Psicología

Psicología Diferencial: historia, objetivos y métodos

Esta rama de la ciencia suele ser confundida con la Psicología de la Personalidad.

Psicología Diferencial: historia, objetivos y métodos
Alex Figueroba Alex Figueroba Psicólogo en Barcelona | Redactor en Psicología y Mente

La psicología diferencial, que analiza las variaciones en la conducta de las personas, ha evolucionado mucho desde que Galton fundó su Laboratorio Antropométrico, un hito en el estudio de las diferencias individuales. En la actualidad esta rama de la psicología centra sus esfuerzos en determinar las influencias relativas de la herencia y el ambiente en el comportamiento.

En este artículo explicaremos brevemente el desarrollo histórico de la psicología diferencial, describiremos los objetivos y los métodos de esta disciplina y aclararemos en qué se diferencia de la psicología de la personalidad, una disciplina muy cercana en algunos sentidos.

Historia de la psicología diferencial

A mediados del siglo XIX el monje Gregor Mendel llevó a cabo los primeros estudios genéticos de los que se tiene constancia. Utilizando guisantes, Mendel determinó las leyes de la herencia, hizo avances para el futuro concepto de “gen” y acuñó los términos “dominante” y “recesivo” en relación a la heredabilidad de los rasgos biológicos.

Unas décadas después Francis Galton, familiar de Charles Darwin, se convirtió en un pionero de la psicología diferencial y de la personalidad mediante el desarrollo de la psicometría. El alumno y protegido de Francis Galton, el matemático Karl Pearson, realizó contribuciones fundamentales en el campo de la estadística y puso en cuestión las leyes mendelianas.

El auge del conductismo hizo decaer la influencia de la psicología diferencial, que resurgió en las décadas de 1960 y 1970 con la publicación de Genética del comportamiento, de John Fuller y Bob Thompson. Estos autores introdujeron en la psicología diferencial descubrimientos de la genética que explicaban fenómenos como las mutaciones y la transmisión poligénica.

A pesar de los progresos en la psicología diferencial y en la genética del comportamiento, sigue resultando complicado separar las influencias hereditarias de las ambientales al estudiar el comportamiento y la mente humanas.

Objetivos de esta disciplina

El objetivo principal de la psicología diferencial es investigar cuantitativamente las diferencias de conducta entre individuos. Los teóricos e investigadores de esta disciplina pretenden determinar las variables que causan las diferencias comportamentales y que influyen en su manifestación.

La psicología diferencial se focaliza en tres tipos de variaciones: las interindividuales (diferencias entre una persona y el resto), las intergrupales, que toman en cuenta variables como el sexo biológico o el nivel socioeconómico, y las intraindividuales, que comparan la conducta de una misma persona a lo largo del tiempo o en distintos contextos.

A pesar de que frecuentemente se confunde la psicología diferencial con la de la personalidad, la rama que nos ocupa investiga temas muy variados: la inteligencia, el autoconcepto, la motivación, la salud, los valores, los intereses… No obstante, es cierto que se conocen más las aportaciones de la psicología diferencial a la personalidad y a la inteligencia.

Desde sus inicios la psicología de las diferencias individuales se ha aplicado en ámbitos educativos y profesionales, si bien su utilidad depende de los fenómenos que se investiguen. Es importante mencionar también la habitual relación de la psicología diferencial con la eugenesia, que pretende “mejorar” la genética de las poblaciones.

Métodos de investigación

La psicología diferencial utiliza principalmente métodos estadísticos; así, se trabaja con grandes muestras de sujetos y se analizan los datos desde un enfoque multivariado. De este modo se introducen elementos de control experimental que permiten establecer relaciones entre variables. También es habitual el uso de los métodos observacional y experimental.

Hay tres tipos de diseños de investigación característicos de la psicología diferencial: los que analizan semejanzas entre familiares, los diseños con animales y los que estudian a individuos criados en entornos especiales. De este último tipo de diseño podemos destacar los estudios con niños adoptados, así como el famoso caso del niño salvaje de Aveyron.

Entre las investigaciones familiares destacan los estudios con gemelos monocigóticos, puesto que son idénticos a nivel genético y por tanto sus diferencias dependen del ambiente. Sin embargo, y a pesar de las obvias ventajas de este tipo de diseños, es complicado distinguir las influencias relativas del ambiente específico y del compartido.

Los estudios genéticos con animales pueden ser útiles por la elevada tasa de reproducción de algunas especies y por la facilidad para experimentar con seres no humanos, pero plantean problemas éticos y los resultados obtenidos son a menudo imposibles de generalizar a las personas.

¿En qué se diferencia de la psicología de la personalidad?

De modo opuesto a la psicología diferencial, que tiene una naturaleza principalmente cuantitativa, la psicología de la personalidad focaliza sus esfuerzos en las causas, las características y las consecuencias para la conducta de la variabilidad interindividual.

Por otro lado, la psicología de las diferencias individuales no sólo analiza la personalidad, sino que también se interesa por otros aspectos, como la inteligencia, las variables socioeconómicas y determinados patrones de comportamiento, por ejemplo la conducta delictiva.

En cuanto a la metodología, la psicología diferencial se basa en mayor medida en estudios que delimitan la influencia relativa de la herencia y del ambiente en variables determinadas. Por contra, la psicología de la personalidad utiliza sobre todo métodos correlacional y clínica. Ambas comparten el énfasis en la metodología experimental.

En cualquier caso, el ámbito de estudio de estas dos disciplinas se solapa frecuentemente. En el campo del temperamento y el carácter, la psicología de la personalidad investiga múltiples facetas de las variaciones en la conducta, mientras que la psicología diferencial las cuantifica y atiende también a otros aspectos de la naturaleza humana.

Alex Figueroba Alex Figueroba Psicólogo en Barcelona | Redactor en Psicología y Mente

Graduado en Psicología por la Universitat de Barcelona, mención en Psicología Clínica.