Wikimedia

Los orzuelos suelen ser molestos y poco estéticos pero, en general, no suponen un gran problema médico. En este artículo te explicamos qué es un orzuelo y te proporcionamos los mejores consejos para prevenirlo y curarlo.

¿Qué es un orzuelo?

Un orzuelo es una inflamación e infección de un folículo piloso que produce un abultamiento pequeño en el borde del párpado. La causa más habitual de este fenómeno es el desarrollo de bacterias de la especie Staphylococcus aureus (estafilococo), aunque también pueden provocarlo otros patógenos. 

Otros motivos de la aparición de orzuelos es la blefaritis, los cambios hormonales o estrés. Pese a no ser grave, es doloroso e incómodo y puede durar hasta 20 días.

Síntomas del orzuelo

Las primeras señales de un orzuelo son el dolor, la enrojecimiento y la sensibilidad en la zona. Tras esto, puede aparecer el hinchazón. A veces, es solo una pequeña región del ojo la que se hincha, pero otras veces es el ojo entero. Aún y así, los orzuelos no suelen provocar problemas de visión.

En resumen, estos son los síntomas más habituales de un orzuelo:

  • Dolor o molestia al parpadear
  • Hipersensibilidad a la luz
  • Rojez en la zona afectada
  • Inflamación del párpado
  • Escozor, incomodidad, ardor en la zona afectada
  • Legañas frecuentes en los ojos
  • Sensación arenosa
  • Lagrimeo frecuente

Algunos consejos…

Antes de pasar a los remedios para el tratamiento del orzuelo, recuerda que:

  • No debes apretar, frotar, pinchar ni arrancar el orzuelo, porque puede la herida puede acabar en infección y es posible que la zona acabe dañada.
  • Debes tener las manos siempre limpias y no tocar la zona, pues puedes ensuciarla y provocar una infección mayor.
  • No uses maquillaje hasta que el orzuelo haya desaparecido.
  • Ten cuidado con el contagio: las lentes de contacto, la zona que duermes en la almohada, etc. pueden provocar que se transfiera al otro ojo.

Remedios para curar el orzuelo

Si te levantas una mañana con un orzuelo y no sabes qué hacer, sigue los consejos que te mostramos a continuación para curarlo con la mayor brevedad posible.

1. Utiliza un paño con agua tibia

Humedece un paño limpio con agua tibia (no caliente). Escúrrelo para que no gotee, y a continuación colócalo sobre el ojo durante unos 5 a 10 minutos. Esto puedes hacerlo de tres a cuatro veces al día. El calor ayudará a disolver la pus y permitirá que el orzuelo drene de forma natural.

2. Comprime un bolsita de té

En lugar de utilizar un paño con agua tibia, utiliza una bolsita de té caliente. El té verde funciona mejor, ya que ayuda a reducir el hinchazón y tiene algunas propiedades antibacterianas.

Para ello, hierve el agua y coloca la bolsa de té en una taza como si estuvieras haciendo té para beber. Luego, deja que el té repose durante un minuto y, a continuación, espera a que la bolsa de té se enfríe lo suficiente como humedecer un paño y colocarlo sobre el ojo. Después, debes mantenerlo en la zona durante unos 5 a 10 minutos.

3. Toma analgésicos

Tomar un analgésico como el ibuprofeno puede ayudar a aliviar los síntomas si el orzuelo es doloroso. Ahora bien, sigue las instrucciones de uso para asegurarte de que estás tomando la dosis correcta.

4. Usa el poder de la Acacia

Si no quieres tomar medicamentos, es posible que alivies el dolor del orzuelo con la acacia. Coloca varias hojas de acacia en una taza de agua hirviendo y deja que la infusión refresque. Cuando esté tibia, moja un paño y colócalo sobre el ojo de 5 a 10 minutos dos o tres veces al día

5. Usa manzanilla

Otra infusión que puedes utilizar es la manzanilla. Para ellos sigue los pasos del punto anterior y coloca un paño en el ojo tras humedecerlo en la solución tibia. Una vez colocado en el ojo, deje el paño entre 5 y 10 minutos dos o tres veces al día.

6. Ponte aloe vera

El aloe vera es uno de los mejores remedios caseros que existen. Para beneficiarte de su uso, solamente tiene que cortar una de sus hojas y abrirla por el centro. Después. moja un algodón de forma que quede impregnado con el líquido transparente que la planta segrega. Pasa el algodón por el ojo dos veces al día.

7. Beneficiate del pepino

Los pepinos tienen un efecto natural calmante por lo que son ideales para tratar el orzuelo, Sus propiedades refrescantes y astringentes no solo son de utilidad para las mascarillas, sino que son excelentes para aliviar los síntomas característicos del orzuelo. Por tanto, trocea un pepino en rebanadas y colócalas sobre la zona a tratar. así reducirás la inflamación y los síntomas dolorosos.

Conclusiones

Los orzuelos suelen ser causados por una bacteria, aunque este no es el único motivo de su aparición. Generalmente, los más pequeños tienden a sufrirlo con más frecuencia. A pesar de no ser un fenómenos médico grave, siempre es preferible acudir al médico para que te aconseje y pueda darte un diagnóstico profesional.

Si te despiertas una mañana con uno, ten las manos siempre limpias y no te frotes el ojo. Por descontado, no intentes arrancarlo porque podrías provocar una infección. Por último, sigues los consejos que se proponen arriba y es posible que reduzcas su sintomatología.