Medicina y salud

​Se acabó el mito: madrugar es malo para la salud, afirma un estudio

Levantarse de la cama con el cacareo de los gallos podría no ser lo mejor para tu salud.

​Se acabó el mito: madrugar es malo para la salud, afirma un estudio

Imagen: Pixabay

Juan Armando Corbin Juan Armando Corbin Psicólogo de las organizaciones

¿Eres de los que te cuesta madrugar? Pues estás de suerte. Si recientemente había salido a la luz un estudio que afirmaba que las personas inteligentes prefieren vivir de noche y les cuesta dormir, ahora una nueva investigación indica que las personas que madrugan suelen sufrir más problemas de salud.

Los datos de esta investigación desmienten el mito de que “a quien madruga, Dios le ayuda”. Según esta investigación, las personas que se despiertan temprano por la mañana suelen sufrir mayor estrés y tienen mayores niveles de una hormona relacionada con este fenómeno, el cortisol. Pero no solo eso, sino que son más propensos a sufrir dolores de cabeza, dolores musculares, resfriados y tienen más mal humor.

A partir de ahora, y en contra de lo que te diga tu madre o tu pareja, no te sientas culpable si te quedas dormido durante la mañana, porque según el grupo de científicos que llevó a cabo este estudio, estarás mimando a tu cuerpo.

Datos del estudio realizado por la Universidad de Westminster (Reino Unido)

El estudio se realizó en la prestigiosa Universidad de Westminster (Reino Unido) y contó con 42 sujetos. A éstos se les tomó muestras de saliva cada ocho horas durante dos días. La primera muestra fue tomada justo cuando se levantaban de la cama.

El análisis de estas muestras determinó que la mitad de las personas que se levantaron entre las 5:22am y las 7.21am tenían niveles más altos de cortisol que los individuos que se levantaron más tarde. No solo eso, sino que los niveles altos de esta hormona relacionada con el estrés se mantenían altos durante todo el día.

Según los datos, la causa de esto no se encuentra en las horas dormidas, sino en haberse levantado antes de las 7:21am, pero los investigadores. Vamos, que no parece que madrugar sea del todo bueno para nuestro cuerpo.


10 semanas de seguimiento

En el seguimiento de 10 semanas, el equipo de investigadores, dirigido por Ángela Clow, encontró que los madrugadores reportaron mayores niveles de dolor muscular, síntomas de resfriado y dolores de cabeza, además de mal humor. En palabras de la propia Clow: “Este trabajo es interesante porque aporta datos sobre las bases fisiológicas de las diferencias entre las personas que madrugan y que se despiertan tarde”.

Además, la investigadora añadió: “Hasta el momento, despertarse temprano se asociaba a una mayor concentración, y una mayor actividad, pero también a experimentar más problemas durante todo el día, así como niveles más altos de ira y menos energía al final del día. Por otro lado, las personas que se levantan tarde se asocian a un comportamiento más lento y menos ocupado”.

La influencia del cortisol en el estrés

Los científicos afirman que el cortisol, una hormona que se sintetiza y se libera a la sangre desde las glándulas suprarrenales, puede ser responsable de estas diferencias en el temperamento y se sabe que influye en el humor y la concentración. El cortisol ayuda al cuerpo a afrontar las situaciones estresantes al liberar la energía almacenada y preparar a los músculos para la acción. Además, inhibe al cuerpo para sentir dolor y reducir la inflamación.

El profesor Neil Douglas, director del Centro del Nacional del Sueño en Escocia, advierte de que hay muchos factores que influyen en los niveles altos de cortisol en el cuerpo, incluyendo la edad y la obesidad.

Consejos para reducir el estrés

El estrés es uno de los fenómenos psicológicos que afecta a más personas, y de hecho ha sido bautizado como la epidemia del siglo XXI. Pocos se de extrañan de esto, pues el estilo de vida de las sociedades occidentales contribuye al desarrollo de este fenómeno.

Si en la actualidad estas pasando por un periodo estresante, hay una serie de hábitos o comportamientos que puedes llevar a cabo para reducir la sintomatología. Así que sigue estos consejos:

  1. Gestiona tu tiempo de manera eficaz
  2. No seas perfeccionista
  3. Practica Yoga
  4. Sé positivo
  5. Come y bebe de manera saludable
  6. Utiliza el humor y la risa
  7. Practica Mindfulness
  8. Duerme mejor
  9. Practica ejercicio físico
  10. Aprovecha el poder de la música
Puedes profundizar en estos consejos en nuestro artículo: 10 consejos esenciales para reducir el estrés
Etiquetas: Estrés, Sueño, Dormir, Medicina
Juan Armando Corbin Juan Armando Corbin Psicólogo de las organizaciones

Licenciado en Psicología por la Universidad de Buenos Aires. Máster en Recursos humanos y experto en comunicación empresarial y coaching. Posgrado en Nutrición y Alimentación Sanitaria y Social por la UOC. Especialmente interesado en el bienestar y el deporte.

Participa