Se dice a menudo que Sócrates fue el padre de la filosofía occidental tal y como la entendemos hoy en día, pero estos méritos no sirvieron para eclipsar las contribuciones de su discípulo Platón.

Este ateniense, nacido en el siglo V a. C., empezó interesándose por seguir desarrollando la filosofía moral que había caracterizado a su maestro, pero terminó creando algo muy diferente, centrado en la naturaleza de lo que existe más que en lo que debe hacerse y lo que no. Esta contribución es conocida como la teoría de las ideas de Platón.

El mundo de lo ideal

Platón regresó a las preguntas fundamentales desde las que partieron los filósofos presocráticos: ¿qué es lo que existe? ¿Cómo funciona el cosmos? El ateniense se fijó en que, mientras que los grandes ideales que guían los actos de los hombres, como por ejemplo el bien y la justicia, son perfectos y válidos en todas partes independientemente del contexto, el mundo que nos rodea es siempre cambiante, dependiente de todo lo que ocurre en el tiempo y el espacio: los árboles crecen y se secan, las personas envejecen y desaparecen, las montañas son modificadas por las tormentas, el mar cambia de forma dependiendo del viento, etc.

Además. nada de lo que podamos saber acerca de nuestro entorno es universal, ya que depende del punto de vista de cada persona o, incluso, de la información de la que dispongamos. Un buey puede resultar relativamente grande visto desde lejos, pero si nos acercamos podemos ver que el árbol que tiene a su lado es prácticamente un arbusto y que el animal, por consiguiente, es más bien pequeño. 

Y, a pesar de esto, detrás de las cosas que vemos parecen existir ideas gracias a las cuales entendemos ese caos de materia cambiante que conforma los paisajes por los que nos movemos: cuando vemos un olivo sabemos que eso es un árbol, y cuando vemos un pino, que es muy diferente, también sabemos que es un árbol. Las ideas sirven para permitirnos pensar correctamente y no perdernos en la confusión constante, ya que, si están bien fundamentadas, son válidas en todas partes.

Pero, según Platón, las ideas no formaban parte del mismo plano de existencia que lo que nos rodea en el mundo físico. Para él, cuando vemos diferentes tipos de sillas y las reconocemos como tales, no nos limitamos a reconocer las propiedades físicas comunes de estos objetos, sino que evocamos una idea de "silla" que existe más allá de ellos

Lo material está compuesto por sombras

Según la filosofía de este pensador, detrás de cada elemento del mundo físico hay un ideal, la idea perfecta de cada cosa, que aparece en nuestra mente de manera más o menos imperfecta pero que, definitivamente, no emerge del reino de lo material, porque pertenece al mundo de las ideas, un lugar de elementos perfectos, universales e inmutables. Este concepto es central en la teoría de las ideas de Platón.

Así, la realidad que percibimos a través de los sentidos es para Platón fundamentalmente un engaño, un conjunto de malas copias de los elementos que componen el mundo de las ideas, cada una con unas imperfecciones que la alejan de su verdadera esencia. Por ejemplo, las figuras geométricas solo existen en las ideas, ya que no hay ningún elemento de la naturaleza que las reproduzca fielmente: ni siquiera los cuerpos más o menos esféricos, como las burbujas o las gotas de agua, forman una esfera real.

La verdad está en las ideas

Platón no se limitó a señalar que existe una brecha insalvable entre el mundo de las ideas y el de las cosas materiales; también defendió la idea de que lo verdadero pertenecía al primer reino y no al segundo. Para demostrar esto recurrió a las matemáticas, tal y como lo habían estado haciendo las sectas pitagóricas: las relaciones geométricas y numéricas son siempre ciertas en sí mismas, independientemente de lo que ocurra en el mundo de la materia. 

Del mismo modo, Platón llegó a creer que la verdad existe más allá de lo que puedan percibir nuestros sentidos. Si las matemáticas y la geometría son ciertas independientemente de lo que podamos encontrar a nuestro alrededor, tiene que existir un reino de ideas en el que todas ellas puedan ser encontradas. 

Un lugar en el que exista la idea perfecta de silla, de flor, de río y de todo lo que existe. Plasmó esta idea en una de sus alegorías más recordadas, conocida como el mito de la caverna: lo cierto existe aunque nadie haya podido acceder a ella a causa de las limitaciones que conlleva vivir en el mundo de lo físico.

Las ideas innatas según Platón

Pero la teoría de las ideas de Platón planteaba un interrogante que no podía ser ignorado: ¿cómo puede ser que siendo el mundo de las ideas y el de lo material dos reinos separados, nosotros estemos en contacto con ambos? Para responder a esto, el filósofo ateniense partió de la idea de que aquello que identificamos con nuestra persona es, en realidad, la combinación de dos elementos: cuerpo y alma.

Nuestra mente, relacionada con la consciencia de nosotros mismos y nuestra capacidad de pensar, es en realidad una entidad perteneciente al mundo de las ideas que, a pesar de ser eterna, ha quedado encerrada provisionalmente en una prisión material (nuestro cuerpo). 

El cuerpo, por su parte, dispone de sentidos para saber lo que ocurre en el mundo de lo físico, pero es imperfecto, fácil de dañar y además está sujeto al engaño de las apariencias, mientras que el alma dispone de la razón y, como pertenece al mundo de los ideales, tiene la capacidad innata de evocar los elementos del mundo de las ideas. Para Platón, por lo tanto, conocer es recordar a través del uso de la razón, volver a hacer aparecer en nuestra consciencia imágenes y conceptos que ya llevábamos con nosotros desde nuestro nacimiento y que corresponden a un reino eterno y universal.

El rol del filósofo

Según Platón, la tarea del filósofo es evitar el análisis de las apariencias del mundo físico, poblado de formas engañosas, y centrarse en acceder a las ideas perfectas a través del uso de la razón. Esta función también queda expresada en su alegoría de la caverna platónica. 

Pero esto no es tan romántico como suena: este filósofo defendía un modelo de organización política en la que el gobierno era ejercido básicamente por una oligarquía de pensadores, y proponía una fuerte segregación por clases sociales.

La teoría de las ideas es, por lo tanto, una propuesta sobre lo que existe, pero también acerca de cómo se puede llegar a obtener conocimiento fiable y sobre cómo debería ser administrado este conocimiento. Es decir, que aborda tanto la rama de la filosofía de la ontología como el de la epistemología y la política.

¿Qué queda de la teoría de las ideas?

Actualmente, aunque la filosofía platónica rara vez es defendida en los círculos académicos, sigue ejerciendo una influencia notable en nuestra manera de pensar. 

Cada vez que imaginemos la verdad como algo independiente de los acontecimientos que ocurre en el mundo estaremos reproduciendo una parte de la teoría de las ideas de Platón sin darnos cuenta.