Uno de los órganos que más temprano se desarrollan y junto con el cerebro uno de los más importantes para nuestra supervivencia es el corazón.

Este órgano, núcleo principal del sistema cardiovascular, permite que la sangre viaje e irrigue los diferentes órganos de nuestro cuerpo. Pero el corazón no es una masa uniforme, sino que está configurada por diferentes elementos. En este artículo vamos a hablar sobre las diferentes partes del corazón.

El corazón como núcleo del sistema cardiovascular

El corazón es el principal órgano del sistema cardiovascular. Se trata de un órgano formado por tejido muscular hueco cuyas contracciones y dilataciones generan que se bombee la sangre al resto del organismo. Su contracción o sístole es el movimiento mediante el cual se permite que la sangre salga y sea propulsada hacia las arterias, mientras que la diástole o dilatación permite que entre en él la sangre procedente de las venas.

El bombeo de sangre provoca que los nutrientes y el oxígeno obtenidos de otras funciones corporales como la respiración y la digestión lleguen a los diferentes órganos de nuestro cuerpo, así como que se liberen de los residuos de su funcionamiento (como ocurre con el dióxido de carbono, que viaja al corazón para posteriormente ir a los pulmones y excretarse con la respiración).

Aunque su funcionamiento puede parecer simple, lo cierto es que su latir supone la coordinación del movimiento del músculo cardíaco y el correcto funcionamiento de sus diferentes partes. Su importancia es tal que el cese de sus funciones provoca nuestra muerte (salvo que se empleen mecanismos artificiales que realicen su misma función).

Pese a que el corazón se encuentra conectado y se ve influido por el sistema nervioso, en realidad actúa en gran medida de forma autónoma.

Partes del corazón y sus funciones

El corazón humano está configurado por diferentes partes cuya actuación coordinada permite el bombeo de la sangre. Es ampliamente conocido que podemos encontrar cuatro cámaras en el interior del corazón: dos aurículas y dos ventrículos. 

Pero también hay que tener en cuenta que existen otros elementos como las válvulas que comunican entre ellos y permiten tanto que la sangre pase como que no vuelva atrás o los tabiques que los separan. En general podemos encontrar las siguientes partes del corazón.

1. Aurícula izquierda

Una de las cuatro cavidades principales del corazón en las que se recibe y bombea la sangre. La aurícula izquierda se caracteriza por estar conectada con las venas pulmonares, de quienes recibe sangre altamente oxigenada para posteriormente mandarlo al ventrículo izquierdo.

2. Válvula mitral

Una de las partes del corazón, separa y comunica la aurícula izquierda del ventrículo izquierdo. Su apertura (generada por la sístole de la aurícula) provoca que la sangre pueda viajar entre ambas regiones.

3. Ventrículo izquierdo

Otra de las principales partes del corazón. El ventrículo izquierdo recibe la sangre rica en oxígeno de la aurícula izquierda y la envía al resto del cuerpo a través de la arteria aorta.

4. Válvula sigmoidea aórtica

Esta válvula separa la aorta del ventrículo izquierdo y permite ante su apertura que la sangre con oxígeno llegue a través de la arteria al resto del cuerpo. Se abre ante la contracción o sístole y se cierra ante la dilatación/relajación o diástole.

5. Aurícula derecha

La aurícula derecha recibe la sangre de la venas cavas, sangre ya desoxigenada, para enviarla al ventrículo derecho.

6. Válvula tricúspide

Situada entre aurícula y ventrículo derecho, la válvula tricúspide separa ambas cavidades y permite mediante su abertura que la sangre pase entre ellas. También impide que la sangre vuelva atrás una vez cerrada (cosa que se produce ante la contracción del ventrículo).

7. Ventrículo derecho

Esta parte del corazón recibe la sangre de la aurícula derecha para posteriormente enviarla a los pulmones a través de las arterias pulmonares. Allí la sangre se reoxigena para posteriormente volver al corazón por las venas pulmonares.

8. Válvula sigmoidea pulmonar

Se trata de una válvula que separa ventrículo derecho de las arterias pulmonares. La contracción del ventrículo hace que se abra, permitiendo el paso de la sangre hacia el sistema respiratorio.

9. Tabique interauricular

Se trata de la pared muscular que separa ambas aurículas.

10. Tabique interventricular

Pared muscular que separa el ventrículo izquierdo del derecho.

11. El nódulo sinusal o sinoauricular

Este elemento situado en la parte superior de la aurícula derecha puede no ser especialmente conocido, pero se trata de una de las partes del corazón más importantes puesto que permiten su funcionamiento. 

Y es que este nódulo es la estructura que permite que el corazón lata al general impulsos eléctricos que provocan su contracción (de manera semejante a como ocurre con las neuronas, el corazón late debido a que este elemento genera potenciales de acción en base al equilibrio químico entre sodio y potasio). Su funcionamiento está regulado por el sistema nervioso autónomo, si bien puede funcionar por sí solo.

12. Nódulo auriculoventricular o de Aschoff-Tawara

Este nódulo es otra de las partes del corazón cuyo funcionamiento permite el latido cardíaco. Conduce y ayuda a coordinar el impulso eléctrico iniciado en el nódulo sinusal. Permite que los ventrículos no se contraigan antes de que la sangre situada en las aurículas pase a ellos.

13. Fascículos de His y fibras de Purkinje

Se trata de los elementos a través del cual el impulso eléctrico iniciado en los anteriores módulos se traslada por la totalidad del corazón, permitiendo por ejemplo que la descarga llegue a los ventrículos.

Arterias y venas

Aunque no son propiamente parte del corazón, las siguientes venas y arterias son las que mantienen un contacto directo con él.

1. Venas pulmonares

Se trata de las venas que llevan la sangre desde los pulmones hasta el corazón, siendo su contenido rico en oxígeno (es el único tipo de vena cuyo contenido es abundante en oxígeno).

2. Arteria aorta

Esta arteria lleva la sangre abundante en oxígeno al resto del organismo.

3. Venas cavas

Las venas cavas son los vasos sanguíneos que introducen de nuevo la sangre desoxigenada que ha ido recorriendo todo el cuerpo en el corazón.

4. Arterias pulmonares

Se trata de los vasos sanguíneos que van a llevar la sangre sin oxígeno hacia los pulmones para oxigenarse. Se trata del único tipo de arteria que lleva sangre sin nutrientes ni oxígeno.