Pequeñas rutinas diarias pueden hacer que nuestro bienestar mejore mucho. Unsplash.

La salud emocional es una parte importante de nuestro bienestar general, que incluye también nuestra salud física y social. En nuestros días, mucho se habla de la salud emocional y la felicidad, pero… ¿qué es exactamente la salud emocional? ¿Cómo podemos mejorarla? En este artículo hablaré sobre este concepto y os daré algunos consejos para gozar de un mayor bienestar psicológico.

Qué es la salud emocional

Durante mucho tiempo se afirmó que la salud general era igual a la ausencia de enfermedad; sin embargo, en el año 1.947 la OMS definió este concepto como “un estado de completo bienestar, físico, mental y social”. Es decir, para gozar de una buena salud general, debemos tener una buena salud a nivel físico, gozar de bienestar psicológico y disfrutar de bienestar social, lo que incluye no solamente una buena calidad en las relaciones interpersonales y las amistades, sino también un empleo digno, una situación económica estable, etc.

Cuando hablamos de bienestar mental, nos estamos refiriendo a salud emocional, un concepto complejo que hace referencia a sentirse bien con uno mismo y a estar alineado con los objetivos y motivaciones. Es un sentimiento de satisfacción, en el que el futuro se percibe con optimismo y esperanza. Las personas con buena salud emocional sienten que la vida tiene un gran significado y propósito, son capaces de hacer frente a las adversidades y lidiar con el estrés, gozan de equilibrio entre el trabajo, el descanso y el ocio, confían en sí mismas y tienen una autoestima alta.

Consejos para mejorar la salud emocional

Gozar de una buena salud emocional tiene mucho que ver con cómo percibimos el mundo que nos rodea y con el hecho de llevar a cabo hábitos saludables. Por eso puedes seguir una serie de estrategias que te ayudarán a gozar de una mayor salud emocional.

1. Haz un taller de Inteligencia emocional

La Inteligencia emocional es uno de los constructos más importantes de la psicología en la actualidad, puesto que las personas emocionalmente inteligentes disfrutan de un mayor bienestar, tienen un mayor autoconocimiento, toman mejores decisiones, gestionan mejor el estrés, se comunican mejor, tienen relaciones interpersonales más saludables, entre otras virtudes que puedes comprobar en el artículo: “Los 10 beneficios de la inteligencia emocional

Por suerte, es posible mejorar la inteligencia emocinal y la capacidad de entender y regular las emociones. Existen muchos talleres que te ayudan a convertirte en una persona emocionalmente inteligente.

2. Haz deporte

El bienestar general, como he comentado, está compuesto de tres grandes áreas: la salud física, mental y social. Estas áreas vitales se relacionan entre sí, por lo que gozar de una buena salud física tiene un impacto positivo en nuestro bienestar mental.

En este sentido, el ejercicio físico se convierte en un esencial, como te explicamos en nuestro artículo “Los 10 beneficios psicológicos de practicar ejercicio físico”. Hacer deporte no solamente nos ayuda a gozar de una mayor salud cardiovascular y un buen cuerpo, sino que permite liberar endorfinas, serotonina, noradrenalina y otros neurotransmisores nos provocan sensaciones placenteras y mejoran nuestro estado de ánimo.

3. Practica actividades con las que disfrutes

Gran parte del bienestar psicológico y la salud emocional tiene que ver con disfrutar de nuestra propia vida. Saber qué nos gusta hacer y qué nos hace entrar en “estado de flow” es el primer paso gozar de una vida plena. Una parte importante del bienestar social es tener un trabajo digno y estar bien económicamente, lo que influye en nuestra salud emocional, pero no todo en esta vida debe ser eso.

¿Te gusta pintar o tocar la guitarra en tus ratos libres? ¿Sientes una sensación de éxtasis cuando bailas? Sea lo que sea que te hace feliz, incluye estas actividades en tu rutina semanal para gozar de una mayor salud emocional.

4. Lucha por tu crecimiento personal

Son muchos los estudios que afirman que tener objetivos vitales favorece nuestro bienestar mental y nos mantiene motivados. De hecho, no saber qué queremos en la vida o hacia dónde nos dirigimos puede llevarnos a un estado de crisis existencial y depresión. Por lo que es importante definir cuáles son nuestras inquietudes y dónde nos gustaría estar en el futuro. Ya sea en lo referente a los estudios, el trabajo y cualquier área de nuestra vida.

Y es que cuando conectamos con nuestros objetivos vitales y con lo que realmente deseamos y, por supuesto, luchamos por ello, nuestro viaje hacia el desarrollo personal se convierte en algo apasionante, algo que nos da vida y que nos permite gozar de una gran salud emocional.

Artículo relacionado: “Desarrollo Personal: 5 razones para la autorreflexión

5. Márcate objetivos realistas

Como has visto en el punto anterior, tener objetivos vitales es clave para nuestro bienestar. Ahora bien, los objetivos poco realistas tienen un efecto negativo en nosotros, ya que nos causan frustración y pueden afectar a nuestra autoestima.

A la hora de marcarse metas siempre es necesario tener en cuenta cuáles son nuestros recursos. Asimismo, los objetivos deben ser desafiantes, pero también alcanzables. Puedes conocer 10 consejos para lograr tus objetivos haciendo click en este enlace.

6. Potencia las relaciones positivas

Son varios los estudios que afirman que las relaciones interpersonales positivas influyen positivamente en nuestra salud emocional. ¡No solo eso! También influyen en nuestra salud general, incluyendo la salud física.

Uno de estos estudios es el que realizó el científico Yang junto a sus colaboradores, que, tras analizar la salud de las personas con relaciones interpersonales sanas y aquellas que se encontraban aisladas, encontró que las primeras gozaban de una mayor salud general: buena presión arterial, menos índice de masa corporal, etc. La investigación se publicó en Journal Proceedings of the National Academy of Sciences.

7. Vive el presente y practica la aceptación

Los estudios científicos también afirman que las personas que practican Mindfulness, es decir, que desarrollan un estado mental en el que centran su atención en el aquí y el ahora, con una actitud de compasión y no enjuiciamiento, gozan de una mejor salud emocional. Si no sabes todavía qué es el Mindfulness, el psiquiatra Javier García Campayo te lo explica en la siguiente entrevista: Javier García Campayo: “El Mindfulness ha venido para quedarse, porque tiene una enorme evidencia científica”