Sócrates es quizás el primer filósofo de la moral de la historia de Europa. En su sistema de ideas, el conocimiento y la sabiduría son elementos ligados al bien, mientras que la ignorancia es el mal (creencia que adoptó también su discípulo, Platón.

En este artículo veremos en qué consistía la teoría epistemológica de Sócrates y de qué manera estaba vinculada a la moralidad. Pero antes empecemos por repasar brevemente la vida de este filósofo griego para entender mejor por qué pensaba como lo hacía.

¿Quién fue Sócrates?

Sócrates nació en la ciudad-estado de Atenas en el año 469 a. C. De él se sabe que participó en la Guerra del Peloponeso contra otras ciudades griegas entre las que destacaba Esparta, y que a la vuelta se dedicó a la política ateniense. De este modo tuvo la oportunidad de acostumbrarse a debatir y a desarrollar ideas complejas a través del diálogo, algo que le serviría después para desarrollar sus indagaciones filosóficas.

Años después, cuando su padre murió, heredó una cantidad de dinero que le permitió vivir sin necesidad de trabajar de manera remunerada. Este hecho fue el que hizo posible que Sócrates llegase a ejercer como filósofo.

Rápidamente, Sócrates empezó a ganar visibilidad como personalidad pública en las calles de Atenas. Este pensador retaba a la gente a defender sus creencias más fundamentales hasta sus últimas consecuencias, y a partir del planteamiento de preguntas que el otro debía responder demostraba que esas ideas no estaban tan bien cimentadas como parecía en un primer momento. Esto hizo que fuese ganando seguidores, alumnos que atendían a sus conversaciones.

La influencia que fue ganando Sócrates hizo que las autoridades recelasen de él, y finalmente lo acusaron de corromper a los jóvenes, por lo cual fue condenado a muerte. Sócrates terminó suicidándose bebiendo cicuta en el año 399 a. C.

La teoría epistemológica de Sócrates

Estos son los principales aspectos de la teoría epistemológica de Sócrates. No solo fue uno de los primeros intentos de crear un sistema filosófico de la epistemología en Occidente, sino que además sirvió como punto de partida para pensadores tan importantes como Platón.

1. La necesidad de saber qué es el bien

El principal objetivo de la existencia humana, lo que le da sentido a la vida, es vivir siguiendo la senda del bien. Por definición, el bien es un vector que nos indica qué acciones son deseables y cuáles no lo son.

2. El bien es un concepto absoluto

Tanto el bien como el mal son conceptos que existen independientemente de nosotros. Pensemos en ellos o no, existamos o no, el bien y el mal están ahí, y dicen algo sobre quiénes somos aunque no seamos conscientes de ello.

3. La indagación filosófica es necesaria

Como consecuencia de lo anterior, es necesario investigar mediante la filosofía para ir más allá de la simple idea de que el bien existe y saber exactamente cuál es su forma. Como para actuar del modo correcto es necesario conocer la realidad, Sócrates establece una equivalencia entre el bien y la sabiduría.

4. El rechazo de las ideas preconcebidas

Para llegar a la idea del bien hay que cuestionar todo lo que creemos que sabemos para comprobar si realmente está basado en ideas verdaderas. Para ello, Sócrates recurría a un principio de conocimiento llamado mayéutica.

¿Qué es la mayéutica según Sócrates?

Sócrates creía que, a pesar de que muchas de nuestras creencias sean falsas, mediante su cuestionamiento podemos llegar a acercarnos a la verdad.

La mayéutica es una forma de diálogo en el que cada afirmación es replicada con una pregunta que obliga al emisor a desarrollar más sus ideas. De ese modo puede comprobarse si no tiene flancos vulnerables o si realmente se trata de una simple intuición, una creencia fácilmente falsable.

Como Sócrates defendía el valor de la mayéutica, no demostró entusiasmo ni por los largos discursos ni por la posibilidad de escribir libros, sino que prefería el diálogo desarrollado en tiempo real como herramienta para crear conocimiento. Esta idea fue retomada por otros intelectuales más adelante, si bien su discípulo Platón, a pesar de compartir muchas ideas con él, no siguió a su maestro en ese aspecto (y de hecho se encargó de dejar por escrito las ideas de Sócrates, dado que este último no lo hizo).

¿Qué significa el “solo sé que no sé nada”?

Para Sócrates, esta declaración de intenciones era una manera de expresar la importancia de basar el conocimiento en el cuestionamiento de todo lo que parece evidente. Poner en duda ideas puede parecer simplemente una forma de menoscabar teorías, pero también puede ser visto como lo contrario: una manera de fortalecerlas y hacer que realmente se correspondan con la realidad a través de la crítica constructiva.