional, donde aparece sexo construido por y para hombres (cuerpos increíbles, hipermusculados, untados en aceite y realizando conductas sexuales duras y eternas...) aquí puedes encontrar algunos ejemplos de una erótica más realista, bella y llena de esos destellos de pasión que buscamos en nuestras fantasías.

1. X-art: películas eróticas que son obras de arte

X-art es una productora francesa donde cada fotograma es un tapiz de romanticismo, simple y bello. La imagen es tenue y los encuentros entre los cuerpos se hacen eternos. Cumple nuestra expectativa de alargar el momento de pasión con besos y ternura, lo cual repercute en el potencial de estas películas como fuente de deseo sexual.

2. ŸErika Lust: chic@s normales que también saben seducir

Erika Lust es la pionera de la erótica para mujeres, atendiendo a las necesidades que tantas veces se reivindican en la cama y que por fin se plasman en el porno. En su página oficial de facebook presenta a esos dioses y diosas del placer, son chicos y chicas que podríamos encontrar por la calle y podrían ser nuestros amantes. Guapos, con estilo, y sobretodo ganas de activar tus fantasías más escondidas.

3. Relatos eróticos, una nueva forma de disfrutar del sexo

Con el uso de las palabras podemos imaginar mucho más de lo que creemos y podemos visualizar cada escena y cada diálogo como si fuéramos los protagonistas de la historia. Es por eso que, si te gusta más leer, siempre puedes utilizar el material narrativo que puedes encontrar en relatos eróticos de todo tipo. Muchos de estos textos harán que los amantes de la lectura nocturna se vean enganchados a sus páginas.

Recursos para mejorar tu vida sexual

Otra opción que tenemos para sentirnos con más apetito y avivar el deseo sexual es gustarnos y sentirnos deseados. Así que te animo a que pensar cómo podrías cambiar algo de tu aspecto, de la ropa, la lencería, el maquillaje, el pelo, los complementos... lo que sea necesario para sentirse más sexy. ¿Te atreves a escoger un cambio y realizarlo? ¿Qué reacción vas a generar en el otro? Mirarnos con otros ojos ayuda a subir nuestra autoestima y a erotizar los encuentros sexuales para lograr subir la libido. Pero, además, si nos sentimos bien los demás también nos verán más atractivos. 

¡No hay mejor manera de sentirse deseado que mirar a tu pareja y ver cómo te mira!

Espero que estas ideas hayan ayudado para despertar el deseo.